"Si la violación es inevitable, recuéstate y disfrútala", dice el hombre cuya hija alertó que no voten por él

Mundo 14 de marzo de 2022 Por Editor

En junio de 2020, el tuit de una joven que instó a los habitantes de Michigan a no votar por su padre, el republicano Robert Regan, para representante estatal, se volvió viral. "Si estás en Michigan y tienes más de 18 años, por el amor de Dios, no votes por mi papá para representante estatal. Dile a todos", escribió Stephanie Regan en la plataforma.

En 2022, Robert Regan, ahora a punto de ganar un escaño en la Cámara de Representantes de Michigan, mencionó a sus hijas en un comentario desagradable que no solo destaca la actitud indiferente del Partido Republicano hacia la violencia sexual, sino que también subraya cómo los padres pueden, y lo hacen, dirigir su misoginia hacia sus hijas.

El pasado domingo, durante una transmisión en vivo en Facebook, Regan argumentó en contra del llamado de la estratega republicana Amber Harris de dejar de intentar anular las elecciones de 2020, que inevitablemente fracasarán. Aparentemente intentando una analogía, Regan dijo: "Yo les digo a mis hijas: ‘Bueno, si la violación es inevitable, recuéstense y disfrútenlo'".

Como un verdadero padre de hijas.

Con este comentario, ya sea serio o no, Regan está utilizando a sus hijas como apoyo político de la manera más grotesca. Está utilizando el espectro de la violencia sexual, una amenaza real y constante para sus hijas como lo es para todas las mujeres, para hacer un comentario inadecuado. Y aunque nadie sabe si esto fue intencional, parece significativo que el comentario de violación de Regan fuera en respuesta a una mujer, como si el horror de género reforzara su argumento. No importa si este es un consejo que realmente les dio a sus hijas o no. Usar la imaginaria violación de sus hijas para hacer una comparación simplista con la victoria electoral de Joe Biden de 2020 es violentamente sexista.

Los hombres (frecuentemente hombres republicanos que necesitan disculparse) citan constantemente a sus propias hijas como evidencia de su empatía por las mujeres, como si los padres no pudieran ser sexistas con sus hijas; como si la paternidad misma excluyera la misoginia.

La frase “Como padre de hijas…” es tan omnipresente que se ha convertido en un cliché. Sin embargo, la relación entre padre e hija puede ser el espacio donde la misoginia se siente por primera vez y de forma más aguda. El padre dominante que busca controlar la sexualidad de su hija adolescente es una broma común de la cultura pop, mientras que favorecer a los hijos sobre las hijas es una antigua tradición mundial. Pero no todas las hijas tienen el coraje o los medios para responder públicamente, como lo hicieron las hijas de Regan.

Regan intentó aclarar su declaración a The Grand Rapids Press el lunes, argumentando que solo estaba tratando de decir que nunca debes dejar de pelear, incluso cuando el resultado parece inevitable, y que no estaba tratando de hacer una broma sobre violación.

"La mayoría de las personas que sienten que les robaron las elecciones, eso es similar a lo que sienten", justificó. "Y no quiero equiparar una elección robada con ser violada, ese no es mi punto, pero se sienten muy violados con la confianza en este momento. Muy violados".

Los hombres que hacen pobres analogías sobre violación tampoco son exactamente un fenómeno nuevo. El representante del estado de Pensilvania Russ Diamond comparó los mandatos de vacunas con la violación. Donald Trump en 2016 acusó a China de “violar” a su país. Rush Limbaugh hizo una vez una larga analogía con la violación para argumentar en contra de la reforma obstruccionista.

Lo que hace que Regan sea especial es que ha logrado combinar dos tropos sexistas en uno, utilizando la violencia de la violación como herramienta retórica mientras se reafirma a sí mismo como “padre de hijas”.

Afortunadamente, para las hijas de Regan, ellas parecen estar ahora más allá de su consejo o control. En su respuesta a su tuit de 2020, Regan sugirió que su hija había sido adoctrinada por su universidad “socialista”. Pero en un segundo tuit, Stephanie dijo que el verdadero adoctrinamiento había sido en casa. “¡¡Esto es con lo que me criaron!!”, escribió. “Me tomó AÑOS educarme a mí misma y estoy orgullosa de tener diferentes creencias, todavía es difícil... pregúntense si sus creencias son realmente suyas, o si fueron implementadas por una figura autoritaria”.

Los comentarios misóginos de Regan no parecen ser a pesar de sus hijas. Más bien, trata a sus hijas como herramientas para sostener estos comentarios, que es, irónicamente, la esencia misma de la misoginia.

The independent

Editor

www.culred.com

Te puede interesar