Un científico sugiere que los extraterrestres crearon nuestro universo en un laboratorio

Curiosidades 06 de mayo de 2022 Por Editor
La pregunta que nos surge tras escuchar esta teoría está clara: ¿dónde estará ese lugar y cómo será?

Sabemos lo que estáis pensando, esto ya lo he visto yo en Futurama y en Men in Black. Pero es que esa es la gracia de la sci-fi, incluso de la humorística y disparatada, que podría ser real pese a salir de nuestra más loca imaginación. ¿Podría nuestro universo haber sido creado en una placa de Petri? Avi Loeb parece pensar que sí. El astrónomo de Harvard postula que una civilización de "clase" superior podría haber conjurado nuestro universo en un laboratorio muy, muy lejano.


"Dado que nuestro universo tiene una geometría plana con una energía neta nula, una civilización avanzada podría haber desarrollado una tecnología que creara un universo recién nacido de la nada a través de un túnel cuántico", escribe Loeb en un artículo de opinión publicado por Scientific American el año pasado.

Esta teoría, sugiere, uniría dos nociones aparentemente opuestas: la idea de que un poder superior podría estar dirigiendo nuestro destino, y el concepto secular de la gravedad cuántica (un campo de la física que trata de incorporar la gravedad a la teoría de la mecánica cuántica -algo que, para desgracia de los físicos de todo el mundo, aún no hemos podido hacer en la Tierra). Esta teoría depende principalmente de la capacidad de una civilización avanzada y lejana para fusionar la mecánica cuántica y la gravedad y, posteriormente, identificar y recrear todos los ingredientes del universo. (Suena como un montón de trabajo, para ser honesto).

También introduce una nueva forma de clasificar exactamente lo que hace que una civilización sea avanzada, que se aleja del sistema del astrofísico soviético Nikolai Kardashev, que organiza las civilizaciones en función de la cantidad de energía que generan y consumen.

Según Kardashev, las civilizaciones de tipo I -¡saludos, terrícolas!- sólo están lo suficientemente avanzadas como para utilizar la luz estelar que llega a su planeta (4×1012 vatios), mientras que las civilizaciones de tipo II han dominado la capacidad de aprovechar totalmente la energía de su estrella anfitriona (4×1012 vatios). ¿Alguien quiere una esfera de Dyson? Las civilizaciones de tipo III, la última clasificación de su marco, son capaces de aprovechar toda la energía de su galaxia (la friolera de 4×1037 vatios).

Loeb, por el contrario, ha ideado un marco que desglosa las civilizaciones avanzadas en clases basadas en su capacidad para "reproducir las condiciones astrofísicas que llevaron a su existencia".

Los terrícolas entrarían en la clase C porque, como civilización de "bajo nivel" tecnológico, no seríamos capaces de recrear nuestras condiciones actuales si el sol muriera de repente. (Sugiere que incluso podríamos caer en la categoría de clase D porque estamos destruyendo activamente nuestro único hogar). Por otro lado, las civilizaciones de clase B, escribe Loeb, son lo suficientemente avanzadas como para recrear las condiciones en las que viven, independientemente de su estrella anfitriona.

Una civilización de clase A, como nuestros creadores propuestos, podría, por ejemplo, generar grandes cantidades de energía oscura y, como sugiere Loeb, crear "universos bebé", o universos más pequeños controlados por esta civilización superior, que podrían potencialmente engendrar vida. También sugiere que, debido a la competencia, sólo una civilización avanzada a la vez sería capaz de alcanzar este nivel de sofisticación.

Es una idea realmente descabellada, pero es interesante pensar en ella. Y plantea una serie de preguntas intrigantes: ¿Qué hace que una civilización sea realmente avanzada tecnológicamente? ¿Somos una simulación avanzada? ¿Qué aspecto podría tener este "laboratorio"?

Vía: Popular Mechanics

Editor

www.culred.com

Te puede interesar