Las razones por las que la gente de la Edad Media dormía en extraños armarios de madera

También conocida como cama de armario o cama cerrada, estas camas fueron sorprendentemente populares en toda Europa desde la época medieval hasta principios del siglo XX.

05/03/2024 Editor Editor

Durante siglos, las camas de armario, también conocidas como camas cerradas, han intrigado a historiadores y curiosos por igual. Estas estructuras peculiares, que parecen más apropiadas para una obra de ficción que para la vida real, fueron una característica común en los hogares de Europa desde la Edad Media hasta el inicio del siglo XX. ¿Por qué la gente de esa época optaba por dormir en estos extraños armarios de madera en lugar de en camas convencionales? La respuesta a esta pregunta arroja luz sobre las complejas realidades de la vida cotidiana en tiempos pasados.

En primer lugar, es importante comprender el contexto histórico en el que surgieron las camas de armario. Durante la Edad Media, las condiciones de vida eran muy diferentes a las de hoy en día. Los hogares eran mucho más pequeños y las familias a menudo compartían espacio limitado. Además, las casas medievales carecían de la comodidad y la privacidad que damos por sentado en la actualidad.

Las camas de armario ofrecían una solución práctica a estos desafíos. Al ser estructuras cerradas con puertas, proporcionaban un espacio privado y protegido para dormir en un entorno que podía ser ruidoso, frío o incluso peligroso. En una época en la que la seguridad personal era una preocupación constante, estas camas brindaban una sensación de seguridad y protección.

Otro factor importante a considerar es la creencia en la influencia del entorno en la salud. En la Edad Media, se creía que el aire frío y húmedo podía ser perjudicial para la salud, especialmente durante la noche. Por lo tanto, las camas de armario, al ser cerradas, permitían a las personas protegerse del clima adverso y mantenerse más cálidas y secas mientras dormían.

Además de su función práctica, las camas de armario también tenían connotaciones simbólicas y culturales. En una sociedad donde el status y la posición social eran importantes, dormir en una cama cerrada podía ser un símbolo de estatus y riqueza. Las camas de armario, a menudo elaboradamente decoradas y talladas, eran un lujo al alcance de pocos.

A medida que la sociedad moderna evolucionó y las condiciones de vida mejoraron, las camas de armario cayeron en desuso. La llegada de la electricidad, la calefacción central y otros avances tecnológicos hizo que las preocupaciones sobre la seguridad y el confort durante el sueño fueran menos apremiantes. Sin embargo, estas curiosas reliquias del pasado siguen siendo un recordatorio fascinante de cómo nuestras ideas sobre el sueño, la privacidad y la comodidad han evolucionado a lo largo de la historia.

EN VIDEO

Lo más visto