La hipocresía de algunos ambientalistas: Llenaron de basura el piso en un discurso de Greta Thunberg

Los jovenes aparentemente preocupados por el medio ambiente generaron un desastre ecológico en la Worthy Farm en Glastonbury, Inglaterra.

Mundo 01/07/2022 Editor Editor

En medio de un festival de música en Glastonbury, Inglaterra, la activista por el cambio climático, Greta Thunberg, dio una aparición especial subiéndose al escenario para hablar sobre su alarmismo climático.

La activista sueca de 19 años habló desde el Pyramid Stage y pronunció un fuerte discurso sobre el cambio climático diciendo que la crisis “no es la nueva normalidad“, y les dijo a los jóvenes asistentes que se enfrentan a una “catástrofe natural total” impulsada por las “fuerzas de la codicia“.

Llamó a los líderes políticos “mentirosos”, pero insistió en que hay que darle más poderes a los políticos para que “hagamos lo aparentemente imposible”. “Estamos en el comienzo de una emergencia climática y ecológica. Esta no es la nueva normalidad, esta crisis seguirá empeorando… hasta que prioricemos a las personas y al planeta por encima de las ganancias y la codicia“, remató. 

  

Agregó que “necesitamos reducciones drásticas de emisiones inmediatas” y “necesitamos hacer cambios fundamentales en nuestras sociedades“, una medida que por ejemplo requeriría que la propia Greta deje de usar el jet privado con el que viaja por todo el mundo dando estos discursos.

“Las fuerzas de la codicia, las ganancias y las destrucciones planetarias son tan poderosas que nuestra lucha por el mundo natural se limita a una lucha desesperada para evitar una catástrofe natural total“, continuó.

“Deberíamos luchar por las personas y por la naturaleza, pero en lugar de eso estamos luchando contra aquellos que están empeñados en destruirla. Hoy en día, a nuestros líderes políticos se les permite decir una cosa y luego hacer exactamente lo contrario“, aseguró la activista que en Suecia está organizando huelgas escolares.

“Pueden decir que estamos en una emergencia climática a medida que abren nuevas minas de carbón, nuevos campos petroleros y nuevas tuberías. No sólo se ha vuelto socialmente aceptable que nuestros líderes mientan, es más o menos lo que esperamos que hagan“, cerró el aburrido discurso.

  

Los 200.000 asistentes al festival en la Worthy Farm, si bien la aplaudieron y vitorearon cuando terminó su discurso, procedieron a hacer caso omiso de todos lo que escucharon.

Imágenes luego del festival muestran la hipocresía de la generación “verde”, que demanda políticas ecologistas extremistas pero no pueden evitar tirar una botella o un envoltorio de comida al piso.

Las fotos de cómo quedó la granja contratada para hacer el evento dan asco y vergüenza ajena, especialmente para aquellos que vuelven a su vida cotidiana después del festival a ser insoportables activistas por el cambio climático.

Imágenes vía SWNS

Después del desastre ecológico generado por los ecologistas, empleados del festival pasaron varias horas recolectando y separando la basura.

El festival tiene una sección completa de su sitio web dedicada a sus reglas ambientales, que incluyen la prohibición de botellas de plástico de un solo uso, solo se vende platos y botellas biodegradable en el lugar, y el festival ha plantado más de 10.000 árboles en los últimos años.

Sin embargo, en las imagenes se ven latas de aluminio, cajas de cartón, botellas y sorbetes de plástico, y demás elementos “prohibidos”, por lo que la hipocresía no solo se extiende a los asistentes, si no que también a los organizadores.

Cabe aclarar que en redes sociales se viralizó la siguiente imagen, que si bien demuestra en espíritu exactamente lo que ocurrió, utiliza una imagen del festival de Glastonbury del 2015, un evento en el que no habló la activista Greta Thunberg.

A pesar de la falsedad de la combinación de una foto del 2022 y otra del 2015, como se puede ver en las fotos de esta nota, hace 7 años por lo menos que los asistentes al festival tiran toda la basura al piso, y nada ha cambiado.

Esto quiere decir que el lavado de cerebro que hacen los activistas contra el cambio climático, si bien han conseguido muchos adeptos superficialmente en los últimos años, no parecen estar pudiendo generar un cambio real en los jóvenes.

image-49-1536x1536

Fuente: La derecha diario

MIRA MÁS:

Te puede interesar
Lo más visto