“No soy comunista como dicen algunos”, la afirmación de Papa Francisco y un mensaje a ¿Milei"?

Sin nombrar a Javier Milei, el Sumo Pontífice hizo alusión a cuestionamientos que, en el pasado, recibió del candidato de La Libertad Avanza. Además, su opinión acerca del rol de la juventud; el empleo y los trabajadores; y la falta de capacidad para gestionar las crisis

Opinión 17/10/2023 Editor Editor

El papa Francisco (86) expresó sus deseos de viajar a la Argentina: “Sí, me gustaría ir”, dijo en una entrevista que le concedió a la Agencia Télam desde su casa de Santa Marta. A menos de una semana de las elecciones, el Sumo Pontífice negó ser “comunista” y, sin nombrar a Javier Milei, hizo alusión a cuestionamientos que, en el pasado, recibió del candidato de La Libertad Avanza (LLA) quien lo vinculó a “dictaduras sangrientas” y hasta llegó a calificarlo como el “representante del maligno en la Tierra”.

El Papa también se refirió al conflicto en Medio Oriente y llamó al “diálogo universal”. “Desde que terminó la Segunda Guerra Mundial hasta ahora hubo guerras en todos lados. Esto fue lo que me llevó a decir que estamos viviendo una guerra mundial a pedacitos”, sostuvo.

Más adelante, opinó acerca del rol de la juventud y buscó dar un fuerte mensaje. “A veces los chicos y las chicas se aferran a milagros, a Mesías, a que las cosas se resuelven de manera mesiánica. El Mesías es uno solo que nos salvó a todos. Los demás son todos payasos de mesianismo. Ninguno puede prometer la resolución de conflictos, si no es a través de las crisis saliendo hacia arriba”, aseguró.


Y agregó: “A veces noto que falta esa capacidad de gestionar las crisis y de hacer aflorar la propia cultura. No tengamos miedo a que salgan los verdaderos valores de un país. Las crisis son como voces que nos señalan dónde hay que proceder. En cambio, los problemas que a veces están un poco tapados o guardados, son como el flautista de Hamelin, que tocan la flauta, vos creés que todo es flauta, vas allá y todos se ahoga. Yo le tengo mucho miedo a los flautistas de Hamelin porque son encantadores. Si fueran de serpientes los dejaría, pero son encantadores de gente… y las terminan ahogando. Gente que se cree que de la crisis se sale bailando al son de la flauta, con redentores hechos de un día para el otro”.

TE VA A INTERESA


Además, Francisco opinó acerca del empleo y los trabajadores. “Hay líderes políticos, en distintos países, que basan sus promesas de campaña en acabar con los derechos conquistados. Cuando un trabajador no tiene derechos o se lo contrata por poco tiempo para ir cambiándolos y no pagar aportes, se lo convierte en esclavo y uno se transforma en verdugo. Cuando se empieza a contratar en negro para no pagar los aportes y negociar el futuro de esa gente a la esclavitud, ahí empieza a enfermarse el trabajo. Y en vez de dar dignidad, el trabajo confiere esclavitud”, dijo en diálogo con la periodista Bernarda Llorente.

Algunos otros temas destacados de la entrevista
La humanidad. “A la humanidad le falta protagonistas de humanidad, que haga ver su protagonismo humano. A veces noto que falta esa capacidad de gestionar las crisis y de hacer aflorar la propia cultura. No tengamos miedo a que salgan los verdaderos valores de un país. Las crisis son como voces que nos señalan dónde hay que proceder”.

La indiferencia. “Yo le tengo más miedo a la indiferencia, porque es una especie de abulia cultural. Que pase esto, que pase aquello, mientras el flautista sigue tocando y los pueblos, ahogándose. Las grandes dictaduras nacen de una flauta, de una ilusión, de un encanto del momento. Y después decimos: ‘Qué lástima, nos ahogamos todos’”.

La austeridad. “La austeridad en sí misma no existe. Existen hombres y mujeres austeros. ¿Y qué es eso? Alguien que vive de su trabajo, que tiene una cultura y la sabe expresar, y que sabe caminar adelante contagiando austeridad. En la cultura de lo fácil, de la coima y de tantos escapismos es muy difícil hablar de austeridad. Lo que unge a una persona de austeridad es su trabajo, su compromiso, su ganarse el pan con el sudor de su frente”.

La explotación. “Lo que te unge digno es el trabajo. La traición más grande a este camino de dignidad es la explotación. No de la tierra para que produzca más, sino la explotación del trabajador. Explotar a la gente es uno de los pecados más graves. Y explotarla para provecho propio. Tengo datos sobre la explotación laboral en el mundo que son muy grandes. Y es muy duro eso”.

El sentido del humor. “Desde hace más de cuarenta años, rezo todos los días la oración para pedir el sentido del humor, de Santo Tomás Moro, un grande. El sentido del humor humaniza. La gente que no tiene sentido del humor es aburrida”.

La esperanza. “La esperanza es la virtud humilde, la de todos los días, a la que le damos menos importancia. Siempre hablamos de la fe, la caridad y el amor. Y la esperanza es la de la cocina, pero precisamente porque es la de la cocina es la de todos los días. No solo no hay que perder la esperanza, sino que hay que cultivarla. ¡Es tan fecunda la esperanza! Un poeta la llamaba la virtud humilde. No podemos vivir sin esperanza. Si cortáramos las pequeñas esperanzas de cada día, perderíamos la identidad. No nos damos cuenta de que vivimos de ellas”.

Con información de Infobae

VER MAS

Te puede interesar
anorgasmia-masculina-sexologos-psicologos-valencia

El fin del sexo

Santiago Bilinkis
Opinión 17/06/2024

Cuando el mes pasado hice la columna sobre el desplome de la natalidad me topé con un tema tan grande e inesperado que merecía una columna específica:  en una era en que casi todos los tabúes sobre la sexualidad parecen haber caído, ¡estamos teniendo menos relaciones sexuales que nunca!

Lo más visto