El acertijo matemático que resolvió Marilyn vos Savant, la mujer con el coeficiente intelectual más alto del mundo (y por qué su respuesta causó gran controversia)

Marilyn vos Savant fue llamada "la persona más inteligente del mundo" en la década de 1980.

General 24/04/2023 Editor Editor

Marilyn vos Savant es una columnista y autora estadounidense que ha sido reconocida por su alto coeficiente intelectual. En 1990, se hizo famosa por resolver un acertijo matemático conocido como el problema de Monty Hall en su columna de la revista Parade.

El problema de Monty Hall es un acertijo basado en un concurso de televisión en el que un concursante debe elegir una de tres puertas, tras una de ellas hay un premio y detrás de las otras dos hay una cabra. Una vez que el concursante elige una puerta, el presentador abre una de las otras dos puertas que no ha sido elegida y muestra que hay una cabra detrás de ella. El presentador entonces le ofrece al concursante la opción de cambiar su elección por la otra puerta cerrada que aún no ha sido abierta. La pregunta es si el concursante debería cambiar su elección o no.

Marilyn vos Savant demostró que lo mejor es cambiar de elección. En su respuesta, explicó que, si el concursante cambia su elección, tendrá una probabilidad del 2/3 de elegir la puerta que contiene el premio, mientras que si mantiene su elección original, solo tendrá una probabilidad del 1/3 de elegir la puerta correcta.

Aunque su respuesta fue muy controvertida y algunos matemáticos y expertos en estadística no estuvieron de acuerdo con ella, la explicación de vos Savant es matemáticamente correcta y ha sido respaldada por muchos expertos en el campo. El problema de Monty Hall se ha convertido en un clásico ejemplo de probabilidad y ha sido objeto de muchas discusiones y debates desde entonces.

Te puede interesar
Lo más visto
ec5bff70-c8fc-11ee-8c88-f52553799a97

“Mi cerebro funciona como una computadora que tiene el monitor apagado”: el médico que tiene afantasía, la condición que le impide a las personas soñar

Editor
19/02/2024

A primera vista esta trillada expresión popular parece una verdad incontrovertible, pues quién al posar su cabeza sobre la almohada o al cerrar los ojos en su puesto de trabajo o en el bus no ha terminado transportado, como por arte de magia, a una paradisíaca playa o se ha visto anotando un gol en el Mundial de Fútbol junto a su estrella más admirada.