Son idénticos, tienen el mismo nombre y trabajo: por las dudas se hicieron un ADN

La historia de Brady Feigl y Brady Feigl, un caso de estudio. ¿Qué es un sosía?

Curiosidades 13/01/2023 Editor Editor

Un sosía es una persona que tiene parecido con otra hasta el punto de poder ser confundida con ella, pero sus antepasados ​​inmediatos ni siquiera provienen del mismo lugar del mundo.

Tan parecidos que la situación ofrece todo tipo de dudas y especulaciones.

Por estas horas, dos jugadores de béisbol de las ligas menores de Estados Unidos hacen hablar a todo ese país por lo extraño de su caso.

​Brady Feigl, de 32 años, que juega para los Long Island Ducks, se ve casi idéntico al otro Brady Feigl, de 27 años, que juega para Las Vegas Aviators. Los dos miden lo mismo de alto, tienen cabello rojo intenso y usan anteojos y trabajan de los mismo sobre el campo de juego: son lanzadores.


Con exactamente el mismo nombre, y apariencias inquietantemente similares, se conocieron y decidieron someterse a una prueba de ADN para averiguar si realmente están relacionados después de años de ser confundidos entre sí.

En 2015, los doppelgängers -asi se conoce también a los sosías- se confundieron por primera vez cuando ambos se hicieron la misma cirugía de codo. Sí, la misma, en el codo. Y para colmo los operó el mismos médico, James Andrews.

"Tiempo después de la cirugía llamaron desde su oficina a nuestro entrenador y dijeron: ¿Cuándo se reportará Brady para la cirugía? ¿Vendrá mañana?", dijo el joven Feigl a The Clarion Ledger en ese momento. Feigl explicó: "Así fue como descubrí que éramos dos".

Unos años más tarde, en 2017, el dúo cayó en otra crisis de identidad, luego de que el equipo de béisbol de la Universidad de Mississippi etiquetó al Feigl equivocado en Twitter en un tributo de cumpleaños, donde el jugador de Las Vegas estaba firmado en ese momento.“Se equivocó Brady Feigl”, respondió el exjugador de los Padres de San Diego. “Podría estar buscando a @bfeigl39 …”​

Hasta que la prueba de ADN arrojó sus resultados: no hay conexión biológica. Sin embargo, a pesar de la diferencia de edad, los Feigl todavía se sienten unidos entre sí.

“Seguimos siendo hermanos en cierto modo”, dijo el mayor de los Feigl, según el diario The Sun.

Es posible que los Feigl no sean los únicos dos extraños idénticos: un estudio de agosto de 2022 de 32 parejas realizadas por Cell Reports descubrió que las personas que se parecen pero que no están relacionadas comparten similitudes genéticas.

En el estudio, los investigadores pidieron a los dobles que hicieron una prueba de ADN y llenaron un cuestionario sobre sus vidas, según CNN. Los científicos que realizaron el trabajo también sometieron las imágenes de los doppelgängers a tres programas diferentes de reconocimiento facial.

Los investigadores utilizaron un software de reconocimiento facial para cuantificar las similitudes entre los rostros de los participantes. Dieciséis de esas 32 parejas que obtendrán similares a las de los idénticos analizados por el mismo software. A continuación, los investigadores compararon el ADN de esas 16 parejas de doppelgängers para ver si su ADN era tan similar como sus rostros.

Descubrieron que las 16 parejas que eran "verdaderamente" parecidas compartían una cantidad significativamente mayor de genes que las otras 16 parejas que el software esperaba menos similares. "Estas personas se parecen realmente porque comparten partes importantes del genoma, o de la secuencia de ADN", dijo. Que las personas que se parecen más tienen más genes en común "parecería de sentido común, pero nunca se había demostrado" , dijo el estudio.

Sin embargo, el ADN por sí solo no lo revela todo sobre nuestra conformación. Las experiencias vividas por nosotros y nuestros antepasados ​​influyen en la activación o desactivación de genes, lo que los científicos llaman epigenomas. Y nuestro microbioma, el copiloto microscópico formado por bacterias, hongos y virus, también está influenciado por nuestro entorno. Esteller descubrió similares que, si bien los genomas de los dobles eran, sus epigenomas y microbiomas eran diferentes. “La genética los une, y la epigenética y el microbioma los separa” , se asegura en las conclusiones del trabajo.

Como el aspecto de los doppelgängers es más atribuible a los genes compartidos que a las experiencias de vida compartidas, esto significa que, hasta cierto punto, sus similitudes son sólo una cuestión de azar, favorecida por el crecimiento de la población. Al fin y al cabo, sólo hay un número determinado de formas de construir un rostro.

Los autores del estudio confían en que los resultados del estudio en el futuro ayudarán a los médicos a presentar enfermedades: si las personas tienen genes lo suficientemente similares como para parecerse, podrían compartir también tendencias a enfermedades determinadas.

Clarín

PODRÍA INTERESARTE

Te puede interesar
Lo más visto
ec5bff70-c8fc-11ee-8c88-f52553799a97

“Mi cerebro funciona como una computadora que tiene el monitor apagado”: el médico que tiene afantasía, la condición que le impide a las personas soñar

Editor
19/02/2024

A primera vista esta trillada expresión popular parece una verdad incontrovertible, pues quién al posar su cabeza sobre la almohada o al cerrar los ojos en su puesto de trabajo o en el bus no ha terminado transportado, como por arte de magia, a una paradisíaca playa o se ha visto anotando un gol en el Mundial de Fútbol junto a su estrella más admirada.