Aumentan los contagios de una rara bacteria “comecarne” que se transmite sexualmente

Mundo 26 de octubre de 2021 Por Editor
Se creía que la extraña enfermedad era exclusiva de países como India, Brasil o Nueva Guinea pero en los últimos años los casos han venido creciendo en otras partes del mundo

Una aterradora infección bacteriana de transmisión sexual que se sabe que come carne humana se está extendiendo por todo el Reino Unido.

Se trata de una rara enfermedad conocida como donovanosis, la cual hasta hace poco se creía que estaba restringida para países como India, Brasil o Nueva Guinea.

Sin embargo, algunos médicos de Reino Unido están alertando de la detección de la enfermedad en las costas británicas y de un aumento en los casos reportados los cuales eran extremadamente raros.

“Las cifras sugieren que la donovanosis, que antes se pensaba que estaba restringida a lugares como India, Brasil y Nueva Guinea, se está volviendo más común en estas costas”, dice el doctor Shree Datta de MyHealthCare Clinic de Londres.

De acuerdo con el experto, los casos de donovanosis siguen siendo relativamente raros en comparación con otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y enfermedades de transmisión sexual (ETS), pero el hecho de que haya aparecido en la isla y vengan en constante aumente resulta un riesgo real para la salud pública de Gran Bretaña.

“Además de los síntomas horribles, es importante que la gente sepa que es un factor de riesgo conocido para la transmisión del VIH”, dijo el experto médico.

La donovanosis, también llamada granuloma inguinal, es una infección bacteriana que causa llagas con sangre y úlceras en los genitales.

Llagas causadas por donovanosis en un genital.

Es más común en climas tropicales y subtropicales como India, Sudáfrica, el sudeste de Asia y América del Sur, pero Australia también ha visto brotes esporádicos.

La bacteria ‘Klebsiella granulomatis’, causante de la enfermedad, infecta el área genital normalmente a través del contacto sexual y, si no se controla, las llagas causadas por la infección pueden alimentar la propagación del VIH.

La donovanosis en realidad no come carne, pero se le ha denominado “come carne” debido al aspecto sangriento que deja en la piel.

Los síntomas típicos de la donovanosis son protuberancias alrededor de los genitales o el ano que aumentan de tamaño y adquieren un aspecto rojo carnoso.

Estos pueden convertirse en úlceras que pueden infectarse, lo que puede provocar dolor y un olor fétido desagradable.

Un primer signo típico de que puede tener donovanosis es un nódulo, una llaga o una lesión abierta en el área genital.

En última instancia, cuando no se trata, la infección puede destruir lentamente el tejido genital y extenderse más allá de los genitales hasta los muslos, la parte inferior del abdomen y otras partes del cuerpo, algo a menudo irreversible.

Para diagnosticar la donovanosis, un médico debe raspar la base de sus úlceras para obtener una muestra del tejido, teñir la muestra de tejido con tinción de Giemsa o Wright y luego observar la muestra bajo un microscopio, buscando los llamados cuerpos de Donovan. Los cuerpos de Donovan son la presencia de numerosas bacterias dentro de los macrófagos. Los macrófagos son células que existen en todo el cuerpo y mastican a los invasores como bacterias, de forma similar a como Pac Man engulle puntos y frutas. Entonces, los cuerpos de Donovan son una señal de que tiene donovanosis y debe comenzar el tratamiento con antibióticos de inmediato.

Las bacterias que causan donovanosis pueden producir úlceras enrojecidas y deterioro en el tejido de los genitales.

El tratamiento puede tardar un poco. Puede ser un ciclo de tres semanas de antibióticos como azitromicina, doxiciclina, ciprofloxacina, eritromicina o trimetoprim-sulfametoxazol. Y puede durar incluso más si las llagas aún no se han curado por completo después de tres semanas.

Según los datos de Public Health England hubo 30 casos reportados de donovanosis en el Reino Unido en 2019. Eso fue más alto que los 19 en 2016, los 26 en 2017 y los 21 en 2018. El año pasado, en 2020, el número de casos descendió a 18 pero los expertos presumen que la pandemia de COVID-19 y los confinamientos contribuyeron a que la gente tuviera menos sexo desprotegido y por lo tanto a que hubiera menos contagios.

SEGUIR LEYENDO

Editor

www.culred.com

Te puede interesar