Herodes, el rey paranoico que mató a tres hijos, a su amante y por qué se duda si ordenó la masacre de niños en Belén

El próximo 28 de diciembre se conmemora el pasaje del Evangelio de Mateo donde se dice que Herodes el Grande mandó a matar a “Los Santos Inocentes” porque los Reyes Magos le hablaron del “futuro rey de los judíos” que nacería allí. ¿Fue así? ¿Hay pruebas? Quién era el sangriento monarca, su perfil psicológico y los cientos de crímenes que se le adjudican. Por Gerardo Di Fazio

16/12/2023 Editor Editor

En la edición de diciembre de 2008 de National Geographic había un artículo sobre las excavaciones recientes en el Herodiano. Este fue el lugar de entierro final de Herodes el Grande, ubicado a 5 kilómetros y medio al sureste de Belén. El autor hizo esta declaración audaz, que refleja la comprensión histórica y teológica actual: “Herodes es mejor conocido por sacrificar a todos los niños varones en Belén en un intento de matar a Jesús. Es casi seguro que es inocente de este crimen” (Mueller 2008). ¿Fue Herodes el Grande realmente inocente de este crimen? ¿Este acto criminal realmente sucedió?

Michael Grant, un escritor popular sobre temas históricos dice de la masacre de los Inocentes: “Es un relato mítico, no es historia sino folklore” (1971). Continuó diciendo que Herodes se hizo conocido como “Herodes el Malvado, villano de muchas leyendas, incluida la Masacre de los Inocentes creo que la historia es inventada, aunque se basa, en un aspecto, en lo que probablemente sea un hecho histórico: que Jesucristo nació muy probablemente, en uno de los últimos años del reinado de Herodes” En otra parte dice: “La historia de Mateo de la Masacre de los Inocentes por parte de Herodes el Grande, porque temía que un niño nacido en Belén ‘sea Rey de los judíos’, es un mito que supuestamente cumple una profecía de Jeremías y refleja el juicio de la historia dado que cometió muchos actos salvajes durante los últimos años antes de su muerte en el 4 A.C.” . ¿Fue la masacre de los santos inocentes un cuento, un mito, un folclore o una leyenda? ¿O fue un hecho histórico?

 
Para dar con certeza esta afirmación los arqueólogos aún tienen que excavar y encontrar archivos posteriores al año 4 A.C. Es notable que Flavio Josefo, historiador judío del siglo I D.C., tampoco registra este evento en ninguno de sus escritos. Aunque la historia secular guarda silencio sobre este acontecimiento, no significa que no haya ocurrido. Cuando se examina la vida de Herodes el Grande, este evento es muy consistente con su carácter y acciones, por lo podría llegar a ser que el hecho sucedió como está registrado en las Sagradas Escrituras.

El Evangelio de Mateo registra el evento de esta manera: “Entonces Herodes, cuando vio que los magos lo habían engañado, se enojó mucho; y envió y mató a todos los niños varones que había en Belén y en todos sus distritos, de dos años para abajo, conforme al tiempo que había determinado de los magos. Entonces se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: ‘Se oyó una voz en Ramá, llanto, llanto y gran lamento, Raquel llorando por sus hijos, y no queriendo ser consolada, porque ya no existen’” (2: 16-18, NVI).


La Matanza de los Inocentes, de Rubens, que se encuentra en la Galería de Arte de Ontario, Canadá
 
En 1988 se dio una conferencia en el Centro de Estudios Bíblicos de Jerusalén por el Dr. Isaiah Gafni, una autoridad líder en el período del Segundo Templo en la Universidad Hebrea. Su tema fue la vida de Herodes el Grande, también estaba el Dr. Bruce Narramore, un psicólogo cristiano de la universidad evangélica de Biola en California. El Dr. Gafni relató un seminario que se llevó a cabo en la universidad Hebrea unos años antes. Asistieron historiadores y arqueólogos del período del Segundo Templo, así como psiquiatras y psicólogos. Los hechos de Herodes el Grande fueron estudiados a nivel psiquiátrico y procedieron a psicoanalizarlo. Los historiadores explicaron un patrón recurrente en la vida de Herodes. Oiría el rumor de que alguien lo liquidaría y tomaría su trono, pero Herodes mataría a esa persona primero. Luego entraría en depresión. Después de un tiempo saldría de su depresión y construiría, construiría, construiría. Oiría otro rumor y mataría a esa persona, luego entraría en otra depresión. Después de un tiempo saldría de esta depresión y construiría, construiría, construiría. ¡Este ciclo se repitió varias veces en las que numerosas personas fueron asesinadas, incluida una de sus diez esposas y tres de sus hijos! Los psiquiatras diagnosticaron a Herodes el Grande con un Trastorno Paranoico de la Personalidad.

Si bien es verdad que Josefo no registra la matanza de los inocentes en Belén. Sin embargo, registra una serie de asesinatos despiadados por parte de Herodes para mantener seguro su trono.

Herodes fue coronado “Rey de los judíos” por el Senado romano en el año 40 A.C. en Roma. Era, sin embargo, un rey sin reino. A su regreso a la Tierra de Israel, se le dio un ejército romano y finalmente pudo capturar Jerusalén. La primera orden del día fue eliminar a sus predecesores hasmoneos. Matatías Antígono fue ejecutado con la ayuda de Marco Antonio y Herodes mató a 45 hombres destacados del partido de Antígono en el 37 A.C. E hizo estrangular al anciano Juan Hircano II por un supuesto complot para derrocarlo en el año 30 A.C.

Herodes continuó purgando a la familia hasmonea. Eliminó a su cuñado, Aristóbulo, quien en ese momento era un Sumo Sacerdote de 18 años. Los hombres de Herodes lo ahogaron en el 35 A.C. en la piscina del palacio de invierno en Jericó, porque Herodes pensó que los romanos favorecerían a Aristóbulo como gobernante de Judea en lugar de él. También hizo ejecutar a su suegra hasmonea, Alexandra, en el 28 A.C. Incluso mató a su segunda esposa, Miriamme, en el 29 A.C. Ella, que había sido su amada novia hasmonea, fue asesinada bajo su paranoia.


Bajorrelieve de Herodes en el altar de San Jacobo que se encuentra en la catedral de Pistoia

Alrededor del 20 A.C., Herodes remitió un tercio de los impuestos del pueblo para ganarse el favor de ellos, sin embargo, estableció una red interna de espionaje y eliminó a las personas sospechosas de rebelión, la mayoría de las cuales fueron llevadas a Hyrcania, una fortaleza en el desierto de Judea.

Herodes también hizo matar a tres de sus hijos. Los dos primeros, Alejandro y Aristóbulo, los hijos de Mariamme, fueron estrangulados en Sebaste (Samaria) en el 7 A.C. y enterrados en Alejandría. El último, solo cinco días antes de la muerte del propio Herodes, fue Antipater quien fue enterrado sin ceremonia ni nada: se lo tiró a un pozo y se lo cubrió de tierra en Hyrcania.

Herodes el Grande se volvió extremadamente paranoico durante los últimos cuatro años de su vida (8-4 a. C.). En una ocasión, en el año 7 A.C., hizo ejecutar a 300 líderes militares. Por otra parte, hizo matar a varios fariseos en el mismo año después de que se reveló que predijeron a la esposa de Feroras -hermano menor de Herodes y tetrarca de Perea-, que éste le iba a quitar el trono: “…por decreto de Dios le sería quitado el trono a él y de sus descendientes, y el poder real recaería sobre ella y Feroras y sobre los hijos que pudieran tener”. Con estas profecías circulando dentro de su reino, ¿es de extrañar que Herodes quisiera eliminar a Jesús cuando los magos revelaron que había nacido el nuevo “rey de los judíos”?

Si hubiera ocurrido este evento ¿Por qué Josefo no lo registró? Hay varias explicaciones posibles de por qué Josefo no registró este evento. En primer lugar, Josefo, al escribir a finales del siglo I D.C., puede no haber tenido conocimiento de la matanza en Belén, que sucedió alrededor de esa misma época. Hubo algunos eventos fundamentales en el primer siglo D.C. que Josefo no registra. Por ejemplo, el episodio de los escudos romanos de oro en Jerusalén que fue la causa de la mala sangre entre Herodes Antipas y Poncio Pilatos. Fue el filósofo judío Filón de Alejandría quien registró este evento. También debe señalarse que Josefo obtuvo parte de su información de Nicolás de Damasco, amigo e historiador personal de Herodes el Grande.

En segundo lugar, la masacre podría no haber sido tan grande como los registros posteriores de la historia de la iglesia. Algunos hagiógrafos de la Iglesia primitiva afirman que 3.000 bebés fueron asesinados. La liturgia bizantina sitúa el número en 14.000 niños inocentes que fueron asesinados. Sin embargo, el profesor William F. Albright, el decano de arqueología estadounidense en Tierra Santa estima que la población de Belén en el momento del nacimiento de Jesús era de unas 200 o 300 personas. El número de niños varones de dos años o menos, sería de unos cinco o seis. Este difícilmente sería un evento de interés periodístico a la luz de lo que estaba sucediendo en ese momento, sobre todo por lo pequeño que era el poblado de Belén.

Según la fecha del nacimiento de Jesús provista por Clemente de Alejandría, él presume que Jesús habría nacido el 14 de mayo del 6 A.C. Los magos del oriente llegaron a Jerusalén para visitar a Herodes y luego van a Belén: lo más probable es que haya sido un año o un año y medio después. Cuando María realizó el rito de la purificación de su primogénito en el Templo, ofreció dos tórtolas, la ofrenda de los pobres (Lc 2, 22-24; cf. Lv 12, 8) y si los magos ya hubieran llegado con su oro, incienso y mirra, María se habría visto obligada a ofrecer un cordero y habría tenido los medios para hacerlo y no con tórtolas que, como se dijo, era el pago de los pobres. Además el texto evangélico nos narra: “…y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.” Que ingresaron a una casa, es decir que ya no estaban en una cueva o en un pesebre.

Herodes preguntó a los magos cuándo apareció la estrella por primera vez y les indicó que fueran a buscar al “Rey de los judíos” y regresaran y se lo dijeran para que él también pudiera ir y adorar al niño (Mateo 2: 7-9). Herodes se dio cuenta de que había sido engañado cuando los magos regresaron a casa por otro camino después de haber sido advertidos en un sueño de las malas intenciones de Herodes, entonces calculó la edad del Niño basándose en el testimonio de los magos sobre cuándo apareció la estrella por primera vez. Ordenó matar a todos los niños varones de Belén y sus inmediaciones que tuvieran dos años o menos. Herodes muere en marzo del 4 D.C., poco menos de dos años después del nacimiento de Jesús.

Justo antes de morir, Herodes se da cuenta de que nadie llorará por él cuando muera. Según narran algunas crónicas tramó un plan diabólico para asegurarse de que todos se lamentaran por su muerte, incluso si no fuera por él. Ordenó a todos los judíos notables de todas partes de su reino que fueran a él en Jericó bajo pena de muerte. Los colocó en el hipódromo de Jericó y dejó instrucciones para que los soldados mataran a todos los notables a su muerte. Afortunadamente, después de la muerte de Herodes, su hermana Salomé derogó la orden y liberó a los líderes judíos. Irónicamente, Herodes murió en la Fiesta de Purim (celebración parecida al carnaval) y hubo mucho regocijo por la muerte de Herodes el Malvado.


La Matanza de los Incentes por el pintor Giotto di Bondone, que se encuentra en la capilla de San Francisco de Asis

Como comentamos más arriba, cinco días antes de morir, Herodes ejecutó a su hijo mayor Antípater. Durante ese período de tiempo también ejecutó, quemando vivos, a dos rabinos destacados y luego ejecutó a sus estudiantes en las afueras del Templo

Paul L. Maier ha señalado: “Josefo escribió para una audiencia grecorromana, que tendría poca preocupación por las muertes infantiles. Los griegos practicaban regularmente el infanticidio como una especie de control de la natalidad, particularmente en Esparta. Mientras que el padre romano tenía derecho a no levantar a su bebé del suelo después del nacimiento, y con ese gesto, no reconocía al bebé como suyo y podía dejarlo morir”

Josefo, incluso si supiera de la masacre de los inocentes, habría considerado este episodio sin importancia a la luz de todos los otros eventos monumentales que ocurrieron en el momento de la muerte de Herodes el Grande, por lo que no lo incluyó en sus escritos.


La masacre de los inocentes no está atestiguada en los registros seculares, pero la plausibilidad histórica de que este evento suceda es consistente con el carácter y las acciones de Herodes el Grande. Además de matar a sus enemigos, no tuvo reparos en matar a familiares y amigos. Herodes no habría pensado dos veces en matar a un puñado de bebés en un pequeño pueblo al sur de Jerusalén para mantener su trono seguro para él o sus hijos, incluso si fuera uno de los últimos actos cobardes que cometió antes de morir. Mientras Herodes yacía moribundo, atravesado por el dolor y la agonía, los hombres de Dios y aquellos con especial sabiduría opinaron que Herodes estaba sufriendo estas cosas porque era “la pena que Dios exigía al rey por su gran impiedad”.

Infobae

TE VA A INTERESAR

Lo más visto
65d6d91559bf5b4cc171ff96

Trump cree que EE.UU. "se está muriendo"

Editor
22/02/2024

El exmandatario estadounidense abordó la crisis migratoria que atraviesa el país, señalando que podría llevar a una ola del terrorismo en EE.UU.