"No practicar sexo ilícito y no intoxicarse con drogas ni alcohol": Los principios que rigen en esta llamativa aldea ecológica de la costa peruana

Curiosidades 22 de junio de 2021 Por Editor
Este lugar, abierto a los turistas, es una comunidad vaishnava, más conocida como Hare Krishna.

En Perú, a una hora de Lima —usualmente dos por el tráfico—, en la playa Chacra y Mar (océano Pacífico), en el distrito de Aucallama de la provincia de Huaral, se levanta una curiosa comunidad.

Es el Eco Truly Park, una aldea o finca ecológica, artística y autosostenible. Lo primero que llama la atención son sus construcciones, edificaciones en forma cónica, cuyo nombre es justamente "truly", explica Alain Rodríguez Franco, quien reside en el lugar actualmente, en entrevista con RT.

"Truly es el nombre de una forma muy particular de construcción, que son como un huevo", comenta el joven e indica que la referencia viene de los trulys (o trulli) de Alberobello, ubicados en la región de Apulia, en el sur de Italia. A diferencia de esas edificaciones italianas, que están hechas de piedras, en la aldea peruana son de adobe (una pieza hecha de una masa de barro mezclado con otros materiales, como paja).

"Acá se pudo implementar esta técnica, porque es un lugar árido, muy seco, casi no llueve y, además, el adobe funciona como antisísmico", añade Rodríguez, algo que es importante en un país con recurrentes movimientos telúricos, debido a su ubicación en el Cinturón de Fuego del Pacífico.

Cuatro principios
Una vez en el lugar, que está abierto al turismo, lo siguiente que llama la atención es la forma de vida que tienen estas personas, que se rigen bajo cuatro principios, bien explicados en un cartel que no pasa desapercibido:

No comer carne ni huevos ni pescado.
No practicar sexo ilícito.
No intoxicarse con drogas ni alcohol.
No practicar juegos de azar.
"Rogamos por su comprensión y participación", reza el cartel.

Rodríguez explica que "es una comunidad vaishnava, más conocida como Hare Krishna. Tiene como principio el vaishnavismo, que es una rama del hinduismo y que, básicamente, se centra en esos cuatro principios fundamentales para poder vivir en esta comunidad".

Dentro de la aldea, Rodríguez tiene un nombre distinto, uno de iniciación o devocional que le dan en el lugar, que es 'Janardana das'.

Yoga Planetario

En esta doctrina del hinduismo —sistema religioso originario de la India— creen en Krishna como la suprema personalidad de Dios.

En Occidente, fue fundada en el año 1966, en Nueva York, la Asociación Internacional para la Conciencia de Krishna (ISKCON, por sus siglas en inglés), comúnmente conocida como el movimiento Hare Krishna, por Bhaktivedanta Swami Prabhupada —nacido en 1896 en Calcuta, India, y mudado a territorio estadounidense en 1965—.

La ISKCON se fue extendiendo por América y el movimiento Hare Krishna llegó a Perú en 1976. Ese año, Prabhu Jagajivan inauguró en Lima el primer templo del país.

En 1989 comenzaron la construcción del Eco Truly Park, aldea en la que proponen una forma de vida diferente, aprendiendo de sistemas ecológicos, autosostenibles y bajo otra forma de ver el mundo.

 

Para los creadores de este proyecto, el templo de sus señorías Sri Sri Gouranga Radha Damodar (las deidades) y el gran Yoga Planetario son consideradas las partes más relevantes del Eco Truly Park.

Este espacio combina 18 trulys y es un concepto de templo único en el mundo. El planetario está creado según la cosmología védica —cuyo principio es la dependencia y relación que tiene todo con la suprema personalidad de Dios o Krishna—.

Lo que encuentran los turistas

"Vivimos bajo el principio de no violencia, vida simple y pensamiento elevado, y los visitantes pueden aprender y experimentar cómo es posible vivir alegremente y en armonía con la naturaleza, con los demás y con uno mismo", señalan en su página web.

El turismo es una de las principales fuentes de ingreso de esta comunidad. La entrada para acceder es de 12 soles (3 dólares) para los adultos y 8 soles (2 dólares) para los niños.

En el lugar se ofrece un recorrido a los visitantes, que dura aproximadamente una hora, donde conocen las instalaciones y les explican la filosofía de los Hare Krishna; aunque también tienen "full day dominical".

Además, brindan hospedaje, que puede ser en habitaciones tradicionales o en algún truly. Para quien no desee ninguna de estas áreas también le dan la opción de usar sus espacios para acampar, en ese caso deberán llevar su propia carpa y bolsa de dormir.

Las habitaciones no tienen baños propios, puesto que el lugar tiene inodoros ecológicos o "baños secos composteros", con los cuales hacen abono a partir de los residuos orgánicos.

"Al momento de hacer nuestras necesidades tiramos aserrín y esto es llevado al finalizar el día a una fosa, a la parte de atrás del templo", cuenta 'Janardana das' e indica que meses después esos residuos se mezclan con cal y arena, se deja reposar un tiempo más y se obtiene el abono que utilizan.

Más servicios
También tienen otros servicios como un restaurante vegetariano, donde sirven desayunos, almuerzos y cenas; y tomando en cuenta uno de los principios, no se pueden ingerir alimentos que contengan carne animal dentro de sus instalaciones.

Otros servicios son las "terapias alternativas", cuenta 'Janardana das'; estas son alineación de chacras, aromaterapia, carta astral, mandalaterapia, entre otras.

También ofrecen clases de yoga en la Escuela de Yoga Inbound a practicantes y aspirantes de esta disciplina; así como meditación, baile y música.

"Me estoy volviendo un sirviente"
En este llamativo lugar actualmente residen entre 20 y 25 personas "haciendo servicio", comenta 'Janardana das'. Señala que, pese a ser un lugar amplio, se restringe el límite de personas debido a la pandemia del coronavirus. Generalmente, fuera de la crisis sanitaria que vive el mundo, en la aldea hay una mayor cantidad de personas, principalmente extranjeros, que vienen de Europa, Asia, EE.UU. y otras partes del planeta, que llegan para hacer voluntariado (aunque para ello deben hacer una donación de entre 10 y 20 dólares por día, que cubre gastos de alimentación y estadía).

El joven dice que "se arma como una pequeña comunidad de todo el mundo, donde todos vienen a practicar este tipo de filosofía".

"Lo que generalmente hacemos en este lugar es un estudio de la filosofía, profundizamos en entender la importancia de qué es ser consciente constantemente de Dios, en este caso nosotros la llamamos conciencia de Krishna; entonces, a la hora de cocinar, a la hora de barrer o limpiar, cualquier actividad que hagamos siempre tenemos que estar tratando de meditar en él, para que de esa manera lo que nosotros estamos haciendo se vuelva un servicio", explica el devoto.

Para los residentes de la aldea, un día normal consiste en levantarse a las 04:00 de la mañana, dirigirse al templo y ver a las deidades. "Es una conexión que uno tiene, es una energía muy bonita lo que se siente en ese lugar y eso es lo que nos inspira cada día a poder levantarnos con mucha más gana, es una inspiración, la verdad uno se siente muy contento cuando vive una vida así, además los beneficios que son increíbles de levantarse a las 04:00 de la mañana", dice 'Janardana das'.

Luego de ello, hacen algún servicio; al mediodía almuerzan; y más tarde, realizan otras tareas, que incluyen estudiar, leer. "Vivir en la comunidad Hare Krishna significa 'me estoy volviendo un sirviente' [...] nuestro maestro siempre nos dice que hacer servicio es la manera más correcta de buscar la felicidad, ayudar a los demás es la manera esencial de poder vivir mejor", enfatiza el entrevistado.

A las 19:00 horas vuelven a presentarse antes de las deidades, antes de ponerlas a descansar, puesto que a ellas también se les acuesta hasta las 04:00 de la mañana.

Antes de ingerir cualquier alimento en la comunidad, estos son presentados u ofrecidos a las deidades. Con ese paso los "purifican" y se transforman en "prasadam".

"Es alimento purificado y cuando nosotros lo comemos no alimentamos nuestro cuerpo, sino que alimentamos nuestra alma", dice el devoto y añade que con esta purificación buscan, de alguna manera, "no complacer los sentidos, el gusto de querer comer solamente porque el cuerpo lo pide".

Como parte del manejo ecológico y principios medioambientales y de autosostenibilidad, la mayoría de los alimentos son cultivados por ellos mismos en Eco Truly Park, con la práctica de agricultura orgánica.

Con esa experiencia, en el lugar también brindan talleres de elaboración de compost y producción de humus de lombriz, de fertilizantes, de líquidos naturales para el control de plagas y la técnica de policultivo.

Otro de los rituales de estos devotos es bañarse con agua fría, independientemente de cómo esté el clima en la zona. Eso, explica 'Janardana das', ayuda a la purificación tanto interna como externa. Esto también aplica para los turistas, quienes no tienen el servicio de agua caliente en las habitaciones.

Edgar Romero G. para RT

PODRÍA INTERESARTE:

Editor

www.culred.com

Te puede interesar