El monje más solitario del mundo, que vive en su propia isla a más 150 kilómetros de la civilización

Curiosidades 12 de abril de 2021 Por Editor
Es el encargado de cuidar un templo con 700 años de historia, escondido en un lugar recóndito del Tibet.

En la cima de un pequeño monte, en una franja de tierra que se extiende hacia el sereno lago Yamdrok, en Tíbet, se encuentra el Templo Rituo, cuyo único residente es un monje solitario que pasa sus días cantando sutras y meditando.

Su nombre es Ahwang Pincuo y lleva una vida de aislamiento extremo en este lugar sagrado frente a las aguas turquesa y a más de 150 kilómetros de distancia de la ciudad más cercana. El Yamdrok no es un lago pequeño, tiene nada menos que 638 km² y en su interior, hay multitud de islas que sirven de refugio a numerosas aves, tantas, que es el mayor hábitat ornitológico del Tíbet.

Conocido como "la piedra de la montaña", este templo es destacado como el más solitario del país debido a su total soledad. Se encuentra a 4.677 metros de altitud y está rodeado por altísimas cumbres de más de 7.000 metros.

Está situado en lo que se define como una lengua de tierra que se extiende desde la costa hacia el interior del lago Yamdrok. Por lo que el templo está prácticamente en el medio del agua. A unos pocos kilómetros de viaje se puede arribar a un pequeño pueblo rural, pero para llegar a Gyantse hace falta viajar algo más de una hora.

Ahwang pasa sus días solo, cantando sutras, meditando y llevando agua del lago al templo. Es el último de una larga lista de monjes solitarios que han vigilado el Templo de Rituo durante los últimos 700 años.

Cuando muera, su lugar será ocupado por otra persona, que se hará cargo de sus rituales diarios.

 
"La piedra de la montaña”, se inspiró en una roca centenaria que se encuentra allí escondida.

Más allá de la paz y la tranquilidad, hay otras ventajas de vivir en una de las joyas ocultas del país. Es que según cuenta la leyenda, el nombre del templo, “la piedra de la montaña”, se inspiró en una roca centenaria que se encuentra allí escondida y sería una reliquia con el poder de curar todas las enfermedades.

También se dice que la vista que se tiene desde este mirador es muy espectacular y particular. Desde allí se podrán apreciar antílopes tibetanos corriendo libremente por la tierra y decenas de peces nadando en el agua. Por la noche es donde la magia se hace presente, se dice que desde este sitio se puede observar una incomparable cantidad de estrellas en el cielo.

 
Por la noche es donde la magia de las estrellas se hace presente.

Editor

www.culred.com

Te puede interesar