Un estudio en animales afirma que la castración alargaría la vida de los hombres

Actualidad 11 de julio de 2021 Por Editor
Científicos de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, dicen que esta intervención retrasaría el envejecimiento del ADN.

La ciencia estudia desde tiempos inmemoriales la forma de alargar la vida del ser humano. La esperanza de vida no deja de crecer, pero ahora, un estudio realizado en animales ha descubierto una forma de que aumente la vida en los hombres: la castración.

Los machos de oveja que han sido castrados podrían vivir hasta un 60% más que los individuos con todo intacto, al retrasar el envejecimiento del ADN, según un estudio, publicado en eLife.

Lo que han afirmado los investigadores, de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, es que es posible que la extirpación de testículos también ofrezca los mismos beneficios para los humanos.

Es bien sabido que las mujeres y las ovejas tienden a sobrevivir a los hombres y a los carneros, respectivamente, y los nuevos hallazgos arrojan luz sobre el papel de las hormonas masculinas en este fenómeno.

Junto a esta idea, el equipo de investigadores dijo que los métodos que utilizaron podrían aplicarse para permitir a los agricultores saber qué ovejas vivirán más tiempo y, por extensión, serán más productivas.

El estudio fue realizado por la epigenética Victoria Sugrue de la Universidad de Otago, Nueva Zelanda, y sus colegas. "Tanto los agricultores como los científicos saben desde hace algún tiempo que los carneros castrados viven en promedio mucho más tiempo que los que están intactos", explicó Sugrue.

"Sin embargo, esta es la primera vez que alguien observa el ADN para ver si también envejece más lento", añadió.

Para comparar cómo envejece el ADN en diferentes ovejas, el equipo creó un llamado reloj epigenético para el animal, que sirve como una medida del envejecimiento biológico basado en la presencia de etiquetas químicas conocidas como grupos metilo.

Así envejecen unos y otros

Una vez que analizaron una gran cantidad de animales para calibrar su reloj, el equipo pudo comparar cómo envejecen los machos castrados y los intactos. Descubrieron que, efectivamente, los relojes epigenéticos de los machos castrados marchan más lentamente que los carneros intactos.

"Desarrollamos una forma de medir la edad biológica en una amplia gama de mamíferos", añadió el autor del artículo e inventor del reloj epigenético Steve Horvath, de la Universidad de California en Los Ángeles.

"Hemos analizado más de 200 especies hasta ahora y hemos descubierto una sorprendente similitud en la forma en que envejecen los animales", dijo Horvath. "Pero el estudio de las ovejas fue único porque aisló específicamente los efectos de las hormonas masculinas sobre el envejecimiento", dijo.

Según el líder del estudio y epigenético Tim Hore, de la Universidad de Otago, los hallazgos podrían ayudar a allanar el camino para nuevas investigaciones de los mecanismos subyacentes al envejecimiento acelerado por los hombres.

"Descubrimos que los machos y las hembras tienen patrones muy diferentes de envejecimiento del ADN en las ovejas y que, a pesar de ser machos, los castrados tenían características muy femeninas en sitios de ADN específicos", dijo Hore.

"Curiosamente, los sitios más afectados por la castración también se unen a los receptores de hormonas masculinas en los seres humanos a un ritmo mucho mayor de lo que esperaríamos por casualidad. Esto proporciona un vínculo claro entre la castración, las hormonas masculinas y las diferencias específicas del sexo en el envejecimiento del ADN", añadió.

Estudio en ratones

Para explorar el impacto de las hormonas masculinas en los tejidos, el equipo estudió a los ratones, encontrando grandes diferencias entre los patrones de ADN en ratones machos y hembras en los tejidos donde se encuentran los receptores de hormonas masculinas (como en la piel, el cerebro y los riñones).

Por el contrario, encontraron que los tejidos sin la expresión de receptores de hormonas masculinas tendían a ser los mismos en ratones machos y hembras.

"La mayoría de los investigadores utilizan sangre para medir la edad biológica y también lo hicimos con las ovejas; sin embargo, no fue la sangre sino la piel donde encontramos efectos de envejecimiento específicos del sexo en el ADN de las ovejas", dijo Hore.

Fuente: 20 minutos

Editor

www.culred.com

Te puede interesar