Historia de una resiliente, por Anahí Huilen Talarico

Opinión 13 de julio de 2022 Por Editor
Estuve pensando mucho cómo comunicarles lo que es vivir con un padecimiento mental.

Me di cuenta de que yo también me tiro abajo o incluso me siento menos por tener un padecimiento.

No quiero mostrarme como víctima ni mucho menos, pero sí quiero que sepan que los padecimientos psíquicos existen y se ocultan porque esta sociedad estigmatiza, prejuzga e impone una felicidad capitalista, como un mundo frio que mira con malos ojos a las personas con padecimientos. Pero sepan que la salud mental es tan importante como lo es la salud física, solo que una es visible y la otra no, una es vista como algo normal y la otra es rechazada.

También hay que erradicar el termino enfermedad porque no estamos enfermos.

La verdad es que vivir con un padecimiento es muy complejo, es doloroso, te baja la autoestima, te sentís menos y te olvidas que el diagnóstico no te define como persona.

¿Pero saben por qué pasa esto? Por esta sociedad llena de prejuicios e ignorancia… Las personas con padecimientos psíquicos no somos menos personas por tenerlos. Ya es hora de romper con el estigma y el autoestigma.

Puedo afirmar que una persona con padecimientos mentales es muy leal, compañero, sumamente empático, y otros mil adjetivos que no menciono acá porque son infinitos.

Los abrazos con mis palabras, sepan que no están solos. Si están leyendo esto sepan que se puede estar mejor con uno mismo y en la sociedad. Es un trabajo difícil pero vale la pena; Pongámosle a la vida muchos colores… Existir a veces es difícil, pero si lees esto sabé que valés mucho y que vas a salir adelante.

Les comparto un poema que escribí, muchas veces los poemas son como abrazos…

“Algún día mis lágrimas llenas de dolor serán la lluvia que necesitan los pueblos donde hay sequía.

Algún día mis lágrimas serán inmensos ríos, llenos de agua dulce y nuevas especies.

Algún día los tajos que llevo en mi piel serán senderos que lleven a los viajeros caminantes hacia lugares seguros.

Algún día mi corazón estrujado será un mundo diferente, con infinitas posibilidades para todos.

Algún día tantos años enemistada con la existencia se convertirán en tiempos infinitos de esperanza que habiten a plena luz del día… en todas las almas.”

Se lo dedico a todos aquellos que no dejan de luchar por tener una vida mejor.

Con amor,

Anahí Huilen Talarico

Anahi es miembro de la Fundacion Casaclub, que trabaja por la inclusión social y laboral de personas con padecimientos psíquicos. Puedes conocer más sobre ellos en www.casaclub.org.ar / IG: @casaclub_baires

Editor

www.culred.com

Te puede interesar