Cuando los científicos perforaron el monte Kilimanjaro, encontraron un secreto bíblico en sus profundidades

Curiosidades 13 de septiembre de 2021 Por Editor
Después de que se extrajera hielo del monte Kilimanjaro, los científicos comenzaron a analizar estas valiosas muestras.

Pero cuando investigaron lo que se había obtenido de este emblemático lugar, los expertos encontraron algo completamente inesperado y sorprendente. El hielo no solo nos cuenta una infinidad de cosas sobre cómo nuestro planeta ha cambiado a lo largo de los milenios, también parece que los fragmentos podrían ser evidencia en apoyo de un pasaje bíblico famoso en el Libro del Génesis. 

Dicho esto, los núcleos de hielo, incluidos los del Kilimanjaro, a menudo pueden arrojar luz sobre eventos en la historia. Los científicos extraen los núcleos perforando glaciares y capas de hielo alrededor del mundo, desde los trópicos hasta las regiones polares, a mano o con maquinaria especializada. Y como esas capas perforadas pueden llegar a profundidades superiores a las dos millas, los elementos de ese hielo pueden haber estado en el planeta hasta por 800.000 años.

Pero, ¿cómo pueden decirnos tanto sobre la Tierra? Pues bien, muchos glaciares y campos de hielo se han formado durante milenios y a medida que se agrega cada capa de hielo, se crea un registro del clima. Por ejemplo, el agua puede contener burbujas de aire conservadas que se originan en el período en el que se congeló. Estos hallazgos se examinan en un laboratorio para descifrar información como la cantidad de dióxido de carbono presente en la atmósfera durante una era concreta.

D e esa manera, los núcleos de hielo pueden proporcionar información clave sobre las condiciones climáticas anteriores en nuestro planeta. Pero eso no es todo. En algunos casos, los núcleos también pueden ayudarnos a comprender eventos en la historia de la humanidad para los que no existe documentación. Y, en ocasiones, pueden probar que historias como las que lees en la Biblia realmente tienen alguna base.

Además, como ya hemos mencionado, esas capas de hielo del monte Kilimanjaro parecían, en efecto, confirmar una historia del Antiguo Testamento. Veremos los detalles del descubrimiento a continuación, pero primero, aprendamos más sobre el propio Kilimanjaro. Y este relato nos remonta a muchos millones de años atrás, a una época anterior a la evolución de los seres humanos en África.

Como algunos sabrán, el monte Kilimanjaro se encuentra en el Parque Nacional Kilimanjaro en Tanzania. Los aficionados a la geografía te dirán también que la República Unida de Tanzania (para darle al país el nombre correcto) está ubicada en la costa este del continente africano y tiene fronteras con otros ocho países, incluidos Kenia y Uganda. Las 885 millas de costa de Tanzania tienen además la espectacular vista del Océano Índico frente a ellas.

El Parque Nacional del Kilimanjaro se encuentra cerca de la frontera norte de Tanzania con Kenia y cubre 652 millas cuadradas. Esta tierra alberga a un grupo de indígenas: los chaga, que hablan bantú y que emigraron a la zona desde aproximadamente el siglo XI en adelante. La economía de los chaga se basa principalmente en la agricultura y sus granos de café de la variedad Arábica se exportan a todo el mundo.

Pero los chaga no están solos en el parque, ya que esta atracción también alberga una amplia variedad de vida silvestre, incluidos elefantes y leopardos. En las laderas del monte Kilimanjaro, también vive el damán arborícola, un mamífero nocturno con un pelaje tupido que en realidad es un pariente lejano del elefante. Los monos azules, los colobuses blancos y negros occidentales, así como los búfalos del Cabo también se han instalado en el Parque Nacional del Kilimanjaro.

El monte Kilimanjaro tiene tres picos, los cuales se formaron a partir de volcanes que se encuentran inactivos actualmente. Este trío está compuesto por Kibo, que tiene una cima a 16.893 pies sobre el nivel del mar; Mawenzi, que se eleva a 16.893 pies; y Shira, con una cumbre de 13.140 pies sobre el nivel del mar. Sin embargo, de los tres, solo Kibo podría volver a estallar en el futuro.

La vida de Shira como volcán activo comenzó hace alrededor de dos millones y medio de años y este período explosivo duró unos 600.000 años. Hoy, Shira tiene una gran meseta de alrededor de 12.500 pies que está rodeada por los restos de su caldera, o el borde típico de una montaña volcánica. La caldera también se ha reducido mucho a lo largo de los milenios como resultado de la erosión.

La actividad volcánica de Kibo y Mawenzi, sin embargo, es mucho más reciente: tuvo lugar hace aproximadamente un millón de años. Y resulta que Mawenzi y Kibo también tienen una meseta entre ellos, conocida como Saddle, a una altitud de aproximadamente 14.400 pies. Todos los picos irregulares del Kilimanjaro comparten una variedad de características (como cumbres secundarias, pináculos y crestas) que se han formado por la acción erosiva del viento y la lluvia.

Además, el entorno alrededor del volcán inactivo es bastante verde. Aproximadamente 1.000 millas cuadradas de la tierra alrededor de las montañas están cubiertas de bosques, aunque las colinas del Kilimanjaro son cultivadas por agricultores locales. Allí se cosecha una selección de cultivos, que incluye frijoles, girasoles, maíz y trigo. Sin embargo, el café mencionado anteriormente crece un poco más arriba en las laderas, a una altitud de alrededor de 3.000 a 6.000 pies.

¿Y en cuanto al más alto de los tres picos del Kilimanjaro? Al parecer, Kibo entró en erupción por última vez entre 150.000 y 200.000 años atrás. Esto se evidencia por las fumarolas (brechas en la roca que aún emiten gases). La caldera de Kibo tiene un poco más de una milla y media de ancho e incluye el cráter Reusch. Se llama así en conmemoración al ascenso número 25 a la cima del alpinista Gustav Reusch.

Por supuesto, para el pueblo de África Oriental, el monte Kilimanjaro ha sido un lugar conocido durante miles de años. Pero no fue hasta el año 1848 que los europeos modernos pudieron ver de cerca por primera vez los majestuosos picos cubiertos de hielo. Los afortunados fueron dos misioneros alemanes: Johann Krapf y Johannes Rebmann.

Es más, el 11 de mayo de 1848, Rebmann escribió una entrada en su diario documentando lo que él y Krapf vieron. Según el libro de Hans Meyer de 1891 Across East African Glaciers: An Account of the First Ascent of Kilimanjaro (A través de los glaciares del este de África: un relato del primer ascenso al Kilimanjaro), el explorador dijo: “Esta mañana, a las 10, tuvimos una vista más clara de las montañas de Jagga, la cima de una de ellas estaba cubierta de lo que parecía una hermosa nube blanca”. Al monte Kilimanjaro se le llamaba también Jagga en aquel momento.

Cuando pregunté sobre esa deslumbrante blancura, el guía simplemente la llamó 'fría', y de inmediato supe que no podía ser ni más ni menos que nieve... inmediatamente comprendí cómo interpretar los maravillosos relatos que el Dr. Krapf y yo habíamos oído en la costa de una gran montaña de oro y plata en una zona remota del interior, cuyo acceso estaba protegido por espíritus malignos", continuó Rebmann en su diario.

Una vez que los europeos lograron llegar al Kilimanjaro, hubo varios intentos fallidos de escalar hasta la cima de Kibo. Finalmente, en 1889, Hans Meyer y Ludwig Purtscheller llegaron a la cima de Kibo, que se encuentra en el lado sur del cráter de la montaña.

Meyer, el geógrafo alemán que escribió el mencionado libro sobre el Kilimanjaro, había intentado subir a Kibo dos veces, pero había fallado. Sin embargo, a la edad de 31 años finalmente lo logró junto a su compañero de montaña austriaco. Los dos habían llegado a la cima gracias a un sistema cuidadosamente planeado de campamentos base bien abastecidos.

Pasarían casi 25 años antes de que cualquier otro europeo alcanzara la cima de Mawenzi. Esa escalada técnicamente más ardua fue conquistada finalmente por los alemanes Fritz Klute y Eduard Oehler, en 1912. Y, por supuesto, desde que se marcaron esos hitos, personas de todo el mundo han acudido en masa al Kilimanjaro para subir sus pendientes. De hecho, hasta 25.000 visitan la montaña anualmente.

Con más de 19.000 pies, el monte Kilimanjaro es el pico más alto de África. También es la montaña independiente más alta del mundo. Y, naturalmente, su altura es la razón por la que tiene una capa de nieve y glaciares a pesar de que se ubica en los trópicos y está relativamente cerca del ecuador.

En efecto, las temperaturas nocturnas en las laderas y en la cumbre del Kilimanjaro pueden caer hasta una temperatura tan baja como -20 grados Farenheit. Pese a esto, está bien establecido que la capa de nieve y los glaciares en la cima de la montaña se han ido reduciendo. Aunque este fenómeno ocurrió durante la mayor parte del siglo XX (por ejemplo, se registró un derretimiento de 1912 a 1953), la disminución de la capa de hielo ha continuado a un ritmo más rápido desde entonces.

Los científicos ven la disminución de la cantidad de hielo en el Kilimanjaro como parte de una tendencia global más amplia de retroceso de los glaciares; algunos incluso creen que este material habrá desaparecido por completo de la montaña en 2060. Pero mientras la disipación del hielo ha sido relacionada con el cambio climático, también puede haber otros factores ambientales locales en juego como, por ejemplo, la deforestación.

En cualquier caso, en el año 2000 los investigadores perforaron seis capas de hielo del Kilimanjaro como un medio para ayudar a determinar las causas de la desaparición de las reservas de agua congelada de la montaña. Un equipo dirigido por el geólogo de la Universidad Estatal de Ohio, Lonnie Thompson, acampó durante aproximadamente un mes a una altitud de 19.300 pies en las laderas del Kilimanjaro para obtener esos núcleos de hielo.

Obtener las muestras necesarias tampoco fue fácil. Por un lado, la operación dirigida por Thompson requirió no menos de 25 permisos diferentes de varias agencias tanzanas. Después de que el equipo finalmente recibió luz verde, todavía tenían que llevar su equipo a la montaña hasta el sitio de la perforación, una tarea que finalmente implicó no menos de 92 trabajadores.

Los agujeros perforados para extraer los núcleos de hielo cilíndricos variaron de 30 a casi 170 pies de largo, con la mayoría en el extremo superior de ese rango. Dos años después de que se obtuvieran los núcleos, Thompson y varios de sus colegas publicaron un artículo que se basaba en el análisis de las muestras de hielo y se titulaba "Kilimanjaro Ice Core Records: Evidence of Holocene Climate Change in Tropical Africa" cuya traducción en español sería: "Registros de núcleos de hielo del Kilimanjaro: evidencia del cambio climático del Holoceno en África Tropical".

Y como sugiere el nombre de ese artículo, la razón por la que Thompson y sus compañeros científicos habían viajado hasta el Monte Kilimanjaro era para estudiar el impacto del cambio climático en esos campos de hielo. Pero hubo otro hallazgo en el camino. Al final, parece que el grupo también terminó verificando una historia del Libro del Génesis.

Antes de mostrar la relevancia de la investigación científica para ese relato del Antiguo Testamento, veamos los métodos que usaron. En primer lugar, la forma en la que se calculó la edad de los núcleos de hielo tuvo su origen en las pruebas de bombas nucleares que tuvieron lugar en 1951 y 1952. Esas pruebas liberaron un isótopo llamado cloro-36. Una vez detectado este material radioactivo en los núcleos, su presencia podría utilizarse como marcador para datar la extensión histórica de los cilindros de hielo.

En la investigación, los núcleos ofrecieron evidencia de una sequía en África que comenzó hace unos 8.300 años y persistió durante unos 500 años. Thompson explicó este descubrimiento con más detalle en un comunicado de prensa de la Universidad Estatal de Ohio, en 2002, diciendo: "Creemos que esto representa un momento en el que los lagos de África se estaban secando". El hielo también mostró una sequía posterior que tuvo lugar hace unos 5.200 años.

Pero fue una tercera sequía de hace unos 4.000 años, y que duró 300 años, la que aparentemente se relacionó con la historia de José, como se documenta en el Libro del Génesis. Y da la casualidad de que esa historia no solo se encuentra en la Biblia, sino también en el Corán y la Torá.

Como algunos ya saben, los presuntos eventos de la vida de José se relatan en los capítulos 37 a 50 del Génesis. Según este relato, el hombre en cuestión era el undécimo hijo de Jacob, que había nacido cuando su padre estaba casado con su segunda esposa, Raquel. También parece que José era uno de los favoritos de su padre.

La historia cuenta que Jacob le dio a José “una túnica de muchos colores” como una forma de mostrar su afecto. Pero aparentemente este regalo, con sus claras connotaciones de favoritismo, hizo que los hermanos de José sintieran una inmensa envidia. Como relata el Génesis, el antagonismo de los hombres hacia su hermano menor solo se vio acentuado por los sueños místicos que José afirmaba tener, así como por su capacidad para interpretarlos.

La Biblia afirma que los hermanos tomaron a José por la fuerza en un ataque de envidia. Se dice que algunos de los hermanos de José querían asesinarlo, pero en su lugar supuestamente fue vendido como esclavo a una banda de comerciantes cuyo tren de camellos se dirigía a Egipto. Y para ocultar su crimen a Jacob, los hermanos mancharon la túnica de José con sangre de cabra y la presentaron como prueba de que había muerto.

Así que, según relata la historia, José comenzó su vida en una tierra extranjera como esclavo doméstico de un rico egipcio llamado Potifar. Desafortunadamente, la esposa de Potifar, Zuleica, aparentemente se enamoró de José y le confesó sus sentimientos. Si bien se dice que José la rechazó, su recompensa por la lealtad a su maestro fue ser encarcelado después de que Zuleica presentara falsos cargos de violación.

El Génesis dice que el talento de José para interpretar los sueños se hizo prominente cuando fue encarcelado, y que, de hecho, prestó ese servicio a dos de sus compañeros de prisión. Estos hombres tampoco eran criminales ordinarios. Uno había sido el jefe de los panaderos del faraón egipcio, mientras que el otro había trabajado como copero del gobernante. La traducción de José del sueño del copero, entonces, fue que sería restaurado a su posición anterior. El panadero, en cambio, sería ejecutado. Como dice la Biblia, ambas profecías resultaron ser correctas.

Un par de años después, el faraón tuvo un sueño extraño. En esta visión, supuestamente vio siete vacas demacradas comiendo siete vacas bien alimentadas; también imaginó siete mazorcas de maíz marchitas comiendo siete mazorcas de granos saludables. Y aunque nadie en la corte pudo decirle a su gobernante lo que significaban estas escenas inquietantes, el copero del faraón recordó el talento para interpretar sueños de su antiguo compañero de prisión.

El relato bíblico afirma que el faraón envió a buscar a José, quien le diría al otro hombre el significado de sus sueños. A los ojos de José, se dice, Egipto disfrutaría de siete años de prosperidad antes de sufrir posteriormente siete años de hambruna. Y, según la tradición, el faraón quedó tan impresionado por el antiguo esclavo que lo designaría como su visir, un alto consejero y funcionario.

omo explica la historia, José, como visir, se dedicó a almacenar grandes cantidades de grano durante los siete buenos años que siguieron. De esta manera, cuando llegaron los siete años de sequía y hambruna, tal como se había predicho, estas reservas de granos pudieron hacer que Egipto sobrellevara los tiempos difíciles.

Es este período de sequía registrado en el Libro del Génesis (y que los estudiosos afirman que tuvo lugar entre hace aproximadamente 3.600 y 3.700 años), el que se relaciona con los hallazgos de Thompson y su equipo. Recordarás que los núcleos de hielo mostraron que una sequía probablemente había comenzado en el área hace unos 4.000 años y se había extendido durante unos tres siglos.

Más concretamente, la evidencia que los científicos descubrieron que confirmaría este período árido fue una fina capa de polvo en los núcleos de hielo. Y junto con el relato del Génesis, hay otros registros antiguos que indican que Egipto había sido afectado por una sequía tan severa que finalmente puso en riesgo a la autoridad faraónica. Antes de eso, partes del desierto del Sahara, tal y como lo conocemos hoy, habían sido tierras fértiles.

Y esta inusual conjunción de narración bíblica y hechos científicos modernos parece reforzar aún más la historia de la profecía de la sequía de José. Sí, aunque muy pocos toman el Antiguo Testamento como historia literal, los núcleos de hielo del Kilimanjaro de Thompson parecen mostrar que hechos verificables de hace miles de años están, no obstante, entretejidos en sus relatos.

Editor

www.culred.com

Te puede interesar