Un banquero descuartizó a una actriz porno mientras grababan un video sexual

Mundo 31 de marzo de 2022 Por Editor
“Comencé a golpearla con fuerza, no estoy seguro de por qué. Creo que ya estaba muerta, no sabía qué hacer y le corté el cuello con un cuchillo de cocina”, relató Davide Fontana, el asesino.


El hotel alojamiento donde paraban ambos. (Foto: La Repubblica)

El 10 de enero de 2021 la actriz porno Carol Maltesi fue declarada como desaparecida y nunca se supo nada hasta el pasado 14 de marzo, donde el banquero italiano Davide Fontana confesó haberla descuartizado tras grabar un video sexual con ella.

 


Fontana y Maltesi se conocieron en octubre de 2020, en pleno confinamiento por la pandemia, ya que eran vecinos en un hotel de Milán, Italia. “Trabajaba en un banco, pero me encanta la fotografía. La conocí a través de Instagram y le hice unas fotos en ropa interior. Vivía en Milán con mi mujer, luego decidí dejarla porque empecé a mantener relaciones con Carol. Manteníamos una relación abierta. Vendía películas porno y fotos en Onlyfans”, manifestó Fontana ante la policía.

A partir de allí ambos comenzaron a realizar producciones porno y fue justamente en una de ellas donde se produjo el macabro crimen. Entre el 10 y 11 de enero de 2021 realizaron un video con contenido solamente sexual y un segundo con un tono agresivo. Fue este último el que terminó con la vida de Maltesi.

“Estábamos grabando una película porno en su casa. Ella estaba atada, tenía una bolsa en la cabeza. Empecé a golpearla con un martillo por todo el cuerpo, no muy fuerte. Luego, cuando llegué a la cabeza, comencé a golpearla con fuerza, no estoy seguro de por qué. No sé qué me pasó. Creo que ya estaba muerta, no sabía qué hacer y le corté el cuello con un cuchillo de cocina”, relató el banquero.

Fontana inicialmente intentó prenderle fuego, acción que no tuvo éxito. Finalmente decidió congelar el cuerpo y descuartizarlo con un hacha y una sierra para metales que había comprado por Amazon.


“Limpié el apartamento y lavé los trapos en la lavadora. Metí las cinco bolsas de basura con los restos en el congelador. Tres meses después, puse el cadáver troceado en el baúl de su coche y manejé 120 kilómetros hasta las montañas de Borno, donde dejé el cuerpo”, expresó Fontana.

El 14 de marzo decidió recurrir a la policía y confesar el crimen que había comentado. “Cuento todo esto porque quería quitarme este lastre y decir la verdad”, concluyó.

TN

Editor

www.culred.com

Te puede interesar