El origen: Así eran las relaciones sexuales de los neandertales

Curiosidades 07 de abril de 2021 Por Editor
Diversos estudios van demostrando la forma en que fueron evolucionando las relaciones sexuales desde los neardentales a la actualidad.

En febrero de 2002, dos exploradores hicieron un extraordinario hallazgo en las cuevas subterráneas del suroeste de los Cárpatos, cerca de la ciudad rumana de Anina: una mandíbula humana, entre miles de huesos de mamíferos. La datación por radiocarbono reveló que era de uno de los humanos modernos primitivos más antiguos conocidos en Europa, pero con algunas características de los neandertales. Esta fue la primera evidencia de los humanos modernos primitivos y los neandertales habían tenido relaciones sexuales.

La transmisión de estos organismos se da entre otras cosas con los besos. “Cuando besas a alguien, los microbios orales van y vienen entre las bocas”, dice. “Pudo haber sucedido una vez, pero luego de alguna manera se propagó mágicamente, si el grupo de personas infectadas tuvo éxito. Pero también podría ser algo que ocurriera con más regularidad”.

Aunque queda claro que los humanos modernos primitivos tuvieron relaciones sexuales con los neardentales, es imposible determinar si fueron mujeres neandertales las que se acostaron con los hombres humanos modernos primitivos, o al revés. Pero en 2018 descubrieron un fragmento de hueso que pertenecía a una niña, apodada Denny, que tenía una madre neandertal y un padre denisovano, que tienen mucho en común en sus cromosomas Y con los humanos actuales, lo que evidencia de un “fuerte flujo de genes” entre los neandertales y los primeros humanos modernos: se cruzaban mucho.

Sin embargo, hay indicios de que los neardentales eran monogámicos, porque en la evolución fueron desapareciendo las espinas del pene, presentes en especies promiscuas, ya que ayudan a los machos a competir con otros y maximizar las posibilidades de reproducción, evitando que la hembra tenga relaciones sexuales con otros individuaos después de aparearse con uno. Pero también se especula que tenían más sexo que los humanos modernos, por la presencia de andrógenos como la testosterona en el útero de los fetos estudiados.

En cuanto a las costumbres de apareamiento, se determinó que formaban familias, y los hijos dejaban el hogar al hacerse adultos y encontrar su propia pareja. Se estima que las mujeres eran algo mayores que los hombres a la edad de procrear, y dedicaban 14 meses a la crianza y amamantamiento del bebé.

Fuente: Cien radios

Editor

www.culred.com

Te puede interesar