Autor de masacre escolar que mató a sus padres, compañeros de clase e hirió a 25 en 1998 rompe su silencio

General 16 de junio de 2021 Por Editor
Kip Kinkel, quien mató a sus padres antes de asesinar a dos de sus compañeros de clase e hirió a otros 25 durante un tiroteo en una escuela de Oregon en 1998, ha dicho que siente “tremenda vergüenza y culpa” en su primera entrevista.

Kinkel, ahora de 38 años, habló con HuffPost durante 20 horas en el transcurso de 10 meses mientras cumplía una sentencia de 111 años en la Institución Correccional del Estado de Oregon.

Cometió los crímenes a la edad de 15 años mientras padecía un caso no diagnosticado de esquizofrenia paranoide.

Le dijo al HuffPost que no solo se sentía culpable por los crímenes que cometió, sino también por el efecto que sus acciones han tenido en los jóvenes delincuentes que son condenados a cadena perpetua.

Algunas de las víctimas del tiroteo en Thurston High School y otras han utilizado su caso para trabajar en contra de la reforma de la justicia de menores en Oregon.

Ha permanecido en silencio hasta este punto porque no quería traumatizar más a los afectados por sus crímenes, pero también sintió que su silencio estaba impidiendo que esos jóvenes delincuentes tuvieran una segunda oportunidad.

“Soy responsable del daño que causé cuando tenía 15 años”, dijo Kinkel al HuffPost. "Pero también soy responsable del daño que estoy causando ahora que tengo 38 años por lo que hice a los 15".

Kinkel habló sobre cómo había escuchado voces desde que tenía 12 años, obsesionándose con armas como cuchillos, pistolas y explosivos. Pensó que China iba a invadir Estados Unidos y que el gobierno junto con Disney le habían puesto un microchip en la cabeza.

Dijo que su "mundo entero estalló" cuando lo atraparon en la escuela secundaria en Springfield el 19 de mayo de 1998 con una pistola que le había comprado a un compañero de estudios.

"Todos los sentimientos de seguridad y protección, de poder tomar el control de una amenaza, desaparecieron", dijo.

Bajo la amenaza de ser expulsado, acusado de un delito grave y con un sentimiento de vergüenza, dijo que las voces en su cabeza lo convencieron de que tenía que matar a sus padres y luego regresar a la escuela para “matar a todos”.

Al matar a sus padres, fue a la escuela al día siguiente y mató a Ben Walker, de 16 años, y Mikael Nickolauson, de 17, e hirió a 25 personas antes de que otros estudiantes lo dominaran.

Al no querer aceptar su diagnóstico y declararse no culpable debido a la locura, en cambio se declaró culpable para resolver el caso rápidamente, sintiendo la presión de la comunidad.

"Siento una tremenda, tremenda vergüenza y culpa por lo que hice", dijo Kinkel. "Odio la violencia de la que soy culpable".

Los abogados de Kinkel presentaron una petición en un tribunal federal en marzo, alegando que su declaración de culpabilidad no fue voluntaria, ya que había estado sin medicación durante semanas. Los abogados también argumentaron que su sentencia era inconstitucional.

"Condenar a un menor a morir en prisión porque padece una enfermedad mental es una violación de la Octava Enmienda", escribieron sus abogados.

La Legislatura de Oregón aprobó una medida en 2019 para dejar de enviar automáticamente a jóvenes de 15 a 17 años a un tribunal de adultos por ciertos delitos y para asegurarse de que no sean condenados a cadena perpetua sin la oportunidad de solicitar la libertad condicional.

Un mes después, los legisladores aprobaron otra medida para aclarar que el cambio de regla no era retroactivo después de que a los críticos les preocupara que la nueva ley pudiera llevar a la liberación de Kinkel.

En un video publicado en 2019, Adam Walker, hermano de la víctima Ben Walker, dijo: “No importa si tenía 15 años. Las víctimas no tienen segundas oportunidades. ¿Por qué deberían hacerlo los delincuentes?".

Kinkel dijo que vio cómo se desarrollaba el debate desde la prisión.

“Era como si hubiera esperanza”, dijo. “Y luego la Legislatura..., regresó y dijo: 'No, estamos específicamente, intencionalmente, deliberadamente con todo lo que tenemos, vamos a quitarles esto a los niños que ya están en el sistema'”.

Dijo que intenta evitar pensar en salir.

“No me permito dedicar mucho tiempo a pensar en eso porque creo que en realidad puede traer más sufrimiento”, dijo.

Fuente: Independent

PODRÍA INTERESARTE:

Editor

www.culred.com

Te puede interesar