¿Y si Putin no calculó mal?

Actualidad 30 de marzo de 2022 Por Editor
Las interpretaciones hechas sobre lo que está ocurriendo tras la invasión a Ucrania coinciden en su mayoría. Sin embargo, la respuesta podría estar en la experiencia chechena de los 90 Por Bret Stephens

La opinión generalizada es que Vladimir Putin cometió un error de cálculo catastrófico.

Pensó que los ucranianos de habla rusa darían la bienvenida a sus tropas. No lo hicieron. Pensó que depondría rápidamente el gobierno de Volodymyr Zelensky. No lo ha hecho. Pensó que dividiría la OTAN. La ha unido. Pensó que había blindado su economía contra las sanciones. La ha destrozado. Pensó que los chinos le ayudarían. Están haciendo sus propias sus apuestas. Pensó que su ejército modernizado haría picadillo a las fuerzas ucranianas. Los ucranianos le están haciendo picadillo, al menos en algunos frentes. 

 


 
 
Los errores de cálculo de Putin plantean dudas sobre su juicio estratégico y su estado mental. ¿Quién, si es que hay alguien, le está asesorando? ¿Ha perdido el contacto con la realidad? ¿Está físicamente enfermo? ¿Mentalmente? Condoleezza Rice advierte: “No controla sus emociones. Algo va mal”. Los asedios rusos a Mariupol y Kharkiv -dos ciudades de gran densidad de población rusa que Putin dice estar “liberando” de la opresión ucraniana- se parecen a lo que los nazis hicieron a Varsovia, y a lo que el propio Putin hizo a Grozny.

Varios analistas han comparado a Putin con una rata acorralada, más peligrosa ahora que ya no controla los acontecimientos. Quieren darle una salida segura al aprieto que supuestamente ha creado para sí mismo. De ahí el desprecio casi universal vertido sobre Joe Biden por decir en Polonia: “Por Dios, este hombre no puede seguir en el poder”.

La sabiduría convencional es totalmente plausible. Tiene la ventaja de reivindicar la estrategia de Occidente de apoyar a Ucrania a la defensiva. Y tiende a la conclusión de que el mejor resultado es aquel en el que Putin encuentra alguna salida que le salve la cara: territorio ucraniano adicional, una promesa ucraniana de neutralidad, un levantamiento de algunas de las sanciones.

Pero, ¿y si la sabiduría convencional está equivocada? ¿Y si Occidente sólo está haciendo el juego a Putin una vez más?

La posibilidad se sugiere en una poderosa reminiscencia de Carlotta Gall, de The Times, de su experiencia cubriendo el asedio de Rusia a Grozny, durante la primera guerra chechena a mediados de la década de 1990. En las primeras fases de la guerra, combatientes chechenos motivados aniquilaron una brigada blindada rusa, dejando atónito a Moscú. Los rusos se reagruparon y arrasaron Grozny desde lejos, utilizando la artillería y la aviación.

Rusia está operando con el mismo libro de jugadas hoy en día. Cuando los analistas militares occidentales argumentan que Putin no puede ganar militarmente en Ucrania, lo que realmente quieren decir es que no puede ganar limpiamente. ¿Desde cuándo Putin juega limpio?

“Hay toda una etapa siguiente en el libro de jugadas de Putin, que es bien conocida por los chechenos”, escribe Gall. “A medida que las tropas rusas ganaban el control sobre el terreno en Chechenia, aplastaban cualquier otra disidencia con detenciones y campos de filtración y convirtiendo y potenciando a los protegidos y colaboradores locales”.

Supongamos por un momento que Putin nunca tuvo la intención de conquistar toda Ucrania: que, desde el principio, sus verdaderos objetivos eran las riquezas energéticas del este de Ucrania, que contienen las segundas mayores reservas conocidas de gas natural de Europa (después de las de Noruega).

Si combinamos esto con las anteriores tomas territoriales de Rusia en Crimea (que cuenta con enormes yacimientos energéticos en alta mar) y las provincias orientales de Luhansk y Donetsk (que contienen parte de un enorme yacimiento de gas de esquisto), así como la apuesta de Putin por controlar la mayor parte o la totalidad de la costa de Ucrania, queda clara la forma de las ambiciones de Putin. Está menos interesado en reunificar el mundo de habla rusa que en asegurar el dominio energético de Rusia.

“Bajo la apariencia de una invasión, Putin está ejecutando un enorme atraco”, dijo el experto canadiense en energía David Knight Legg. En cuanto a lo que queda de una Ucrania sin salida al mar, es probable que se convierta en un caso de bienestar para Occidente, que ayudará a pagar la cuenta para reasentar a los refugiados de Ucrania en nuevos hogares fuera del control ruso. Con el tiempo, una figura similar a la de Viktor Orban podría llegar a la presidencia de Ucrania, imitando el estilo político de hombre fuerte que Putin prefiere en sus vecinos.

Si este análisis es correcto, Putin no parece el perdedor mal calculado que sus críticos hacen aparecer.

También da sentido a su estrategia de atacar a los civiles. Más que una forma de compensar la incompetencia de las tropas rusas, la matanza masiva de civiles ejerce una inmensa presión sobre Zelensky para que acepte las mismas cosas que Putin ha exigido todo el tiempo: concesiones territoriales y neutralidad ucraniana. Occidente también buscará cualquier oportunidad para desescalar, especialmente mientras nos convencemos de que un Putin mentalmente inestable está preparado para usar armas nucleares.

Dentro de Rusia, la guerra ya ha servido a los propósitos políticos de Putin. Muchos miembros de la clase media profesional -la gente que más simpatiza con disidentes como Aleksei Navalny- se han autoexiliado. Los restos de la prensa libre han sido clausurados, probablemente para siempre. En la medida en que los militares rusos se han puesto en evidencia, es más probable que se produzca una purga bien dirigida desde arriba que una amplia revolución desde abajo. Las nuevas riquezas energéticas de Rusia podrían ayudarla a liberarse de las sanciones.

Este análisis alternativo de la actuación de Putin podría ser erróneo. Por otra parte, en la guerra, la política y la vida, siempre es más prudente tratar a tu adversario como un zorro astuto, no como un loco.

(C) The New York Times.-

Editor

www.culred.com

Te puede interesar