Creía que tenía el oído tapado por nadar en la pileta pero la verdadera causa resultó aterradora

Curiosidades 17 de enero de 2022 Por Editor
Un joven de Auckland vivió un episodio escalofriante; estuvo con dolores en su oreja durante casi una semana hasta que un médico descubrió la horripilante causa

Zane Wedding, un cuidador de parques de 40 años de la ciudad de Auckland, Nueva Zelanda, notó que su oído izquierdo estaba obstruido y, naturalmente, creyó que se debía a un tapón de agua causado por la natación. Sin embargo, luego de varios días, el dolor se incrementó y decidió ir al médico. Ahí encontró el aterrador motivo de su molestia.

Todo empezó después de que el hombre pasara una tarde nadando en la pileta de un amigo. Al otro día despertó con una inquietante sensación en su oreja izquierda. Según reconstruyó el medio Insider, que lo entrevistó, Wedding contó que notaba que algo se movía dentro de su oreja, incluso cuando él estaba quieto.

Y reconoció que se trataba de una especie de vibración que ocurría en el interior pero que, en un principio, no le producía dolor. Tras dos días de convivir con esa extraña percepción, el movimiento comenzó a producirle un malestar que lo obligó a ir al médico.


El especialista lo revisó e identificó que el dolor era producido por células muertas de la piel en su tímpano. Por este motivo, le dio una inyección para aliviar el malestar, le recetó antibióticos y, según su apreciación, en un par de días esa sensación desaparecería.

A pesar del diagnóstico del médico, Zane Wedding le relató a Insider: “Cuando le dije que todavía se sentía lleno, me aseguró que estaba limpio y que debería usar un secador de pelo para secar el exceso de agua”. Y así lo hizo: “Literalmente me senté en casa con un secador de pelo durante casi una semana”.

Finalmente la médica logró retirarle los restos de la cucaracha de su oídoZane Wedding/ New Zealand Herald

Los días transcurrieron y el dolor no desapareció. Así pasó un fin de semana entero hasta que el lunes siguiente, el malestar se hizo insoportable y decidió consultar a una segunda opinión. A diferencia del profesional anterior, la nueva doctora identificó la causa rápidamente: “En un segundo de mirar en ese oído, lo identificó como un insecto. Pero ella también estaba sorprendida, no podía creerlo”.

Zane Wedding había convivido con una cucaracha viva dentro de su oreja izquierda durante una semana. “Ni pensar que estuve con el secador de pelo soplando aire caliente sobre la cucaracha durante dos días, cocinándola en mi oído”, reflexionó con humor. Según la especialista, el insecto estaba retorciéndose de dolor y muriendo lentamente en su oreja izquierda.

La médica logró desprender a la cucaracha con unas pinzas y, con un dispositivo de succión, la extrajo. “Sentí como que mi tímpano estallaba cuando la quitó”, contó el neozelandés.

Más allá de la exitosa intervención, ni Zane y ni la doctora pudieron hallar una explicación razonable sobre cómo el insecto llegó a su oído. Incluso, el propio Wedding, apasionado por la naturaleza, reconoció que vivió durante 60 días en un árbol sin incidentes. Por este motivo, concluyó: “Que esto suceda en mi sofá es un poco ridículo para mí”.

LA NACION

PODRÍA INTERESARTE:

Editor

www.culred.com

Te puede interesar