Alerta GPT-4: más de mil CEOs y académicos piden detener todas las pruebas de inteligencia artificial por seis meses

Una carta firmada por ejecutivos como Elon Musk y pioneros en la investigación en este tipo de tecnología advierte la necesidad de una pausa porque su desarrollo descontrolado es un “riesgo para la sociedad y la humanidad”

Actualidad 29/03/2023 Editor Editor

Un grupo integrado por académicos, expertos en inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés) y ejecutivos como Elon Musk están pidiendo una pausa de seis meses en el desarrollo de sistemas más potentes, que recientemente ha lanzado GPT-4 de OpenAI, en una carta abierta que cita riesgos potenciales para la sociedad y la humanidad.

elon-muskjpg

A comienzos de este mes, OpenAI, respaldado por Microsoft, presentó la cuarta versión de su programa IA GPT (Generative Pre-trained Transformer), que ha cautivado a los usuarios con su amplia gama de aplicaciones, desde involucrar a los usuarios en conversaciones similares a las que pueden llegar a tener los humanos, hasta componer canciones y resumir largos documentos.

La carta, emitida por el Future of Life Institute sin fines de lucro y firmada por más de 1.000 personas, incluido Musk, pidiendo una pausa en el desarrollo avanzado de la inteligencia artificial hasta que expertos independientes desarrollaran, implementaran y auditaran, protocolos de seguridad compartidos para tales diseños. “Los poderosos sistemas de inteligencia artificial deben desarrollarse solo una vez que estemos seguros de que sus efectos serán positivos y sus riesgos serán manejables”, decía la carta.

La carta detalla los potenciales riesgos para la sociedad y la civilización de la circulación de los sistemas de IA competitivos entra humanos en forma de interrupciones económicas y políticas, y pide a los desarrolladores que trabajaran con los legisladores en materia de gobernanza y autoridades reguladoras. Y los cosignatarios de la misma incluyeron a el CEO de Stability AI, Emad Mostaque, investigadores de DeepMind, propiedad de Alphabet, y los pesos pesados de AI Yoshua Bengio, a menudo denominado como uno de los “padrinos de AI”, y Stuart Eussel, un pionero de la investigación de campo.

Las preocupaciones surgen cuando la fuerza policial de la UE, Europol, se unió el lunes a un coro de preocupaciones éticas y legales sobre IA avanzada como ChatGPT, advirtiendo sobre el posible uso indebido del sistema en intentos de phishing, desinformación y ciberdelincuencia. Mientras tanto, el gobierno del Reino Unido dio a conocer propuestas para un marco regulatorio “adaptable” en torno a la inteligencia artificial.

El enfoque del gobierno, descrito en un documento de política publicado el miércoles, dividiría la responsabilidad de gobernar la inteligencia artificial (IA) entre sus reguladores de derechos humanos, salud y seguridad y competencia, en lugar de crear un nuevo organismo dedicado a la tecnología.

Por más de que Elon Musk cuya empresa fabricante de automóviles, Tesla, está utilizando la IA para un sistema de piloto automático, ha expresado sus preocupaciones sobre el desarrollo de IA.

El caso GPT

Desde su lanzamiento el año pasado, ChatGPT de OpenAI ha llevado a los rivales a acelerar el desarrollo de modelos de lenguaje grandes similares y a las empresas a integrar modelos de IA generativa en sus productos. La semana pasada, OpenAI anunció que se había asociado con alrededor de una docena de empresas para incorporar sus servicios en su chatbot , lo que permite a los usuarios de ChatGPT pedir comestibles a través de Instacart o reservar vuelos a través de Expedia.

Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI, no ha firmado la carta, dijo a Reuters un portavoz de Future of Life.

“La carta no es perfecta, pero el espíritu es correcto: debemos reducir la velocidad hasta que entendamos mejor las ramificaciones”, dijo Gary Marcus, profesor de la Universidad de Nueva York que firmó la carta. “Los grandes jugadores se están volviendo cada vez más reservados sobre lo que están haciendo, lo que dificulta que la sociedad se defienda de cualquier daño que pueda materializarse”.

Se todas maneras, los críticos acusaron a los firmantes de la carta de promover la “exageración de la IA”, ha argumentado que las afirmaciones sobre el potencial acutal de la tecnología habían sido muy exageradas.

“Este tipo de declaraciones están destinadas a generar entusiasmo. Están destinadas a preocupar a la gente”, Johanna Björklund, investigadora de IA y profesora asociada en la Universidad de Umeå. “No creo que haya necesidad de tirar del freno de mano”. En lugar de detener la investigación, dijo, los investigadores de IA deberían estar sujetos a mayores requisitos de transparencia. “Si realiza una investigación de IA, debe ser muy transparente sobre cómo lo hace”.

La carta completa:

Los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) con inteligencia humana-competitiva pueden plantear riesgos profundos para la sociedad y la humanidad, como lo demuestra una extensa investigación y es reconocido por los principales laboratorios de IA. Como se establece en los Principios de IA de Asilomar, ampliamente respaldados, la IA avanzada podría representar un cambio profundo en la historia de la vida en la Tierra, lo cual debe planificarse y administrarse con el cuidado y los recursos correspondientes. Desafortunadamente, este nivel de planificación y gestión no está ocurriendo, a pesar de que en los últimos meses los laboratorios de IA han entrado en una carrera fuera de control para desarrollar e implementar mentes digitales cada vez más poderosas que nadie, ni siquiera sus creadores, pueden entender, predecir o controlar de forma fiable.

Los sistemas de IA contemporáneos ahora se están volviendo competitivos para los humanos en tareas generales y debemos preguntarnos: ¿Deberíamos dejar que las máquinas inunden nuestros canales de información con propaganda y falsedad? ¿Deberíamos automatizar todos los trabajos, incluidos los que nos placen? ¿Deberíamos desarrollar mentes no humanas que eventualmente podrían superarnos en número, ser más inteligentes y reemplazarnos? ¿Deberíamos arriesgarnos a perder el control de nuestra civilización? Tales decisiones no deben delegarse en líderes tecnológicos no elegidos. Los sistemas potentes de IA deben desarrollarse solo una vez que estemos seguros de que sus efectos serán positivos y sus riesgos serán manejables. Esta confianza debe estar bien justificada y aumentar con la magnitud de los efectos potenciales de un sistema. La declaración reciente de la empresa OpenAI con respecto a la inteligencia artificial en general, establece que: “En algún momento, puede ser importante obtener una revisión independiente antes de comenzar a entrenar sistemas futuros, y los esfuerzos más avanzados para acordar limitar la tasa de crecimiento de la computación utilizada para crear nuevos modelos”. Estamos de acuerdo. Ese punto es ahora.

Por lo tanto, hacemos un llamado a todos los laboratorios de IA para que pausen de inmediato durante al menos 6 meses el entrenamiento de los sistemas de IA más potentes como GPT-4. Esta pausa debe ser pública y verificable, e incluir a todos los actores clave. Si tal pausa no se puede promulgar rápidamente, los gobiernos deberían intervenir e instituir una moratoria. 

Los laboratorios de IA y los expertos independientes deberían aprovechar esta pausa para desarrollar e implementar mancomunadamente un conjunto de protocolos de seguridad compartidos para el diseño y desarrollo avanzados de IA que son rigurosamente auditados y supervisados por expertos externos independientes. Estos protocolos deben garantizar que los sistemas que se adhieren a ellos sean seguros más allá de toda duda razonable. Esto no significa una pausa en el desarrollo de la IA en general, simplemente un paso atrás de la carrera peligrosa hacia modelos de caja negra impredecibles cada vez más grandes con capacidades emergentes.

La investigación y el desarrollo de IA deben reenfocarse en hacer que los sistemas potentes y de última generación de hoy en día sean más precisos, seguros, interpretables, transparentes, robustos, alineados, confiables y leales.

Paralelamente, los desarrolladores de IA deben trabajar con los legisladores para acelerar drásticamente el desarrollo de sistemas sólidos de gobierno de IA. Estos deben incluir como mínimo: autoridades reguladoras nuevas y capaces dedicadas a la IA; supervisión y seguimiento de sistemas de IA de alta capacidad y grandes conjuntos de capacidad computacional; sistemas de procedencia y marcas de agua para ayudar a distinguir las fugas reales de las sintéticas y rastrear modelos; un sólido ecosistema de auditoría y certificación; responsabilidad por daños causados por IA; financiación pública sólida para la investigación técnica de seguridad de la IA; e instituciones bien dotadas para hacer frente a las dramáticas perturbaciones económicas y políticas (especialmente en la democracia) que provocará la IA.

La humanidad puede disfrutar de un futuro floreciente con la IA. Habiendo tenido éxito en la creación de poderosos sistemas de IA, ahora podemos disfrutar de un “verano de IA” en el que cosechamos las recompensas, diseñamos estos sistemas para el claro beneficio de todos y le damos a la sociedad la oportunidad de adaptarse. La sociedad ha hecho una pausa en otras tecnologías con efectos potencialmente catastróficos en la sociedad. Podemos hacerlo aquí. Disfrutemos de un largo verano de IA, no nos apresuremos a caer sin estar preparados.

Reuters

Te puede interesar
Lo más visto
ec5bff70-c8fc-11ee-8c88-f52553799a97

“Mi cerebro funciona como una computadora que tiene el monitor apagado”: el médico que tiene afantasía, la condición que le impide a las personas soñar

Editor
19/02/2024

A primera vista esta trillada expresión popular parece una verdad incontrovertible, pues quién al posar su cabeza sobre la almohada o al cerrar los ojos en su puesto de trabajo o en el bus no ha terminado transportado, como por arte de magia, a una paradisíaca playa o se ha visto anotando un gol en el Mundial de Fútbol junto a su estrella más admirada.