“2000 Mulas”: El documental producido por Trump que muestra "toda la evidencia del fraude electoral" que llevó a Biden a la presidencia

Dónde verlo y su implicancia para las elecciones de medio término de este año.

General 10/05/2022 Editor Editor

Este fin de semana se estrenó el documental “2.000 Mulas“, que relata con evidencia inédita el entramado del Partido Demócrata para cometer el fraude electoral más grande de la historia del país.

A pesar de ser el más grande de la historia del país, la investigación confirmó solo 2.000 personas que recolectaron ilegalmente votos por correo para luego depositarlos en los buzones electorales, un número pequeño en comparación con la población de Estados Unidos pero con implicancias enormes.

Las “mulas“, como se las llama en el documental, no son más que punteros políticos del Partido Demócrata, que reciben dinero, se calcula que entre 3 y 5 dólares por voto, para depositar ilegalmente boletas pertenecientes a personas que no votaron, rellenadas ilegalmente por ellos mismos.

El modus operandi que muestra el documental es muy simple: por la pandemia, todos los estados del país introdujeron el “voto por correo universal“. Si bien el voto por correo siempre existió, solo estaba permitido el voto en ausencia, que implica que uno debe enviar un formulario a la Secretaría de Estado, con su firma, pidiendo una boleta y dando una justificación de por qué no puede ir en persona.

Contrariamente, el “voto por correo universal” quiere decir que el Estado envía una boleta a cada uno de los ciudadanos empadronados en su territorio, a lo largo de todo el mes anterior hasta el mismo día de la elección.

En Estados Unidos, suele votar menos del 50% de las personas, ya que el voto no es obligatorio. Esto implica que más de la mitad de las boletas enviadas por correo quedaron sin usar, y fueron aprovechadas por estos punteros demócratas que en el documental llaman como “mulas”.

Según explica el cineasta Dinesh D’Souza y la directora de True The Vote, Catherine Engelbrecht, 2.000 punteros demócratas fueron contratados para conseguir estas boletas, generalmente robándolas de buzones de edificios o geriátricos, completándolas con un voto para Biden, y luego llevándolas a altas horas de la noche a los buzones electorales.

Para respaldar esta teoría, los productores del documental compraron millones de datos de geolocalización de los teléfonos celulares de personas que visitaron más de 10 veces los buzones electorales. Cabe aclarar que una persona debería ir como máximo una sola vez a dejar su voto, por lo que 10 veces es poner la vara extremadamente alta.

Con estos datos pudieron geolocalizar los recorridos de 2.000 mulas, que hicieron 38 entregas en promedio cada una. Luego de pidieron acceso a las cámaras que por ley tienen que estar grabando los buzones electorales las 24 horas del día.

Con esta información, pudieron rastrear el exacto momento en que las mulas depositaban las boletas, y dieron justo en el clavo. En los videos se ven a estas personas, con entre 5 y 10 boletas en la mano (lo máximo que legalmente una persona puede poseer en cualquier momento es 1 (UNA) boleta), guantes en mano, depositándolas todas juntas a altas horas de la noche, y luego sacando una foto para poder mostrar el comprobante y cobrar por su contribución al fraude.

Esto ya de por sí cada una de estas personas cometió un delito. Algunos estados permiten que una persona deposite las boletas de sus familiares directos (padre, madre, mujer e hijos), pero no que depositen entre 300 y 400 boletas a lo largo de una sola noche.

Según los cálculos y estimaciones, si 2.000 personas hicieron 38 depósitos en promedio, con por lo menos 5 boletas en cada uno, se emitieron en las elecciones presidenciales del 2020 unos 380.000 votos ilegales.

Dada la distribución de estos votos, la victoria le fue robada a Trump. En Michigan y Wisconsin, se estima que se emitieron 125.000 y 14.000 votos ilegales, no es lo suficiente para dar vuelta la elección en cada estado.

Sin embargo, en Georgia, Arizona y Pensilvania, se emitieron 30.000, 20.000 y 275.000 votos ilegales, excediendo la diferencia con la que supuestamente ganó Biden, dando vuelta el resultado y otorgándole todos los electores a Trump.

Corrigiendo con estos datos, Trump debería haberse quedado con 279 votos electorales, contra 259 de Biden, dándole la presidencia cómodamente al republicano, como indicaban las encuestas de Rasmussen y Trafalgar, las encuestadoras más prestigiosas y acertadas de la última década en Estados Unidos.

Con información de La derecha diario

PODRÍA INTERESARTE:

Te puede interesar
Lo más visto