Diagnostican "cambio climático" a una mujer en Canadá

Actualidad 12 de noviembre de 2021 Por Editor

Aunque el problema del cambio climático está sobre la mesa de casi todos los países del #mundo, parece que uno va por delante de los demás. En #Canadá, una mujer de 70 años acaba de ser diagnosticada como la primera afectada por cambio climático, después de que desarrollara dificultades respiratorias tras una histórica ola de calor en este país.

El Doctor Kyle Merritt, autor del veredicto médico, sostiene que el diagnóstico responde a su intento de procesar lo que está viendo.

Según las estadísticas de la #OMS, unas 150.000 personas mueren cada año por causas vinculadas al cambio climático. Sin embargo, este es el primer caso en que este problema ha sido señalado por un médico como causa de una enfermedad.

La OMM tiene, entre sus responsabilidades, la tarea de validar los récords mundiales de temperaturas, una tarea que desarrolla un relator al frente de un comité de evaluación.

Este comité, por ejemplo, ha rechazado el falso récord de la Antártida de 20,7 ºC (del 2 de febrero del 2020) medido en una estación brasileña de vigilancia del del permafrost en Seymour Island, anunciado a bombo y platillo por la prensa mundial. ¿Y qué ocurrió? 

Los científicos quisieron proteger de la radiación solar el tubo en cuyo interior estaba el sensor. “Pero no aseguraron una buena ventilación”, lo que incremento artificialmente la temperatura”, explica Brunet.

Como presidenta de la Comisión de Climatología de la OMM, Brunet organiza y coordina los sistemas de observación, monitoreo y predicción climática en todo el mundo, encargados de asegurar la calidad de la información suministrada, para ponerla a disposición de los estudios sobre el clima y transferir ese conocimiento a los países menos adelantados. 

La observación meteorológica ha estado hasta ahora centrada en el pronóstico meteorológico; mientras que el clima ha pasado a ocupar el centro de la escena. “Precisamos sistemas de observación que nos ayuden a apoyar los análisis, la predicción y los servicios climáticos para asegurar una calidad contrastada”, recalca.

Esto significa organizar esos servicios para conocer mejor la evolución climática y distribuir esos puntos de observación en todo el planeta.

Y no menos apasionante resulta para ella el rescate de datos históricos necesarios para reconstruir series climáticas muy largas. Y en este rastreo tanto pueden servir las observaciones meteorológicas documentadas al estilo de los viajes de Alexander von Hundbolt a principios del siglo XIX, los datos proporcionados por las sociedades económicas que extendieron el comercio con América, África o Asia en los siglos XVIII y XIX, o el aluvión de información que aportaron los aplicados jesuitas, muchas de las cuales ya están disponibles tras ser digitalizadas.

El conjunto de estudios climáticos arroja una verdad muy contrastada. El Ártico se calienta mucho más rápidamente que el reto del planeta; es tres veces superior al calentamiento mundial. 

"Todo esto se debe a los mecanismos de reatroalimentación positiva”, dice.

 “Al reducirse la superficie cubierta con hielo, todas estas regiones ganan calor, las aguas se calientan, se contraen tanto los hielos marinos como terrestres y cada invierno la recuperación del hielo es menor”, explica. “El impacto de estos fenómenos de retroalimentación es tremendo y actúan como amplificador del calentamiento global”.

El resultado de los informes más recientes indica que “las temperaturas del planeta siguen aumentando más rápidamente que antes: a un ritmo de 0,2 ºC por decenio” y en el caso de España “los fuertes procesos de evapotranspiración están detrás de los déficits” de agua en las cuencas. 

La información más depurada quedará recogida y sintetizada en el Sexto Informe sobre Cambio Climático que dará a conocer el Panel Intergubernamental de Expertos en la materia de la ONU el 9 de agosto. “No sólo se está deshelando la parte Occidental de la Antártida sino la parte Oriental”, alerta refiriéndose a algunas de las revelaciones más recientes.

Manola Brunet cree que los científicos han logrado difundir sus conocimientos y han ganado credibilidad y una cuota de influencia social y política relevante. “La comunidad científica tiene ahora más credibilidad científica que hace 10 años” sostiene. No obstante, para nada es ajena a los intentos que ha habido de distorsionar los informes, protagonizados por “opinadores que hoy han visto reducida su credibilidad”. “La ciudadanía ya está viendo lo que está ocurriendo; la batalla la han ganado los científicos” dice frente al negacionismo, representado por VOX en el Congreso.

La climatóloga, mientras tanto, estima que todas las recetas para mitigar el calentamiento deben girar en torno a los planes de reducción de emisiones. 

“La solución depende un poco de nosotros, pero sobre todo de los planes para disminuirlas en las actividades económicas y los sectores productivos”, dice.

 “Sigo viendo que los políticos, como se ha visto en las timoratas leyes de cambio climático española y catalana no están haciendo lo suficiente”, sentencia.

Con información de La Vanguardia

PODRÍA INTERESARTE:

Editor

www.culred.com

Te puede interesar