El renacer del Fénix. Jordan Peterson vuelve de las tinieblas: "Durante interminables meses estuve transido de terror"

General 26 de marzo de 2021 Por Editor
Tras el éxito salvaje de su libro '12 reglas para vivir', el polémico psicólogo canadiense entró en una espiral de estrés, adicción a los tranquilizantes y hospitalizaciones, agravada por la enfermedad de su familia y su dieta 100% carnívora. De su contacto con el terror llega un nuevo libro: 'Más allá del orden: 12 nuevas reglas para vivir'

"De repente Jordan B. Peterson se despertó en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Moscú. Era el 5 de febrero de 2020 y estaba atado a las barandillas de su cama con unas correas de cuero de quince centímetros para que no se volviera a arrancar los catéteres del brazo y echara a correr con el culo al aire". Así inicia el artículo de Rodrigo Terrasa para el diario El Mundo, al hablar del regreso mediático del afamado y polémico escritor y psicólogo estadounidense.

Jordan Peterson puede ser un prolífico escritor y Blogger con seguidores en todo el mundo ansiosos por leer su trabajo, pero la finalización y publicación de su nuevo libro, Beyond Order: 12 More Rules for Life , parecía incierta hace solo unos meses, y no solo por las razones obvias relacionadas con Covid que nos afectan a todos.

"Peterson, psicólogo clínico y profesor universitario, se hizo famoso a los cincuenta y cuatro años después de una carrera prácticamente anónima y un libro sobre los mitos que sostienen a las sociedades humanas que apenas leyó nadie"; cita Ramón González para el diario El Confidencial - y continúa: En 2016, sin embargo, decidió oponerse públicamente a una ley con la que el Parlamento de Canadá pretendía consagrar la identidad de género entre los rasgos protegidos en su Ley de Derechos Humanos. Según Peterson, la ley haría que, si alguien se negaba a referirse a otra persona con el pronombre que esta quisiera (él, ella, o cualquier otro de su predilección o invención), podía ser llevado ante un juez. Su vídeo 'Un profesor contra la corrección política', en el que argumentaba contra la deriva autoritaria de la nueva izquierda, se convirtió en un inmenso éxito.

Casi de la noche a la mañana, el profesor canadiense de psicología se había convertido en el intelectual público más divisivo de su generación, aclamado como un visionario y denunciado como un reaccionario, objeto tanto del culto a los grandes héroes como de la difamación. Dependiendo de dónde estuvieras parado, o había eliminado muchos pensamientos confusos o había elaborado una guía para el tipo de hombres amargados que formaban la guardia pretoriana de Proud Boys de Donald Trump.


Peterson parecía disfrutar del conflicto, salir de gira, producir un podcast , un canal de YouTube y aparecer en entrevistas de televisión combativas, inspirando a sus seguidores y provocando a sus enemigos. Pero luego surgieron historias de su retirada del frente de las guerras culturales. En la "Overture" de Beyond Order , la continuación de 12 Rules for Life , detalla una historia extraordinaria de colapso físico y psicológico.

Los orígenes del problema


Él  mismo explica con todo detalle lo sucedido en el prefacio a Más allá del orden. 12 nuevas reglas para vivir, su nuevo libro. En 2016 había pasado, sí, "de tener una existencia tranquila como profesor universitario y psicólogo clínico a vivir la realidad tumultuosa de ser un personaje público". Pero el problema tiene otro origen.

En las navidades de aquel año, algo que comió le provocó una reacción autoinmune, una patología en la que el sistema inmunitario daña los tejidos sanos confundiéndolos con antígenos potencialmente nocivos. Como consecuencia, Peterson sufría una hipotensión aguda que le dejaba sin fuerzas, ataques de frío incontrolable, insomnio y una gran ansiedad. El médico le recetó benzodiacepina.

La estuvo tomando tres años, justo el tiempo en la que esa ansiedad de origen bioquímico se combinó con el "estrés antinatural" con el que define esa época de su vida marcada por las polémicas, y con una cascada de contratiempos de salud propios y de sus seres queridos. Toda la familia Peterson vivió un auténtico descenso a los infiernos.


En enero de 2019 su hija Mikhaila tuvo que reemplazar su tobillo artificial, producto de una lesión anterior, porque sufría grandes dolores y una pérdida total de funcionalidad. En marzo, a su esposa Tammy ("mi amiga durante cincuenta años y mi esposa durante treinta"), a quien dedica este libro, le diagnosticaron un cáncer de riñón con una mortalidad de casi el cien por cien en el plazo de un año.

Y a Jordan le benzodiacepina le provocó una "reacción paradójica", esto es, un aumento de la ansiedad que debía combatir, por lo que dejó de tomarla, enfrentándose entonces a un duro síndrome de abstinencia, que incluía agotamiento, hipersomnia (exceso de necesidad de sueño) y acatisia (inquietud traducida en movimientos continuos). Los médicos no lograban controlar su desintoxicación y su estado físico y mental era "deplorable". Y todo ello, con la angustia de seguir trabajando (entre otras cosas, escribiendo Más allá del orden), de intentar ayudar -y no poder- a su mujer y a su hija y de verse separado de ambas por sus propios tratamientos.

En diciembre de 2019 ingresó en un hospital de Toronto y entró en una laguna de memoria. Mikhaila y su marido Andrey decidieron llevarle a Moscú, a una clínica especializada en la desintoxicación de benzodiacepina. Allí le indujeron un coma de nueve días y pasó por periodos en la UCI. El 5 de febrero despertó sin recordar nada de lo sucedido en los tres meses anteriores. Tras una estancia en un centro de rehabilitación en la capital rusa, regresó a Florida primero y a Toronto después.

Con algunos altibajos que aún siguieron, emprendió el camino de regreso a una relativa normalidad.

Nuevo libro

Peterson estuvo mayormente fuera del ojo público en 2020. En el año nuevo, ha dado pequeños pasos para reanudar su papel como una figura que ofrece consejos a millones, lidiando con algunos de los problemas más divisivos de nuestro tiempo y fomentando una lealtad feroz. a menudo entre los jóvenes desanimados por la política de identidad y una cultura del agravio, y los ataques igualmente enérgicos de quienes acusan a Peterson de todo, desde la misoginia hasta la transfobia y la apatía ante el inminente desastre ecológico.


El nuevo libro de Peterson, 'Más allá del orden. 12 nuevas reglas para vivir', recién publicado por Planeta, cuenta cómo el enorme éxito de sus charlas y su libro afectó a su vida. Esta vez la escritura es quizás más laboriosa y los argumentos, sin duda, más familiares. Como el primer libro, está lleno de una pasión mesiánica que puede leerse como un homenaje poco irónico a Nietzsche. Pero hay demasiados pasajes como este: “Pregunta: ¿Quién eres, o al menos, quién podrías ser? Respuesta: Parte de la fuerza eterna que constantemente se enfrenta a lo terrible desconocido, voluntariamente; parte de la fuerza eterna que trasciende la ingenuidad y se vuelve lo suficientemente peligrosa, de manera controlada, para comprender el mal y llevarlo en su guarida; y parte de la fuerza eterna que enfrenta el caos y lo convierte en orden productivo, o que toma un orden que se ha vuelto demasiado restrictivo, lo reduce al caos y lo vuelve productivo ”.

Fuentes: The Guardian, el Confidencial, book and film globe, Religión en libertad y diario El Mundo.

Editor

www.culred.com

Te puede interesar