“Ángel vengador”: cazaba a pedófilos y los atacaba a martillazos

Actualidad 24 de abril de 2021 Por Editor
Jason Vukovich tiene 44 años, es oriundo de Alaska, Estados Unidos, y había sufrido abuso sexual de parte de su padre adoptivo cuando era pequeño. Por los tres ataques perpetrados a abusadores fue condenado a 25 años de prisión

Jason Vukovich, también conocido como el "Ángel vengador", tiene 44 años y es un hombre oriundo de Alaska, Estados Unidos, que fue condenado a 25 años de prisión tras atacar a martillazos a pedófilos.


El acusado se encuentra preso desde 2018 y pesan sobre él la sentencia por tres ataques a abusadores de menores. El hombre había logrado ubicar a estos pederastas gracias al registro de agresores sexuales de la ciudad de Anchorage. De esa manera obtuvo su información para poder llegar a sus casas y agredirlos.

“Mi familia era muy religiosa y me llevaban a todas las actividades dos o tres por semana. Así que puedes imaginar el horror y la confusión que experimenté cuando mi padre adoptivo comenzó a usar las sesiones de ‘oración’ nocturnas para abusar de mí”, recordó Vukovich sobre su infancia. Aunque su abusador fue declarado culpable de abuso en segundo grado de un menor, solo recibió una sentencia suspendida de tres años, por lo que no tuvo que cumplir ningún tiempo en una celda de prisión.

Además, tras la resolución, Vukovich no recibió ningún tipo de astencia psicológica y huyó de casa a temprana edad. Desde ahí comenzó una vida criminal que lo llevó a tener antecedentes penales con frecuencia.

En 2016, Vukovich anotó en un cuaderno una lista de nombres de abusadores de menores, entre los cuales se incluía a Wesley Demarest, de 67 años.

Según indicó Demarest el 29 de junio de 2016 un martillazo rompió el vidrio de una de las ventanas de su casa. Luego contó que no recuerda bien qué paso solo que despertó en el suelo y en medio de charco de sangre.

Demarest fue la tercera víctima de Vukovich ya que días atrás había hecho lo mismo con Charles Albee, Andres Barbosa. Tras atacar a Demarest no pudo escapar y media hora después del ataque la policía lo atrapó. Todas las víctimas admitieron que el agresor les repetía una frase mientras los agredía: “Soy un ángel vengador”.

Antes de que lo condenaran a 25 años en prisión por sus crímenes cometidos, Vukovich escribió una carta en la que admitió sus errores y se mostró arrepentido por sus actos. “A las víctimas de abuso sexual que perdieron su infancia como yo, por favor no tiren su presente y su futuro cometiendo actos de violencia”, expresó el hombre condenado.

Fuente: Crónica

Editor

www.culred.com

Te puede interesar