El curioso origen de la palabra “idiota” (y por qué hay quienes creen que valdría la pena recuperarlo)

Se usaba para referirse a alguien promedio o un ciudadano privado, a diferencia de un erudito o alguien que actuaba en nombre del Estado u ocupaba un cargo público.

Curiosidades 11/09/2023 Editor Editor

Origen de la palabra "idiota"
La palabra "idiota" proviene del griego antiguo "ἰδιώτης" (idiotes), que se utilizaba para referirse a alguien que no participaba activamente en la vida pública o política. Originalmente, no tenía connotaciones negativas en términos de inteligencia o capacidad mental. En la antigua Grecia, un idiota era simplemente un individuo que no estaba involucrado en los asuntos del Estado o la sociedad en general.

Evolución del significado
La transformación de la palabra "idiota" comenzó cuando se introdujo en el latín como "idiota". Durante la Edad Media, en Europa, la Iglesia Católica desempeñó un papel importante en la educación y la vida de las personas. Aquellos que no tenían una educación formal o no estaban vinculados a instituciones religiosas se consideraban a menudo como "idiotas". En este contexto, la palabra comenzó a adquirir una connotación negativa relacionada con la falta de educación y, en ciertos casos, la ignorancia.

Con el tiempo, la palabra "idiota" se alejó de su significado original y pasó a utilizarse para describir a personas que carecían de habilidades intelectuales o que se comportaban de manera inusual o extraña. Esta evolución semántica culminó en el uso contemporáneo de la palabra para referirse a alguien que es considerado estúpido o incapaz.

¿Por qué algunos quieren recuperar su significado original?
A pesar de su connotación negativa actual, hay quienes argumentan que sería beneficioso recuperar el significado original de la palabra "idiota". La idea detrás de esto es desvincular la palabra de su connotación ofensiva y devolverle su sentido original de alguien que no está involucrado en la política o la vida pública.

En un momento en que la polarización política y la desconfianza en las instituciones gubernamentales son temas prominentes en muchas sociedades, algunos creen que adoptar una palabra como "idiota" para describir a aquellos que no participan activamente en la política podría ser un recordatorio importante de la responsabilidad ciudadana. En lugar de ser un término peyorativo, se argumenta que podría alentar a las personas a involucrarse más en los asuntos públicos y contribuir al bienestar de la sociedad.

PODRIA INTERESARTE

Te puede interesar
Lo más visto
ec5bff70-c8fc-11ee-8c88-f52553799a97

“Mi cerebro funciona como una computadora que tiene el monitor apagado”: el médico que tiene afantasía, la condición que le impide a las personas soñar

Editor
19/02/2024

A primera vista esta trillada expresión popular parece una verdad incontrovertible, pues quién al posar su cabeza sobre la almohada o al cerrar los ojos en su puesto de trabajo o en el bus no ha terminado transportado, como por arte de magia, a una paradisíaca playa o se ha visto anotando un gol en el Mundial de Fútbol junto a su estrella más admirada.