¿Cómo afecta al cerebro mezclar alcohol y marihuana?

Curiosidades 27 de junio de 2021 Por Editor
Aunque la marihuana aún no está legalizada en muchos países, el patrón de consumo, junto a otras sustancias, como el alcohol, es una realidad, sobre todo entre los más jóvenes. Así, hoy queremos ver qué ocurre en el organismo al mezclar ambas drogas.

Hablar de los efectos de mezclar alcohol y marihuana es hablar de una realidad, por extraña que nos parezca.

El alcohol es una sustancia legal y el cultivo de marihuana para fines lúdicos y terapéuticos es ilegal en España. La única forma de comprar marihuana de una forma segura es por medio de una asociación cannábica.

Con independencia de la legislación, mezclar alcohol y marihuana tiene unos efectos en el organismo que los usuarios deben conocer en el marco de un consumo responsable. Por otro lado, al mismo tiempo, se aprueba el consumo de marihuana en muchos países, surge más investigación al respecto de su consumo y su mezcla con otras sustancias.

Mezclar alcohol y marihuana: una realidad que falta estudiarse a largo plazo
El cuerpo de investigación que analiza el uso crónico de mezclar marihuana con alcohol no está del todo desarrollado. Sin embargo, a medida que la marihuana se legalice en algunas partes del mundo, también aumentará el volumen de la investigación.

Lo que se sabe más al respecto es lo que sucede en un consumo ocasional. Por tanto, hay varias generalizaciones importantes que por ahora se pueden hacer con respecto a la mezcla de ambas sustancias.

Mezclar alcohol y marihuana
Existe cierta evidencia que sugiere que mezclar marihuana y alcohol de forma regular puede tener algunos efectos preocupantes con el tiempo y sabemos de forma clara que sucede en el cerebro y organismo al mezclar alcohol y marihuana:

Efectos acumulados y enmascarados del THC: en primer lugar, mezclar alcohol con cualquier droga hace que esa droga permanezca en el organismo más tiempo de lo normal. Esto se debe a que el alcohol es metabolizado primero por el hígado. El hígado asigna prioridad al metabolismo del alcohol a pesar de que se ingieran otras sustancias al mismo tiempo. Esto significa que hasta que se hayan metabolizado los niveles de alcohol en el sistema, otras sustancias permanecen relativamente sin cambios. El THC (tetrahidrocannabinol), principal activo de la marihuana, permanecería en el organismo y los efectos continuarían acumulándose hasta que se pudiera metabolizar correctamente.

Potencial de sobredosis: es un hecho bien conocido que cuando se combinan drogas de cualquier tipo con alcohol, existe un mayor potencial de sobredosis de cualquiera de las sustancias. La sobredosis de marihuana puede ser muy dañina, especialmente en personas más jóvenes, pero los efectos de sobredosis asociados con el alcohol son mucho más peligrosos. La combinación de productos de cannabis y alcohol puede aumentar la posibilidad de desarrollar intoxicación por alcohol.

Efectos físicos secundarios
Existe una afectación psicológica y física automática cuando mezclamos alcohol y marihuana en gran cantidad:

Dependencia física complicada: el desarrollo de dependencia física al alcohol está bien documentada. Por otro lado, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) reconoce un síndrome de abstinencia asociado con el uso crónico de productos derivado del cannabis que aunque relativamente raro, ocurre. El abuso crónico de ambas drogas juntas puede exacerbar la dependencia física de cualquiera de las dos y producir problemas complicados con la abstinencia.

Mayor deshidratación: el alcohol actúa como diurético, lo que significa que hace que las personas pierdan agua en su sistema. Esto sucede debido a numerosos factores, pero uno de los más conocidos es que las personas que beben mucho alcohol orinan con más frecuencia. La combinación de alcohol con cannabis podría exacerbar potencialmente este efecto.
Posibles problemas con la eliminación: se sabe que la marihuana es un antiemético, lo que hace que a una persona le resulte más difícil vomitar. En realidad, se trata de un efecto medicinal que se puede utilizar en personas sometidas a quimioterapia o en tratamiento contra el VIH. Sin embargo, cuando se combina con alcohol, podría producir efectos graves que podrían aumentar la posibilidad de sobredosis y/o intoxicación por alcohol debido a una interrupción en la capacidad de un individuo para eliminar el exceso de alcohol de su sistema a través del vómito.

Efectos psicológicos
Disminución del juicio: tanto el alcohol como los productos de marihuana pueden reducir la capacidad de pensar de manera racional. Debido a que estos medicamentos tienen efectos sinérgicos, combinarlos puede resultar en un mayor potencial para actuar impulsivamente, tener mal juicio o participar en comportamientos que pueden conducir a accidentes y otras consecuencias graves.


Efectos a largo plazo: los efectos a largo plazo del abuso de drogas incluyen un mayor riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares, enfermedad hepática, enfermedad renal, problemas gastrointestinales, cáncer y disminución del funcionamiento del sistema inmunológico. La combinación crónica de alcohol con productos de cannabis sería un factor de riesgo viable que puede aumentar el potencial de desarrollar una o varias de estas afecciones específicas.

Efectos psicológicos: según la APA, el uso crónico de cualquiera de estos medicamentos está asociado con tener alguna otra forma de enfermedad mental. Uno esperaría que el abuso de ambas drogas en interacción se asociara de manera de manera positiva con diagnósticos de enfermedad mental, como depresión, un trastorno alimentario o un trastorno de ansiedad.

Disminución de la función cognitiva: en un estudio de 2011 se evaluó el desempeño en tareas cognitivas entre 21 consumidores de marihuana que habían consumido alcohol. Aquellos que consumieron solo alcohol tuvieron un peor funcionamiento cognitivo que aquellos que solo consumieron THC. Aquellos que combinaron los dos tuvieron un rendimiento cognitivo más reducido que aquellos que solo consumieron alcohol. A largo plazo, la combinación de alcohol y marihuana puede estar asociada con una disminución de la función cognitiva y cambios en las estructuras cerebrales, como el hipocampo.

Fuente: la mente es maravillosa

Editor

www.culred.com

Te puede interesar