3 argumentos a favor y 3 en contra del salario básico universal

El salario básico universal, también conocido como ingreso básico universal, renta básica universal o ingreso ciudadano, es un concepto de política económica y social que propone la distribución regular de un monto fijo de dinero a todos los miembros de una sociedad, independientemente de su situación económica, laboral o de otro tipo.

General 15/08/2023 Editor Editor

En esencia, es un pago periódico que cada individuo recibe como un derecho incondicional, sin importar si están empleados, desempleados, estudiantes, jubilados o en cualquier otra categoría.

El objetivo principal del salario básico universal es proporcionar a todas las personas un nivel mínimo de ingresos para cubrir sus necesidades básicas, como alimentación, vivienda y atención médica. Esto podría ayudar a reducir la pobreza, la desigualdad económica y brindar seguridad económica a las personas en tiempos de cambios económicos o tecnológicos.

El salario básico universal puede variar en su cantidad y frecuencia de pago según las propuestas y contextos específicos. Puede ser financiado a través de diferentes métodos, como impuestos a la riqueza, impuestos sobre la renta, impuestos a las transacciones financieras o mediante la redistribución de recursos gubernamentales.

Sin embargo, es importante reconocer que el concepto del salario básico universal es objeto de un debate intenso y amplio. Hay defensores que argumentan que puede ser una forma efectiva de abordar la pobreza, fomentar la dignidad humana y brindar a las personas la libertad de elegir sus caminos de vida. Por otro lado, los críticos advierten sobre los posibles efectos en los incentivos al trabajo, la sostenibilidad financiera y las posibles consecuencias no deseadas en la economía en general.

Argumentos a favor del salario básico universal:

1. Reducción de la pobreza y desigualdad: Un salario básico universal proporcionaría a todos los ciudadanos un nivel mínimo de ingresos, lo que ayudaría a reducir la pobreza y la desigualdad económica. Esto permitiría a las personas cubrir sus necesidades básicas, como alimentación, vivienda y atención médica, independientemente de su situación laboral.

2. Simplificación del sistema de bienestar social: La implementación de un salario básico universal podría simplificar los sistemas de bienestar social existentes. En lugar de tener múltiples programas de asistencia social con diferentes criterios y requisitos, un salario básico podría ser más eficiente y eliminar la burocracia asociada con la administración de varios programas.

3. Estímulo a la innovación y el emprendimiento: Al proporcionar a las personas un ingreso garantizado, se reduciría el miedo a perder sus empleos y se fomentaría la exploración de nuevas oportunidades, incluido el emprendimiento y la innovación. Esto podría llevar a un aumento en la creatividad y la inversión en nuevas empresas y proyectos.

Argumentos en contra del salario básico universal:

1. Impacto fiscal y costos: La implementación de un salario básico universal requeriría una financiación significativa por parte del gobierno. Esto podría aumentar la carga fiscal para los contribuyentes y plantear preocupaciones sobre la sostenibilidad financiera a largo plazo, especialmente si no se encuentra una fuente de financiamiento adecuada.

2. Desincentivo al trabajo: Al proporcionar un ingreso garantizado, algunas personas podrían perder el incentivo para trabajar, especialmente en trabajos de baja remuneración. Esto podría llevar a una disminución en la fuerza laboral activa y afectar negativamente la productividad y la economía en general.

3. Posible inflación y desequilibrio económico: Si todos reciben un ingreso básico, podría haber un aumento en la demanda de bienes y servicios, lo que podría llevar a un aumento de precios (inflación) si la oferta no puede mantenerse al día. Además, existe el riesgo de que el salario básico universal no tenga en cuenta las diferencias en el costo de vida en diferentes regiones, lo que podría generar desequilibrios económicos y desigualdades regionales.

Algunos ejemplos notables de experimentos y proyectos piloto de salario básico universal incluyen:

- Finlandia: Entre 2017 y 2018, Finlandia llevó a cabo un experimento de renta básica universal en el que un grupo selecto de desempleados recibió un pago mensual sin condiciones. Aunque el proyecto piloto generó interés y discusión, no se implementó a nivel nacional y fue discontinuado.

- Kenia: La organización benéfica GiveDirectly realizó un proyecto piloto de renta básica universal llamado "GiveDirectly Basic Income" en varias aldeas de Kenia. El proyecto proporcionó pagos mensuales a individuos durante un período de tiempo. Los resultados iniciales fueron prometedores en términos de seguridad económica y bienestar.

- Canadá: En la década de 1970, la provincia de Manitoba en Canadá llevó a cabo un experimento conocido como el "Proyecto Mincome", que otorgó pagos regulares a familias de bajos ingresos para evaluar su impacto en la pobreza y el empleo. Aunque el proyecto se canceló antes de completarse, proporcionó información valiosa sobre los posibles efectos del salario básico.

- En Suiza en 2016 se hizo un referéndum sobre la creación del Ingreso Básico Universal, para asegurar a los mayores una renta mínima de 2.260 euros al mes libres de impuestos y a los menores de 565 euros. Los argumentos de costo excesivo, mayores impuestos y desincentivo al trabajo prevalecieron claramente sobre los de que la automatización de la economía aumentaría el desempleo y haría necesario el UBI para garantizar cierto nivel de consumo, ahorrando los seguros de desempleo. El 77% de los ciudadanos rechazó la propuesta.

- Alaska: Desde 1982 sus habitantes tienen derecho a una suerte de renta básica como ‘dividendo’ anual del Alaska Permanent Fund. Es el único caso existente de un Ingreso realmente universal e incondicional como política de Estado. Los dividendos se pagan anualmente y varían con el precio del petróleo. Es más bien un suplemento de ingreso, que promedia unos USD 1.200 al año y no afectó el empleo a nivel macro, como surge de comparar el mercado laboral de Alaska con el de estados vecinos o de perfil similar. Tuvo efectos positivos sobre la educación (mayor asistencia, menos abandono, mejores resultados, en especial entre los más pobres), pero no en términos de empleo, aunque a corto plazo redujo la pobreza e impulsó la fertilidad.

- Irán: Se denominó “transferencia en efectivo” y duró solo 5 años, hasta 2016. También se basaba en la renta petrolera, en parte distribuida a la la población en efectivo y sin condiciones. Todos recibían igual transferencia. Los pagos llegaron al 29% de la renta media de los hogares y alcanzaron a 72,5 millones de personas, 96% de la población. Además del petróleo, el programa se financió con recursos antes destinados a subsidiar productos básicos (agua, electricidad, pan). El Economic Research Forum iraní concluyó que el programa no mejoró la oferta de trabajo ni el mercado laboral.

El Economic Research Forum iraní concluyó que el programa no mejoró la oferta de trabajo ni el mercado laboral

En un paper del FMI sobre las pocas y limitadas experiencias, incluida también una en Kenya y otra en Oakland (California, EEUU), Maura Francese y Delphine Prady destacan que los proyectos de Ingreso Básico Universal para ser tales deben cumplir dos condiciones: cobertura universal o muy amplia de los miembros de una sociedad, e incondicionalidad o condiciones definidas con un criterio muy amplio. Entre los pros indican que un proyecto así podría reducir los costos administrativos, aumentar la transparencia y disminuir la corrupción en la política social y respaldar reformas estructurales como la eliminación de los subsidios a la energía. Sus contras: costos muy altos, derroche de recursos en gente que no lo necesita y socavamiento de la ética del trabajo.

¿QUÉ OPINABA MILTON FRIEDMAN SOBRE EL SALARIO O RENTA BÁSICA UNIVERSAL?

Milton Friedman, un influyente economista y defensor del liberalismo económico y el libre mercado, tenía una opinión particular sobre la idea de un salario básico universal. Friedman propuso un concepto similar pero con una orientación diferente, conocido como el "Impuesto Negativo sobre la Renta" o "Impuesto de Renta Negativo".

En lugar de proporcionar un pago incondicional a todos los ciudadanos, como se plantea en el salario básico universal, Friedman abogaba por un sistema en el que el gobierno gravara los ingresos por encima de cierto umbral y otorgara subsidios a aquellos cuyos ingresos cayeran por debajo de ese umbral. Bajo este enfoque, las personas que ganan menos de cierta cantidad recibirían un subsidio financiero del gobierno, y a medida que sus ingresos aumentaran, ese subsidio disminuiría gradualmente hasta alcanzar un punto en el que el individuo no necesitara ningún apoyo financiero adicional.

La idea detrás del "Impuesto Negativo sobre la Renta" era proporcionar un apoyo económico a las personas de bajos ingresos sin crear los posibles efectos negativos de desincentivar el trabajo que algunos críticos asocian con un salario básico universal sin condiciones. Friedman argumentaba que este sistema podría ser más eficiente en términos de incentivos laborales y equidad económica.

Te puede interesar
NDZKWH57K5A33HJILSFWA6LPMQ

La niña de 11 años que quedó huérfana en el mar y pasó 84 horas a la deriva: ¿quién mató a su familia y por qué?

Editor
General 15/04/2024

Terry Jo Duperrault estaba durmiendo cuando en la cubierta del barco asesinaban a su familia. Minutos después, la embarcación se hundió frente a las costas de Florida, Estados Unidos. Ella logró escapar en un bote salvavidas, en el que naufragó durante cuatro días. Un rescate, un criminal, su móvil, un suicidio y las revelaciones de la víctima sesenta años después de la masacre.

Lo más visto