El matrimonio que permanece unido después de 140 años de muertos

El era protestante y ella católica. Vivieron un enorme amor y después de 150 años de muertos consiguen mantenerse unidos tras un plan perfecto.

Curiosidades 14/11/2022 Editor Editor

Hay historias pequeñas que necesitan cientos de páginas para explicarse. Y hay historias inmensas que se pueden contar en pocas palabras. Esta, es una de ellas.

En 1842, un coronel de la caballería holandesa, JWC van Gorkum, se casó con una mujer llamada JCPH van Aefferden. Es así. No se conocen sus nombres, sólo las iniciales de ellos.

El matrimonio fue controvertido para aquellos tiempos. Ella era católica y él protestante. A la pareja no les importó. El amor supera todo lo que se le ponga por delante como obstáculo.

Él era un coronel de caballería que ocupó el cargo de embajador. Un día conoció a esa joven católica de la que se enamoró de inmediato. En realidad los dos se enamoraron perdidamente.

A pesar de la oposición de ambas familias a la relación, contrajeron matrimonio en 1842. Él tenía 33 años y ella 22.

Dejados de lado por sus familias, ellos vivieron una inmensa historia de amor, pero la muerte es la fecha de vencimiento de todo. O así creían algunos.

Siguen unidos después de muertos
El hombre murió en 1880 y fue enterrado en un cementerio de los Países Bajos llamado Begraafplaats Nabij de Kapel in 't Zand, cerca de la ciudad de Roermond.

Como si fuera una cuestión de castas, en aquellos tiempos la gente se dividía por religiones. Los católicos, los protestantes y los judíos, tenían sus propias escuelas, sus propios barrios y sus propios cementerios.

El cementerio de Begraafplaats era un ejemplo. El cuerpo de Van Gorkum fue enterrado en la sección protestante.

Ella falleció ocho años después y no pudo ser enterrada con su esposo. Ni protestantes ni católicos lo aceptaban.

Pero marido y mujer habían ideado un plan que encierra toda la inmensidad de un sentimiento.

La mujer fue enterrada en el lado católico. A la misma altura de la tumba de su marido. Y lograron unirse gracias a sus lápidas, que representan un par de manos que se unen sobre la pared que los divide.

Ni sus familias, ni la religión, ni el tiempo los pudieron separar. Un detalle que dejaron por escrito a un arquitecto demuestra que el amor todo lo vence. A la distancia, al desencuentro e incluso a la muerte. 

Clarin

PODRIA INTERESARTE

Te puede interesar
Lo más visto