¿Cuál es el sentido de la vida?: una enseñanza de Joan Garriga

El psicólogo humanista nos señala tres errores que podemos evitar y tres enseñanzas que nos ayudan a experimentar la vida con mayor coherencia, propósito y sentido.

General 04/07/2022 Editor Editor

La cobardía que nos lleva a evitar darle a la vida aquello que tenemos para ofrecerle, la impostura que hace que nos convirtamos en lo que no somos y la pereza de no tomarnos el tiempo para discernir. Estas son los tres errores sobre los cuales quiso advertir Joan Garriga, el psicólogo humanista y referente mundial de la Gestalt, a su hijo.

Hace poco tiempo volví a escuchar una conferencia en la que el reconocido autor de varios best sellers contó que el día en que su hijo Tomás cumplió 18 años recibió de parte de sus padres un libro llamado La llave de la buena vida y una llave de oro que tenía tres dientes. No era un regalo más. Había sido diseñado con un gran propósito.

Le explicaron que con esa llave podría abrir todas las puertas que quisiera. Cada uno de los tres dientes simbolizaba un error que él podría evitar y los tres recursos vitales que tendría la oportunidad de desarrollar a lo largo de los años por venir.

La llave de la buena vida
El primero de los dientes hacía referencia a la cobardía. Es un gran error no ofrecerle a la vida aquello que tenemos para dar. Por miedo, por desconfianza y por exceso de comodidad no desarrollamos nuestros dones, no ofrecemos a los demás las virtudes y quedamos detenidos en un estado de cuestionable confort que puede perjudicarnos más de lo que somos capaces de ver. “Necesitamos cultivar la audacia”, dice Garriga.

Un nuevo tiempo será posible en la vida de cada quien que lo necesite, sin importar lo andado hacia atrás.

El segundo de los dientes simbolizaba el error de la impostura. Muchas veces intentamos ser lo que no somos y hacemos identidad en un personaje creyendo que con ciertas máscaras y poses obtendremos más rédito personal, profesional o estatus social. ¿Cuántos de nosotros nos hemos camuflado en personajes para conseguir algún supuesto beneficio y casi nos quedamos presos de esos disfraces olvidando por un tiempo quiénes somos en realidad?

El tercer diente de la llave de la buena vida representa el error de vivir sin atención y sin conciencia. En ocasiones no nos tomamos el tiempo necesario ni hacemos el esfuerzo suficiente para sostener la práctica fundamental del discernimiento. Estamos distraídos en la vida, transformamos cada experiencia en algo tedioso y pasamos el tiempo sin más cumpliendo como autómatas, tareas y roles que van minando nuestro mundo interior y nuestra fuerza.

¿Cuál es el sentido de la vida?
Cuenta Joan Garriga en su conferencia que años después, ya casi cerca de sus 40, Tomás regresa a visitar a sus padres con una carga muy grande de insatisfacción por la vida que estaba experimentando. Se sentía apático, con falta de motivación y estaba atravesado por un vacío existencial muy profundo.

Al compartir todas sus frustraciones acerca de cómo estaba viviendo ese tiempo, los padres de Tomás le cuentan que el día en que él recibió esa llave, estaba tan emocionado y entusiasmado que no les había dado tiempo para explicarle el último significado del regalo que le habían hecho.

¿Por qué la llave que le habían regalado era de oro?
La llave era de oro porque simbolizaba que por más dura, difícil y desafiante que a veces se vuelvan las circunstancias, la experiencia de vivir es una oportunidad de oro.

Su hijo empezó a tomar conciencia de cuan desconectado de sí mismo había estado todos esos años, de la falta de atención que había tenido sobre lo que es realmente importante y de la pereza que lo había acobardado y no le había permitido atreverse a manifestar los dones y talentos que se le habían concedido.

Joan Garriga cierra su conferencia diciendo: " Solo hay un sentido que tiene la vida y que probablemente todos ya lo sabemos: el único sentido que tiene la vida es estar presentes en la vida, servir a la vida y vivirla”.

¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Para qué estoy acá? ¿Cuál es el camino que debo tomar? ¿Qué es lo que estoy haciendo mal? ¿Qué debería modificar para sentirme mejor? A muchos de nosotros, preguntas como estás nos han acompañado por décadas. Casi me atrevería a decir que nacieron con uno. Algunas personas empiezan a hacérselas por primera vez,..

Las preguntas que emergen sin previo aviso a veces nos hacen tambalear, nos llevan a un fondo de nosotros mismos que desconocíamos, cuestionan toda nuestra vida hacia atrás y al mismo tiempo también son una oportunidad exquisita de transformar todo aquello que ya no nos es útil, en los más amplios sentidos de la palabra. Las preguntas son siempre un motor.

No importa cuando suceda. Nunca es tarde. Para los procesos del alma, el tiempo no es lineal. Aún si hemos pasado demasiado tiempo persiguiendo metas superficiales y ordenadas bajo leyes heredadas, enfocados en sostener premisas de éxito y realización que otros diseñaron como verdades escritas en piedra de otro tiempo, siempre estamos a tiempo de hacer una maniobra.

Cualquier momento es el correcto para reordenar y para que un nuevo camino se abra ante nosotros. Un nuevo tiempo será posible en la vida de cada quien que lo necesite, sin importar lo andado hacia atrás. Siempre habrá posibilidad de sanación y de redención para aquellos que se atrevan. Ir en busca del sentido de la vida nos ofrecerá un sinfín de experiencias, de enseñanzas, de atajos truncados y de bifurcaciones inesperadas.

Con dos o tres movimientos conscientes, coherentes y en resonancia con ese llamado interno podemos de pronto sorprendernos ubicados en un nuevo lugar aunque no sepamos muy bien como hemos llegado hasta ahí. Probablemente nos daremos cuenta que después de tanto andar, volvimos a un punto de partida, tal cual lo dice Garriga, a comprender que el sentido de la vida es tan solo vivirla y servirnos a nosotros y a los otros mientras ofrecemos lo que somos a algo mayor.

Recorreremos largos y extenuantes caminos para retornar al origen de lo que siempre supimos, pero habremos regresado a ese punto de inicio transformados y con la certeza de una misión cumplida. Entonces seremos convocados a nuevas misiones que ahora realizaremos desde una nueva conciencia a la que no nos será posible volver a renunciar.

Que así sea. Fuente: TN

PODRÍA INTERESARTE

Te puede interesar
NDZKWH57K5A33HJILSFWA6LPMQ

La niña de 11 años que quedó huérfana en el mar y pasó 84 horas a la deriva: ¿quién mató a su familia y por qué?

Editor
General 15/04/2024

Terry Jo Duperrault estaba durmiendo cuando en la cubierta del barco asesinaban a su familia. Minutos después, la embarcación se hundió frente a las costas de Florida, Estados Unidos. Ella logró escapar en un bote salvavidas, en el que naufragó durante cuatro días. Un rescate, un criminal, su móvil, un suicidio y las revelaciones de la víctima sesenta años después de la masacre.

Lo más visto