OPINIÓN: Lo mejor es sentirse querido. Por Álvaro Sierra

General 15 de noviembre de 2021 Por Editor
La familia, el núcleo de toda sociedad, aquella institución maravillosa siempre y cuando lo de dentro sea maravilloso y terrible si el contenido es terrible.

¿Y por qué digo terrible? Pues, porque en la familia está compuesta por personas obviamente. Cuántas veces no hemos oído “lo mejor es la familia, pase lo que pase”.

No elegimos la familia en la que nacemos, como dijo alguien alguna vez “eso es suerte, suerte de la buena o mala”. En la familia también hay envidias, padres celosos y manipuladores; padres posesivos, manipuladores que se encargan de robarle años de vida a sus hijos o a veces una vida entera porque ya se encargaron de elegirle la vida. Recordemos que los manipuladores tienen o tuvieron familia, la familia de la persona manipuladora es muy unida, unida por la manipulación.  Que bien cuando en la familia todo va bien, hay amor, generosidad, empatía. Pero que mal cuando solo hay conductas desagradables, negativas, que mal cuando solo todo dentro es mal. La familia a veces es un paraíso (con conflictos obviamente, creo que el conflicto no es malo, malo es no saber resolverlo, eso si es malo), pero a veces es un infiero para algunas, eso sí, un infierno no bíblico, pero si un inframundo real y vivido en carne propia. La manipulación suele ser tan poderosa, tanto, que hay personas que no abren nunca los ojos y quedan enredadas en medio de los hilos manipuladores.

Crecemos oyendo y pensando que la familia es lo mejor porque es el lugar en el que nos sentimos queridos.

¡Falso! Lo mejor no es la familia, lo mejor es lo que me aporta la familia, amor, generosidad, apoyo emocional y afecto, eso es lo mejor. El amor no solo está en la familia, el amor a veces está fuera de ese círculo. Lo mejor nunca será la familia, siempre será lo que aporta. Lo mejor es sentirme querido.

Aceptar que la familia me manipula es doloroso, no es fácil entender; que difícil enterarse que tras el aparente amor y entrega hay egoísmo, narcisismo y manipulación disfrazada de amor. Las conductas manipuladoras son como la humedad, se filtran sin que te des cuenta. Las conductas manipuladoras se presentan encubiertas. Y llevan años abrir los ojos y reconocer que las personas que nos “aman y nos han protegido”, solo nos manipularon y se aprovecharon de la confianza que le dimos. Se colapsa un poco nuestra vida, se desestabiliza nuestra identidad, pasado, presente y futuro. Y para equilibrarnos tenemos que replantearnos lo que alguna vez creíamos que era y poner en duda aquello que aparentemente nos protegía y amaba. Detrás de la manipulación de esconden distintas motivaciones: 

·         Necesidad insaciable de controlar

·         Sentirse poderoso

·         Alcanzar metas a costa de lo que sea y sobre quien sea

Esas personas manipuladoras, tienen miedos e inseguridad. ¿Miedo? Si, miedo a la soledad, al abandono y a no ser querido. Todo esto para alcanzar sus objetivos.

Preguntas de mi psicóloga favorita. María Giménez: 

¿Cómo hay que ser para no alegrarte de que a tu hijo le quieran? ¿Cómo hay que ser para buscar las estrategias para convencer a tu hija de que esa persona no es suficientemente buena para ella? ¿Qué te crees para pensar que solo tú la vas a hacer feliz?

Tu miedo, tu inseguridad, egoísmo, tu dependencia de la persona que manipulas.

Conducta manipuladora:

·         El responsable, de esto varios. ¿Cierto? Responsable puede ser emocional o económicamente. “Tú das todo en esta casa, todo cae sobre ti, todo depende de ti, lo que pase… es tu culpa, todo bajo tu responsabilidad”. La culpa, Dios mío, la gran culpa que recae sobre estas personas porque se les hace creer y pensar que todo es su responsabilidad. Estas personas cargan con las obligaciones de toda la familia (pobre persona y tristemente algunas no abren los ojos y quedan manipuladas toda la vida).

·         Victimismo, esta una de las mas usadas, el arma para controlar, con el victimismo se chantajea a la verdadera víctima de la manipulación.

·         La oveja negra, el chico o chica mas mala de la familia, la que traga con todas las culpas de la familia.

¿Por qué es tan difícil reconocer la manipulación?

1: Creer que el amor solo está en la familia. Que “nadie te va a querer como en la familia”. Que amor solo hay en la familia, afuera todo es falso. “Solo familia”.

2: Creer que “pase lo que pase el vinculo familiar es para siempre”.

Falso, también existen los limites de sangre: los límites de la persona.

Lo mejor no es la familia, lo mejor es sentirte querido por ella, lo mejor es sentirme querido por quien de verdad me quiere. Lo mejor es lo que me aporta la familia y eso, a veces está fuera o dentro de ella.

Cuesta mucho salir de ahí, pero se puede salir, créeme, se puede salir. Se necesita terapia para asimilar tanto dolor y poder seguir; pero no te preocupes, se puede salir. La mejor manera de salir del hoyo es saliendo del hoyo. Así de simple.

Por Álvaro Sierra. CC: 1006888395 Psicólogo en formación.

EL PRESENTE ES UN ARTÍCULO DE OPINIÓN Y NO REPRESENTA, NECESARIAMENTE, LA DEL EDITOR

Editor

www.culred.com

Te puede interesar