La intrigante historia real de Keir Starmer, el próximo primer ministro del Reino Unido

Conocido por su carrera en derecho y su defensa de casos de derechos humanos, Starmer también ha dejado una huella significativa dentro del sistema de justicia británico

05/07/2024 Editor Editor

Fue un abogado de izquierdas que defendió a anarquistas veganos antes de procesar a terroristas en nombre de la corona británica.

 
Te puede interesar:Un cuadro robado del siglo XVI, hallado en una parada de autobús, se vendió por la cifra récord de 22 millones de dólares 

Fue editor de una revista de Trotsky en su juventud y, sin embargo, hizo las delicias de los capitalistas al poner la “creación de riqueza” en el centro de la plataforma del Partido Laborista este año.

 
Fue un antimonárquico que luego fue nombrado caballero como “Sir Keir” y ahora se reunirá con el rey una vez a la semana.

Todo ello conforma una historia compleja, desordenada y real. También es difícil anticipar qué tipo de primer ministro será Keir Starmer.

 Uno de sus biógrafos confesó que Starmer es “difícil de precisar”, y eso que tenía acceso total a su biografiado.

Starmer, de 61 años, ha utilizado esa ambigüedad en su beneficio. La gente ha podido proyectar en él lo que quería creer. Durante mucho tiempo se rumoreó incluso que él había inspirado la novela Mark Darcy.

Pero, ¿cuál es realmente el mandato de Starmer, aparte de su evidente eslogan de campaña “Cambio”? En una encuesta de Ipsos del mes pasado, la mitad de los encuestados dijeron que no sabían lo que representaba.

Starmer no concedió entrevistas a la prensa extranjera durante estas elecciones. Es típico de los líderes de partido. Pero sus colegas más cercanos lo califican de “hombre muy reservado”.

Tiene una esposa, Victoria, y dos hijos adolescentes, cuyos nombres nunca ha hecho públicos, y un gato, cuyo nombre estuvo dispuesto a revelar como Jojo. Ha expresado su preocupación por el impacto que un traslado a Downing Street tendrá en su familia.

No es un político de relumbrón. Como orador, no es Winston Churchill. Pero sus amigos dicen que puede ser despiadado, que podría ser lo que una Gran Bretaña a trompicones necesita.

“Es muy, muy motivado, bastante implacable”, dice Tom Baldwin, periodista y antiguo asesor de prensa laborista, que acaba de publicar una biografía de Starmer que ha tenido una buena acogida. “Tiene una visión exagerada de su capacidad para lograr cambios. No va a inspirar a la gente con grandes discursos. Lo que puede hacer es arreglar cosas”.

Las raíces obreras de Starmer
Starmer será el líder británico más obrero de la última generación, después de un Primer Ministro que, según algunos cálculos, era más rico que la realeza.

Durante la campaña, Starmer se presentó diciendo: “Mi madre era enfermera, mi padre era fabricante de herramientas”. Habló de su infancia con facturas impagadas y el teléfono cortado. La pasta “era un alimento extraño” en su casa, escribió su biógrafo Baldwin. La familia no viajaba al extranjero.

Starmer sacó buenas notas en los exámenes y consiguió entrar en un instituto de élite. Fue el primero de su estirpe en ir a la universidad: Leeds, y luego un año en Oxford.

Ha dicho que quiere ayudar a las familias jóvenes a conseguir su primera hipoteca, sabiendo que la modesta casa de estuco adosada de sus padres “lo era todo para mi familia: nos daba estabilidad, y creo que todas las familias se merecen lo mismo”.

Cita el trabajo de su madre como enfermera, y los cuidados que recibió por un síndrome inflamatorio debilitante, para inculcarle su reverencia por el Servicio Nacional de Salud británico. Su mujer también trabaja para el NHS, en el ámbito de la salud laboral, lo que, según Starmer, le ha permitido “comprender” las dificultades de un sistema con escasez de fondos y sobrecargado de trabajo.

Starmer dice que su padre se sentía “muy poco respetado” por trabajar en una fábrica, que estaba emocionalmente distante. Como padre que es, Starmer dice que intenta “reservar un tiempo realmente protegido para los niños”. Intenta dejar de trabajar los viernes a las 6 de la tarde. Aunque él mismo es ateo, ha dicho que a menudo hacen la cena del Shabat, en consonancia con la herencia judía de su esposa.

Starmer como abogado
Colegas que conocieron a Starmer antes de su entrada en política dicen que las pistas sobre cómo gobernará pueden encontrarse en su extenso capítulo de vida como abogado.

Dicen que nunca fue un “abogado del jurado” -el abogado cinematográfico que hace un apasionado alegato final-, sino un “abogado del juez”, que construía el caso con precedentes, leyes y hechos.

De hecho, cuando representaba a la oposición durante las preguntas semanales al Primer Ministro en la Cámara de los Comunes, el estilo de Starmer se describía a menudo como “forense”. Sus repreguntas conseguían desinflar incluso la ampulosidad de Boris Johnson.

Al principio de su carrera, Starmer se incorporó al bufete Doughty Street Chambers, conocido por encargarse de grandes y controvertidos casos de derechos humanos.

Luchó contra la pena de muerte en países de la Commonwealth, defendiendo, como decían los tabloides, a “asesinos de bebés y asesinos con hacha”. Formó parte de un equipo jurídico que consiguió que el Tribunal Constitucional de Uganda invalidara las sentencias de las 417 personas condenadas a muerte.

Starmer también trabajó gratuitamente para un par de anarquistas veganos que repartían panfletos acusando a McDonald’s de bajos salarios, crueldad con los animales y apoyo a la deforestación. El fabricante de hamburguesas los demandó por difamación, y el caso y sus numerosas apelaciones duraron una década, una de las luchas legales más largas de la historia británica. Terminó en una especie de empate.

El abogado londinense especializado en medios de comunicación Mark Stephens, que trabajó en casos con Starmer, dijo que éste “siempre miraba 10 millas más allá”, para ver cómo un caso aparentemente imposible de ganar podía ganarse en apelación ante el Tribunal Supremo o el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Starmer sorprendió -y disgustó- a algunos de sus colegas juristas cuando se convirtió en el fiscal superior del país.

Supervisó el primer procesamiento británico de terroristas de Al Qaeda. Presentó cargos contra políticos conservadores y laboristas envueltos en un explosivo escándalo de gastos, revelado por primera vez por la prensa.

A él y a sus fiscales se les acusó de parcialidad y mano dura en las detenciones y acusaciones contra las personas que se amotinaron en Londres tras la muerte a tiros de un hombre negro llamado Mark Duggan a manos de la policía en 2011.

Fue nombrado caballero en 2014, en reconocimiento a su labor en la Fiscalía de la Corona.

En la biografía de Baldwin, una antigua compañera de Starmer, Phillippa Kaufmann, dice que “la ley nunca iba a ser suficiente para él”.

Starmer como político
Starmer no entró en política electoral hasta los 52 años. Eso fue hace apenas nueve años, en un país donde muchos parlamentarios empezaron a tramar su ascenso al poder en la época universitaria.

Fue elegido para representar al distrito londinense de Holborn y St. Pancras en 2015 y ejerció de “ministro en la sombra” en la oposición, encargado del ingrato trabajo de negociar la tambaleante posición laborista sobre el Brexit. Starmer estaba en contra de abandonar la Unión Europea, pero muchos votantes laboristas de cuello azul estaban a favor.

El inescrutable compromiso del partido era que no estaba ni a favor ni en contra del Brexit, pero quería un segundo referéndum. Esta papilla -y Starmer también- probablemente contribuyó a la colosal derrota de los laboristas frente a los conservadores en 2019.

Pero después de esas elecciones, el líder laborista Jeremy Corbyn estaba fuera, y Starmer estaba dentro. Se propuso rehacer el Partido Laborista.

Los críticos que fueron superados por Starmer en peleas intrapartidarias lo llaman oportunista. Sus aliados le atribuyen la purga de miembros que habían contribuido a la sensación pública de que el Laborismo tenía “un problema de antisemitismo”. Starmer también se orientó hacia el centro para que el partido volviera a ser elegible.

“Lo que Keir ha hecho es sacar a toda la izquierda del Partido Laborista”, dijo a la BBC el empresario multimillonario John Caudwell, anteriormente un gran donante tory. “Ha presentado un brillante conjunto de valores y principios y formas de hacer crecer Gran Bretaña en total consonancia con mis puntos de vista como capitalista comercial”.

El Partido Laborista destacó su apoyo.

Starmer como primer ministro
Los partidarios de Starmer se atreven a confiar en que será un líder transformador -una especie de versión 2024 del primer ministro laborista Tony Blair, sin el lastre de la guerra de Irak- si no se deja doblegar por las profundas divisiones de su propio partido.

“Creo que ha demostrado que es bastante implacable a la hora de cambiar su partido”, afirma Tony Travers, experto en política de la London School of Economics. Pero, ¿se trasladará esa crueldad al Gobierno? “Tendremos que esperar y ver”, dijo Travers.

¿En qué cree Starmer? “Cree en el pragmatismo, en desarrollar políticas resolviendo problemas, no mediante grandes teorías. Y no llega a la mesa con presupuestos ideológicos”, dijo Josh Simons, que dirigió el think tank centrista Labour Together.

Starmer tiene sus detractores en el partido, por la misma razón.

“Creo que en realidad defiende muy poco”, dijo James Schneider, ex director de comunicación estratégica de los laboristas y aliado de Corbyn.

“Parece reflejar las ideas de la gente que le rodea”, dijo Schneider. “Se ha desplazado o ha sido desplazado cada vez más hacia la posición del establishment”, y su gobierno será un intento de restablecer la autoridad del establishment, no de desafiarla.

“Parece un mando intermedio que regaña a sus trabajadores, o un padrastro impopular que ha perdido el control de los niños”, dijo Schneider.

Los críticos de la izquierda sospechan que Starmer no será audaz, sino que se inclinará por una posición intermedia.

Gran parte de su atención se centrará en la política interior: intentar apuntalar la economía británica y abordar la sensación de los ciudadanos de que los costes cotidianos se han vuelto inasumibles. Quiere reducir los crecientes costes de la electricidad con una nueva empresa estatal de servicios públicos ecológicos. Quiere reducir el tiempo de espera en las consultas médicas y dentales.

La política exterior británica casi nunca cambia bajo un nuevo gobierno, y Travers dijo que la política exterior permanecería “sorprendentemente inalterada” por un cambio de gobierno de los conservadores a los laboristas.

Starmer ha dicho que Gran Bretaña seguirá siendo un miembro fuerte de la OTAN; apoyará a Ucrania en su guerra contra Rusia; y apoyará el derecho de Israel a defenderse de Hamás, al tiempo que pide un alto el fuego.

Aunque el Brexit se considera un fracaso, y no hay entusiasmo por otro referéndum, es probable que bajo el mandato de Starmer Gran Bretaña busque una relación más estrecha con la Unión Europea.

Los críticos han calificado a Starmer de aburrido. No lo es. Lo más interesante -para Gran Bretaña y para el mundo- es lo que haga ahora que él y su partido tienen el poder.

(c) 2024, The Washington Post

----------

Lo más visto