Quién es el joven menor de 30 años más rico del mundo

Mundo 07 de octubre de 2021 Por Editor
Emprendedor del mundo de las criptomonedas, sigue los pasos del fundador de Facebook, mientras busca territorios de baja tributación para seguir haciendo crecer su fortuna

El cofundador de FTX, Sam Bankman-Fried, se convirtió en el joven con la mayor fortuna del mundo antes de los 30 años con un patrimonio de 22.500 millones de dólares.

En una nota de Forbes se explicó que “cinco meses antes de cumplir 30 años, Bankman-Fried debutó en el número 32 de Forbes 400 de este año”. 

Salvo el dueño de Facebook, Mark Zuckerberg, “nadie en la historia se había hecho rico tan joven”, que tiene como particularidad el hecho de que no se trata de un “evangelista criptográfico”, sino apenas “un creyente”.

“Está dedicado a ganar la mayor cantidad de dinero posible (realmente no le importa cómo) únicamente para poder regalarlo (realmente no sabe a quién ni cuándo)”.

Cabe recordar que Steve Jobs se obsesionaba con sus productos simples y elegantes; Elon Musk afirma que está en el negocio para salvar a la humanidad, mientras que Bankman-Fried, cuya estrategia de “ganar para dar” lo catapultó al oro criptográfico, primero como trader y luego como creador de un intercambio de criptomonedas, FTX, que permite a los comerciantes comprar y vender activos digitales como bitcoin, entre 220 millones de comerciantes en todo el mundo.

Este “elegido” es hijo de dos profesores de derecho de Stanford, Sam Bankman-Fried creció apasionado con la lectura de Harry Potter y sin perderse los partidos de los Gigantes de San Francisco. Además, escuchaba a sus padres hablar de política con académicos de la Costa Oeste; tras graduarse en una escuela secundaria privada en el área de la bahía que, afirma, “hubiera sido realmente genial si yo fuera más hippie y me gustara menos la ciencia”.

Luego, se inscribió en el MIT, aunque pasó más tiempo con los videojuegos Starcraft y League of Legends que estudiando; sin embargo, imaginó que podría convertirse en profesor de física, aunque estaba más interesado en la ética y la moral. “Hay un pollo torturado durante cinco semanas en una granja industrial y pasas media hora comiéndolo”, afirma Bankman-Fried, quien es vegano. “Eso fue difícil de justificar para mí”.

Entre sus lecturas, se sumergió en la filosofía utilitaria y se sintió muy atraído por el “altruismo efectivo”, una filantropía de Silicon Valley defendida por el filósofo de Princeton Peter Singer, basada en la idea de utilizare la evidencia y la razón para hacer el mayor bien posible. Luego de graduarse del MIT en 2014, aceptó un trabajo financiero muy bien pago, intercambió ETF para la firma cuantitativa Jane Street Capital, y utilizó una parte de su salario de seis cifras a causas filantrópicas.

A fines de 2017, cuando Bitcoin se encaminaba a su primer alza fuerte, de US$ 2.500 a casi US$ 20.000 en solo seis meses, observó una oportunidad, al entender que podía comprar bitcoins en los EE.UU. y venderlo en Japón por hasta un 30% de diferencia. “Me involucré en las criptomonedas sin tener idea de lo que eran las criptomonedas”, dice. “Parecía que había muchas buenas operaciones que hacer”.

Meses después dejó su trabajo y fundó Alameda Research, una empresa de comercio cuantitativo, que instaló en un Airbnb de Berkeley, California, con un grupo de graduados universitarios para trabajar en el oficio de arbitraje. En enero de 2018, ya intercambiaba hasta US$ 25 millones en bitcoins en forma diaria, aunque muy rápidamente se sintió frustrado con la calidad de los principales intercambios de cifrado que se focalizaban en facilitar a las personas la compra y venta de algunos bitcoins, pero no estaban preparados para manejar a los traders profesionales moviendo grandes sumas a velocidades rápidas. Sintiendo su momento, decidió comenzar su propio intercambio.

En 2019 tomó parte de la renta de Alameda y US$ 8 millones que captó entre algunas firmas de capital de riesgo más pequeñas para lanzó FTX; de inmediato, vendió rápidamente una parte a Binance, la mayor plataforma de intercambio de criptomonedas por unos US$ 70 millones. Sin perder demasiado tiempo, encontró un nicho para inversores más sofisticados que buscan negociar derivados, como opciones de bitcoins o futuros de Ethereum.

Cabe destacar que FTX es también uno de los pocos intercambios que cuentan con versiones tokenizadas de acciones tradicionales, ofreciendo, por ejemplo, un token criptográfico que representa una parte de Apple. Dado que la empresa casi no tiene gastos generales, sus márgenes de beneficio son altos: alrededor del 50%.

Como no contaba con las licencias adecuadas para operar en los mercados de derivados altamente regulados de Estados Unidos, basó el negocio en Hong Kong, pero luego anunció que planea trasladar la sede de su equipo de 150 personas a las Bahamas para aprovechar las regulaciones criptográficas más claras y las restricciones de viaje más laxas.

El promedio diario de negociación de derivados de US$ 11,5 mil millones lo convirtió en el cuarto mercado de derivados más grande, apenas detrás de Bybit (US$ 12,5 mil millones), OKEx (US$ 15,5 mil millones) y el líder de la industria Binance (US$ 61,5 mil millones). Fuente: Infobae

SEGUIR LEYENDO:

Editor

www.culred.com

Te puede interesar