Este es el desgarrador relato de la madre de un niño, víctima de acoso

El martes comienza el juicio contra cuatro alumnos del instituto Verge del Roser de Vallirana (Barcelona) acusados de acoso y agresiones sexuales

Mundo 27/10/2022 Editor Editor

"Le bajaron los pantalones, lo pusieron a cuatro patas como a un perro, le pusieron vaselina e intentaron penetrarlo. Como vieron que no podían, le metieron un palo. Lo masturbaron y le obligaron a masturbarlos a ellos. Le dijeron: 'Ahora te vas a quedar embarazado y vas a tener un niño normal'. Cuando lo cuento parece que estoy contando una película, hasta me tiembla el cuerpo".

Con esta crudeza relata Pilar Joan las agresiones que presuntamente sufrió su hijo Sergi, quien padece síndrome de Asperger, en el patio del instituto Verge del Roser de Vallirana (Barcelona), por parte de cuatro compañeros del centro.

Según el relato del menor, que entonces tenía 13 años, los hechos sucedieron en 2018, cuando él estaba en 2º de ESO y los supuestos agresores, de entre 14 y 15 años, en un curso superior. Cuatro años después, este 18 de octubre, los alumnos, que niegan los hechos, se sentarán en el banquillo de los acusados en el juzgado de menores número 6 de Barcelona.

El abogado de la familia de Sergi, Juan Manuel Ruiz de Erenchun, solicita para ellos cuatro años de internamiento en un centro de menores en régimen cerrado por delitos contra la integridad moral, agresión sexual con acceso carnal y violación. El Ministerio Fiscal pide tres años.

"Sergi es muy tranquilo, portero de fútbol, con buenas notas, siempre se ha portado muy bien. Lo que veíamos es que no se relacionaba con los de su edad y a los 11 años nos dieron que tenía Asperger", comienza Pilar Joan el relato de lo sucedido. "A las personas con Asperger les cuesta más la relación con los iguales, su cerebro piensa diferente, tiene que ser todo literal porque las bromas no las entienden. Son personas sin ninguna maldad pero, como son totalmente vulnerables, van a por ellos".

Sergi se matriculó Verge del Roser, un centro concertado de la fundación de las Dominicas, en 2017, al comenzar la ESO. "A final del primer curso, veíamos que desaparecían cosas de casa: un reloj de mi padre, el Gol tv [un descodificador de televisión]... Luego supimos que le pedían cosas y lo amenazaban. Le ponían un machete en el ojo o en el pecho: 'Te voy a cortar esta tetilla'. Le decían: '¿Qué quieres machete, polla o mordedura de perro?'. Si no decía nada, le mordían el codo hasta que le salía sangre. Aún tiene la señal".

"Le llamaban pelo de fregona, vas vestido como un niño pequeño, jorobado de Notre Dame, culo de mona, Dumbo, eres raro, no tienes amigos porque eres retrasado, autista...", añade el abogado detalles de las humillaciones que sufrió según su relato de los hechos.

Los padres notaron que Sergi tenía un comportamiento extraño -"iba encogido por la calle, no quería ir a jugar al fútbol"-, pero no comenzaron a vislumbrar el motivo hasta que en noviembre de 2018, los presuntos abusadores le pidieron 1.000 euros y se vio incapaz, asegura su madre, de conseguirlos. "Primero sólo nos dijo que había sufrido bullying, que lo llevaban a la pradera, que le decían feo, Frankenstein, retrasado. Le preguntamos que qué quería por Navidad. 'No, no, no quiero nada, porque ya he robado bastante. Si no robaba me clavaban un machete'. Tenía mucho miedo".

La pradera que menciona Pilar es como conocen los alumnos a la zona más apartada del espacio arbolado del que dispone el centro. Fue allí, según Sergi, donde se produjeron las agresiones sexuales durante el recreo. Así se lo contó finalmente a sus padres el 15 de diciembre de 2018. Dos días después, denunciaron ante los Mossos d'Esquadra.

Las presuntas agresiones sexuales tuvieron lugar los días 28 de octubre y 5 y 6 de noviembre de 2018. Los entrecomillados que siguen son de Juan Manuel Ruiz de Erenchun, el abogado de la familia.

28 de octubre: "Le obligaron a masturbarse y le intentaron introducir el pene en el ano. Aparte de los cuatro que están en el procedimiento, había más gente alrededor haciendo corro, otros niños, pero la Fiscalía de Menores no ha considerado que son autores materiales. No sólo no hicieron nada por detenerlos sino que incluso jalearon".

5 de noviembre: "Lo pusieron en el suelo como si fuera un perro, le pusieron vaselina en el ano y uno de ellos le introdujo el pene. Como no podía, le introdujo un palo".

6 de noviembre: "Le obligaron a hacerle una felación a uno de ellos, que incluso eyaculó en su boca. Le obligaron a tragarse el semen: 'Qué suerte, te vas a quedar embarazado y tendrás un hijo normal'".

El letrado se lamenta de que el colegio no figure como acusado penal en el procedimiento. "La Fiscalía de Menores consideró que sólo era responsable civil", explica. "Creemos que el colegio no cumplió los protocolos y que ha querido tapar los hechos. Sergi nos ha relatado que tuvo una reunión con profesores y que le dijeron que no contara nada. La gran tristeza que tiene la familia es que si lo del bullying se hubiera sabido antes y el colegio hubiera puesto alguna cortapisa, no habríamos llegado a los hechos estos horrorosos".

Que Sergi tardara tanto en contar lo sucedido, explica el letrado, es el motivo por el que no se han podido recabar pruebas biológicas -restos de semen, por ejemplo- de las prendas que llevaba puestas. "Y luego se tardó demasiado en pedir los móviles a los menores, porque Sergi nos cuenta que vio a alguien que filmaba. Cuando los entregaron, ya no apareció nada", dice el abogado.

Se trata de la palabra de Sergi contra la de los acusados. La presunta víctima no tendrá que declarar en el juicio puesto que ya lo hizo en la fase de instrucción con la presencia de dos psicólogos. Esta declaración, grabada, se emitirá como prueba preconstituida.

Asegura el letrado que los psicólogos y el forense dan credibilidad al testimonio de Sergi y lee algunas de las apreciaciones que han hecho sobre su relato: "A pesar de las limitaciones que supone su trastorno, consideramos que Sergi es un testigo competente", "se aprecia abundancia de detalles sensoriales y descripción de interacciones complejas que aportan autenticidad a su relato", "no se aprecian discrepancias significativas y tampoco contradicción".

"Los primeros meses lo pasamos fatal. No podía salir de casa, no quería vivir, hubo que darle pastillas para estabilizarlo... Lo sacamos del colegio volando. Y aún tiene estrés postraumático, pesadillas, miedo", dice su madre. Sergi ha estudiado el resto de la ESO desde casa.

Con información de Ana María Ortíz para el diario El Mundo

Te puede interesar
MR5YQFEOQBFRHC733FKMV4UAUY

Estudiaron a miles de chicos superdotados y los siguieron durante 50 años: ¿cómo les fue en sus vidas?

Maximiliano Fernández
Mundo 29/04/2024

Con 12 o 13 años rindieron el examen de ingreso a la universidad en Estados Unidos y quedaron en el 1% superior. En diálogo con Infobae, uno de los directores del estudio explicó cómo los monitorearon a lo largo de su adultez y qué resultados obtuvieron tanto en el plano profesional como personal. El caso emblemático de un argentino que también fue un joven brillante

Lo más visto