Laura, metástasis en hígado, pulmón, ganglios y esternón: "Hablar de la muerte me da vida"

General 26 de diciembre de 2022 Por Editor
Es psicóloga, tiene 36 años, en 2017 tuvo un cáncer de mama y, justo antes del estado de alarma de 2020, le dijeron que había metástasis. Acaba de pedir entrar en cuidados paliativos. Cada año mueren 80.000 personas sin poder acceder a ellos. "Convivo con la posibilidad de morir en poco tiempo", dice

Se llama Laura, es psicóloga, tiene 36 años, en 2017 tuvo un cáncer de mama y en 2020 le dijeron que había metástasis en hígado, pulmón, ganglios y esternón.

Suma más de dos meses con fiebre diaria; en 2018 le fue extirpada una mama; tres veces se le ha caído el pelo a causa del tratamiento y tres veces le ha vuelto a crecer; ni sabe las sesiones de quimioterapia que lleva encima ese cuerpo al que ya ve decididamente como un enemigo; calcula sus posibilidades de supervivencia en no más de un 20%.

Y te lo dice así: "No más de un 20%, creo".

Acaba de pedir entrar en cuidados paliativos. Cada año mueren 80.000 personas sin poder acceder a ellos.

"Convivo con la posibilidad de morir en poco tiempo", cuenta en una entrevista con el diario El Mundo. 

¿Qué son los Cuidados Paliativos?

La aparición de nuevos tratamientos ha hecho posible que muchas personas con cáncer se curen, o bien, que aún teniendo esta enfermedad, vivan más tiempo. Este hecho junto con el envejecimiento de la población provoca que cada vez haya más personas con enfermedades oncológicas en todos sus estados evolutivos.

Hoy en día se calcula que un 50% de los pacientes con cáncer se cura y el 50% restante que no se cura, vive más. Según datos del Observatori del Pla Director d’Oncologia de Catalunya cada año aumenta de forma acumulada un 1% la probabilidad de vivir cinco años con un cáncer avanzado. Un tiempo de vida en que los pacientes tienen que vivir con la enfermedad, muchas veces con cáncer avanzado y otras con una alta carga sintomática.

Los cuidados paliativos son todos aquellos que mejoran la calidad de vida de un paciente que tiene una enfermedad grave o que hace peligrar su vida, como es el cáncer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) los define como una atención integral que engloba tanto los síntomas físicos, como el impacto psicosocial, emocional, socioeconómico, familiar y espiritual del paciente. El objetivo es reducir los síntomas, favorecer la adaptación a los síntomas persistentes, evaluar la situación emocional ante la enfermedad, coordinar la atención de los diferentes profesionales de la salud o analizar cómo se vive la situación en el entorno social y familiar.

Es importante entender la experiencia vital de manera colectiva, porque igual sufre el paciente que la familia.

Es una atención paliativa integral formada por un equipo multidisciplinar (médicos,  enfermería, trabajadores sociales y psicólogos) que atiende al paciente en un momento específico del proceso de la enfermedad. Los pacientes pueden recibir cuidados paliativos en el hospital, en una clínica ambulatoria, en una residencia de cuidados a largo plazo o en casa bajo la dirección de un médico.

¿Cuándo son necesarios los cuidados paliativos?

Es importante entender que no existe una dicotomía entre lo que es tratamiento paliativo y tratamiento curativo, sino que los dos tratamientos deben aplicarse de una manera conjunta (concomitante). No son excluyentes el uno del otro. Existe evidencia que la intervención paliativa precoz no solo mejora los síntomas físicos, sino también el impacto emocional, de forma que mejora el tratamiento curativo y las expectativas de supervivencia. No se trata de hacer un tratamiento curativo o paliativo, sino que tienen un peso específico en cada momento. En momentos más silenciosos de la enfermedad tiene más peso el tratamiento curativo y en momentos más avanzados, el tratamiento paliativo, pero no son excluyentes.

Cuando el tratamiento curativo ya no es el objetivo, la atención paliativa adquiere más protagonismo porque ayuda tanto a los pacientes como a su entorno en esta etapa a:

Prepararse para los cambios físicos al acercarse el final de la vida.A enfrentarse a los diferentes pensamientos y problemas emocionales.Proveer el apoyo a los familiares.

El proceso del final de vida es una experiencia vital, particular e individual para cada persona y es importante que el paciente y su familia nunca se sientan abandonados.

Fundación BBVA

Editor

www.culred.com

Te puede interesar