“Llevate a mi hija”. El llanto de una cronista argentina al contar el duro pedido de un compañero ucraniano

Mundo 02 de marzo de 2022 Por Editor

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania incluye cientos de historias de desesperación y angustia. Muchas de ellas son dadas a conocer en los medios internacionales y sorprenden por el contexto en el que se encuentran los habitantes ucranianos: postales de guerra y despedidas entre familiares son algunos de los tantos escenarios más desgarradores. En esta ocasión, la reportera Sol Macaluso reveló desde la ciudad de Leópolis un pedido especial que le hizo un compañero de equipo.

La joven de nacionalidad argentina estaba en directo con El programa de Ana Rosa (Telecinco), ciclo en el que comenzó a trabajar desde que vive en España. Fue en un móvil desde Ucrania, cuando Sol habló de la difícil situación que viven los civiles que se encuentran allí.

“Nadie está preparado la verdad. A esta gente la conozco hace más de un mes, hemos compartido todo el día. Es muy duro que se tengan que quedar a defender su país y dejar a su familia”, expresó, luego de mencionar que sus compañeros de equipo deben quedarse en sus lugares de origen para enfrentar la guerra, mientras que el resto de sus familiares se dirigen hacia un lugar más seguro.

Los días de trabajo en el sitio hicieron que tanto la reportera como sus compañeros de equipo formen un vínculo estrecho. En ese marco, Sol rompió en llanto cuando reveló que su fixer Max, quien se encarga de guiarlos en Ucrania, le pidió que se llevara a su hija.

“Es muy duro que se tengan que quedar, dejar a su familia y que vengan y te digan ‘por favor, llévate a mi hija y hazte cargo de ella, que no le falte nada”, comentó. Con lágrimas en sus ojos y una voz entrecortada, Macaluso expresó: “No hay palabras”.

Por otro lado, Sol confesó que desde un primer momento se comprometió a sacar a la niña de Ucrania y acompañarla en el duro proceso que conlleva alejarse de sus padres. “Es mi familia ahora, es mi hermana (...) Mi familia cada vez se hace más grande con cada uno de ellos. Son personas increíbles así que lo que haga falta”, sostuvo, mientras se secaba las lágrimas del rostro.

Horas después de revelar la información, la joven alzó su voz en las redes sociales pero esta vez para hacer una aclaración. “Les quiero contar que esta mañana, cuando conectábamos para el programa de Ana Rosa, les contaba lo de la hija de mi fixer, Max. Quiero aclarar que no es la hija de mi camarógrafo Stephan”, contó ante sus más de 180.000 seguidores en Instagram.

Al instante en el que mencionó el tema, la periodista confesó que sus planes de volver al país europeo tomaron otro rumbo. “En principio iba a regresar a España hoy o próximamente pero decidí, por mi compromiso con la profesión y mi compromiso con mi camarógrafo, quedarme en Leópolis unos días más”.

Si bien comentó que la decisión no fue fácil, reiteró los motivos que la llevaron a tomar esta acción. “No sé, no hay palabras para lo que uno siente. Por un lado, por supuesto las ganas de ir, de estar con mi familia, de verlos y que estén más tranquilos. Por otro lado, el amor y el compromiso con la profesión. Estuve en una encrucijada todo el día, al principio parecía que me iba pero después terminé decidiendo esto”.

Por último, Macaluso reveló qué pasará con la niña de Max, su fixer. “Se la lleva una pequeña gran gigante de nuestro equipo que regresa a España. Estará muy bien cuidada. Como he comentado somos todos una gran familia en este equipo de trabajo. Ojalá se pueda reencontrar con su familia pronto, ya sea acá en su país o en cualquier lugar que sea seguro para todos ellos”, cerró.

De esta forma, la joven dejó en claro que su compromiso está en seguir mostrando las imágenes e historias que se esconden detrás del conflicto bélico y así dejó a entrever una de las escenas más que difíciles del contexto en el que se encuentran cientos de ucranianos, como el de su compañero de trabajo.

La Nación

Editor

www.culred.com

Te puede interesar