Greta Thunberg: “Todos los sistemas políticos y económicos han fallado”

Mundo 30 de octubre de 2021 Por Editor
La activista sueca es una de las líderes entre los jóvenes que llevan sus propuestas a Glasgow. En un especial de The New York Times, apuntó contra los dirigentes globales. Qué dijo

Mientras los líderes mundiales se preparan para iniciar en Glasgow, Reino Unido, la 26a Conferencia de las Partes (COP26) de la convención climática de las Naciones Unidas, “sería prudente escuchar a los movimientos juveniles liderados por la ciencia y a una generación emergente de jóvenes científicos”, resume un informe publicado en la revista científica Nature.

La cumbre, que se llevará a cabo desde mañana hasta el 12 de noviembre, no se trata de un nuevo acuerdo internacional, que sucedió en París en 2015, cuando las naciones acordaron limitar el calentamiento a entre 1,5 y 2°C por encima de los niveles preindustriales. En cambio, verá a los países informar sobre su progreso (o falta de él) hacia la reducción de emisiones y exponer sus planes para convertirse en carbono neutral durante la próxima década.

Los jóvenes están leyendo e interactuando con la ciencia y las políticas sobre el clima y la biodiversidad de una manera que las generaciones anteriores no lo habían hecho. Y tienen una buena razón para hacerlo: sin acción, su futuro estará cada vez más dominado por las olas de calor, las tormentas y las inundaciones que han aparecido en las proyecciones climáticas desde que se abrió un informe del IPCC en 1990 con un prólogo que calificaba al calentamiento global como “potencialmente el mayor desafío ambiental global al que se enfrenta la humanidad”.

“La gente está sufriendo. La gente está muriendo. Ecosistemas enteros se están derrumbando”, advirtió la activista climática de 18 años, Greta Thunberg, en una cumbre de acción climática de la ONU en la ciudad de Nueva York en 2019. “Estamos en el comienzo de una extinción masiva, y de lo único que se puede hablar es de dinero y cuentos de hadas de crecimiento económico eterno”.

Para Thunberg, “todos los sistemas políticos y económicos han fallado, pero la humanidad aún no ha hecho" (REUTERS)

Recientemente, en un especial para el diario The New York Times, Thunberg apuntó contra los líderes globales al acusarlos de no tomar medidas rápidas y efectivas para enfrentar la crisis que atraviesa el medio ambiente por cuenta del cambio climático. “Quiero que los políticos escuchen y actúen sobre la ciencia. Exigimos un futuro seguro. ¿Es realmente mucho pedir? No quiero que tengan esperanzas, quiero que se asusten. La crisis climática no se puede resolver dentro de los sistemas políticos y económicos de hoy. Esa no es una opinión. Es un hecho. Y dado que la verdad es incómoda, no es popular y tampoco rentable, no tiene muchas posibilidades”, sostuvo.

Durante generaciones, los líderes mundiales han aceptado, en principio, que el planeta debe ser habitable para quienes les sucedan. Pero esta promesa nunca se cumplió, quizás porque las “generaciones futuras” no eran mucho más que palabras en un documento de política. Ahora eso ha cambiado. Las nuevas generaciones se hacen oír. Algunos de sus representantes están siendo consultados como parte de la COP26; decenas de millones más pronto se sumarán. Están leyendo ciencia climática y usando ese conocimiento para defender la honestidad y la acción significativa de sus líderes. “Quienes asistan a la COP26 harían bien en escuchar sus argumentos e involucrarlos en las decisiones que afectarán su futuro más que el de cualquier otra persona”, concluye el informe.

Para Thunberg, “todos los sistemas políticos y económicos han fallado, pero la humanidad aún no ha hecho. Se vuelve un poco repetitivo después de un tiempo. Los políticos son prácticamente todos iguales sin importar en qué parte del mundo te encuentres. Me dicen que les asombra que sea tan activa y comprometida y que, cuando sea mayor, yo también podré convertirme en político y marcar una diferencia real. Luego, les explico que cuando sea mayor será demasiado tarde para actuar si queremos mantenernos por debajo del objetivo de 1,5 o incluso 2ºC, y se ríen nerviosamente y empiezan a hablar de otra cosa”.

Cuando inició su discurso días atrás en la Cumbre Pre-COP26 para apelar a los líderes, una vez más, a priorizar la protección del planeta, había un tono de esperanza en su voz cuando explicó que la crisis climática no debe verse como un problema solo, sino como una oportunidad. Incluso continuó diciendo que con la innovación, la cooperación y la creación de empleos verdes, las cosas pueden cambiar. “El cambio climático no es solo una amenaza, es, sobre todo, una oportunidad para crear un planeta más saludable, más verde y más limpio que nos beneficie a todos. Debemos aprovechar esta oportunidad”, remarcó la activista.

Reiterando el mensaje que había amplificado solo una semana antes de la cumbre en la huelga mundial de jóvenes por el clima, la joven de 18 años destacó que los líderes mundiales deben finalmente poner sus palabras en acción (REUTERS)

“La crisis climática no es una crisis justa. Quienes se ven más afectados por sus consecuencias son a menudo los que menos han hecho para causar el problema en primer lugar. Me llama la atención que la emergencia climática y ecológica se reduzca a un problema que debe solucionarse. Es la mayor crisis a la que se ha enfrentado la humanidad. Es necesario que nos tomemos en serio la crisis climática y la tratemos como tal”, advirtió.

Reiterando el mensaje que había amplificado solo una semana antes de la cumbre en la huelga mundial de jóvenes por el clima, la joven destacó que los líderes mundiales deben finalmente poner sus palabras en acción. También subrayó que “fingen que nos están escuchando, pero no lo están”, al explicar que los líderes mundiales han usado palabras para encubrir su inacción ante la crisis.

“Bla, bla, bla... Esto es todo lo que escuchamos de nuestros supuestos líderes, palabras. Palabras que suenan muy bien, pero hasta ahora, no han llevado a ninguna acción. Nuestras esperanzas y sueños se ahogan en sus palabras vacías y sus promesas”, sostuvo.

Thunberg se tomó un momento para reconocer que “el cambio climático es el resultado de un problema social más profundo, más específicamente, una crisis de desigualdad que ha sido totalmente provocada por el hombre y que se remonta a siglos”. El punto que destaca aquí es que el mundo no puede enfrentar el cambio climático solo, sino que debe simultáneamente tomar medidas enérgicas contra las desigualdades e injusticias sociales que han ayudado a definir la crisis climática y a quienes sufren mucho como resultado de ella.

“La crisis climática es, por supuesto, solo un síntoma de una crisis mucho mayor. Una crisis basada en la idea de que unas personas valen más que otras y, por tanto, tienen derecho a explotar y robar la tierra y los recursos de otras personas. Es muy ingenuo creer que podemos resolver esta crisis sin enfrentarnos a sus raíces”, finalizó.

SEGUIR LEYENDO:

Editor

www.culred.com

Te puede interesar