Llegó el anticonceptivo masculino

Actualidad 06 de agosto de 2021 Por Editor
Los expertos de la Universidad de Nantong, ubicada en China, señalaron que su nuevo e innovador método demostró ser seguro, duradero y reversible. “Las nanopartículas no eran tóxicas para las células y fueron eliminadas gradualmente del cuerpo”, manifestaron.

Por décadas, han sido las mujeres quienes han debido utilizar anticonceptivos de larga duración. Esta realidad podría estar a punto de cambiar, ya que especialistas de la Universidad de Nantong, en China, desarrollaron un anticonceptivo masculino que demostró ser seguro, duradero y reversible.

El nuevo método utiliza inyecciones de nanopartículas e imanes para evitar que los hombres se reproduzcan. En su estudio publicado en la revista Nano Letters, los científicos detallaron que su anticonceptivo logró reducir probabilidad de que ratones engendren crías durante varios días.

Las altas temperaturas pueden disminuir el recuento de espermatozoides en los hombres. Partiendo de esta premisa, diversos investigadores han estudiado el uso de nanomateriales calentados inyectados directamente en los testículos como una forma de control de la natalidad.

Sin embargo, la inyección puede ser dolorosa, el calentamiento puede dañar la piel y la mayoría de los nanomateriales probados no son biodegradables. Ahora, los investigadores chinos lograron desarrollar un enfoque magnético-térmico seguro y eficaz que no requiere de inyecciones en los testículos.

¿En qué consiste el procedimiento?
Durante sus ensayos, los científicos liderados por Weihua Ding y Fei Sun inyectaron durante dos días nanopartículas en el torrente sanguíneo de ratones. Posteriormente, las nanopartículas fueron dirigidas hacia los testículos del animal utilizando imanes.

Finalmente, aplicaron un campo magnético alterno en el área durante 15 minutos, lo cual generó calor. “Las nanopartículas calentaron los testículos a una temperatura de 40 °C, logrando inhibir la espermatogénesis antes de la recuperación gradual”, señalaron en un comunicado.

Los roedores tratados no pudieron engendrar crías durante siete días y el encogimiento de los testículos se revirtió gradualmente después de 30 a 60 días. “Las nanopartículas no eran tóxicas para las células y fueron eliminadas gradualmente del cuerpo”, añadieron los especialistas.

Fuente: Futuro360

Editor

www.culred.com

Te puede interesar