Los besos de perro pueden contagiar una superbacteria letal para los humanos

Curiosidades 10 de abril de 2022 Por Editor
Una nueva investigación insta a las personas a que dejen de permitir que sus perros los laman, e incluso que se laven las manos después de acariciarlos, ya que su baba puede ser una fuente de superbacterias resistentes a los antibióticos

Es posible que deseemos pensarlo dos veces antes de dejar que nuestro perro nos dé un gran beso baboso en la cara. Las mascotas podrían estar compartiendo algo más que amor incondicional con sus dueños, según una nueva investigación de científicos en Europa. Podrían estar transmitiendo superbacterias resistentes a los antibióticos a los miembros humanos de sus hogares.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Lisboa en Portugal y el Royal Veterinary College en Londres encontró que las mascotas y los humanos en los mismos hogares a menudo tenían una cepa de E. coli resistente a los antibióticos en sus sistemas, según un resumen del estudio realizado por la Sociedad Europea de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas. El estudio se presentará en la próxima conferencia de la sociedad a finales de este mes.

 
Y aunque el trabajo de investigación no concluyó exactamente cómo se transmitía la bacteria o en qué dirección, los investigadores dicen que sí sugiere que debemos ser higiénicos en lo que respecta al contacto con las mascotas, lo que incluye evitar besarlos y lavarse las manos después de atar las bolsas de excrementos, e incluso después de acariciarlos.

Las bacterias resistentes a los medicamentos no pueden tratarse con antibióticos, lo que hace que algo que generalmente es tratable, como una infección por estafilococos, sea potencialmente mortal. En los Estados Unidos, las bacterias resistentes a los medicamentos infectan a más de 2 millones de personas y matan al menos a 23 000 cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La posibilidad de compartir una superbacteria entre personas y animales es un descubrimiento relativamente nuevo (Europa Press)

Sian Frosini, del Royal Veterinary College, uno de los autores del estudio, le dijo a BBC5 Live que esta superbacteria específica no es nueva: se ha encontrado en humanos durante años y muchas personas probablemente la portan sin ningún síntoma.

“Es perfectamente natural tener bacterias, y algunas de ellas pueden ser resistentes. Si eres una persona sana, entonces está bien”, sostuvo Frosini al programa de radio. “El problema surge cuando tienes a alguien que vive en ese hogar, que tal vez tenga algo que lo haga más susceptible a la infección... Tendrá un mayor riesgo de contraer estos insectos resistentes”.

Pero la posibilidad de compartir una superbacteria entre personas y animales es un descubrimiento relativamente nuevo. Los investigadores recolectaron muestras fecales de 58 dueños de mascotas sanos y sus 18 gatos y 40 perros en Portugal. En el Reino Unido, se tomaron muestras periódicamente de 56 personas sanas y sus 45 perros.

Descubrieron que el 1 % de las mascotas (14 perros y un gato) y el 13% de los humanos portaban bacterias resistentes a los medicamentos, pero la cantidad de hogares en los que tanto los humanos como los animales tenían el virus era mucho menor.


Los expertos advierten a los dueños de mascotas que eviten hábitos como besarlas. También se les dice a las personas que se laven las manos después de acariciar a los perros y recoger sus desechos (Getty Images)

“Encontramos cuatro hogares donde tanto el dueño como la mascota al mismo tiempo tenían uno de estos tipos de bacterias resistentes”, remarcó Frosini. “Y de hecho encontramos en dos de esos hogares que esas bacterias, cuando observamos su genética, eran exactamente iguales entre el dueño y el perro. Así que pueden ver que se está compartiendo algo. Lo que no se puede decir del trabajo que habíamos hecho es en qué dirección iba”.

No es difícil ver por qué un lengüetazo de nuestra mascota puede estar lleno de gérmenes. Cuando esa lengua no nos está dando un beso de bienvenida, nuestro perro o gato la está usando para acicalarse, incluso para mantener sus partes íntimas limpias. Pero Frosini reconoció que es posible que los sujetos humanos hayan sido la fuente de la bacteria que se encuentra en sus mascotas debido a una higiene deficiente.

Infobae

Editor

www.culred.com

Te puede interesar