Suspenden a un maestro por afirmar que el sexo es biológico. El Washington post publicó su carta abierta y genera gran repercusión

Actualidad 11 de junio de 2021 Por Editor
Tanner Cross es maestra de educación física en la Escuela Primaria Leesburg en Leesburg.

Tanner es maestro de una escuela elemental en Virginia y, recientemente, fué suspendido de la misma tras afirmar que el sexo es biológico y negarse a usar pronombres preferidos de estudiantes con disforia de género.

Durante una reunión con la junta educativa, Tanner Cross afirmó su posición y dijo: "Amo a todos mis estudiantes, pero nunca les mentiré sin importar las consecuencias". 

Su carta abierta publicada por el medio Washington Post dice lo siguiente:

Estaba teniendo una gran semana en el trabajo hace unas semanas. Mis estudiantes y yo pasamos ese miércoles jugando un juego de T-ball. No hay nada como la alegría en los ojos de un niño cuando el bate se conecta con la pelota por primera vez.


 
Al día siguiente, mi empleador en las Escuelas Públicas del Condado de Loudoun me entregó una carta en la que anunciaba que me iban a poner en licencia administrativa y que me investigaban por comportamiento "perturbador".

He sido educador durante 15 años y he sido instructor de educación física en el distrito escolar del condado de Loudoun durante siete años. Me preocupo profundamente por mis estudiantes y quiero lo mejor para ellos. Quiero ayudarlos a prosperar como seres humanos, no solo como estudiantes.

Al igual que con otros maestros en el distrito, me preocupé cuando la junta escolar propuso una nueva política que requeriría que los maestros usaran los pronombres preferidos de un estudiante sin importar si corresponden al sexo biológico del estudiante (o cualquier otra cosa, para el caso). Creo que esta política perjudica a los maestros al obligarlos a afirmar cosas a sus estudiantes y sobre sus estudiantes que no creen que sean ciertas.
 
También creo que esta política podría dañar a mis estudiantes. Algunas personas que se identificaron como transgénero cuando eran niños y finalmente hicieron la transición lamentan esa decisión y sienten que los adultos que las aconsejaron las desviaron. Creo que la política propuesta por el distrito hará lo mismo para algunos niños en el condado de Loudoun. Esto es lo último que quiero para mis alumnos.
Dos días antes de que el distrito me suspendiera, fui una de las muchas personas que expresaron mis preocupaciones sobre estas políticas en una reunión de la junta escolar. Los miembros de la comunidad recibieron una invitación abierta para expresar sus opiniones y yo hablé a título personal. Cuando hablé, estaba pensando en mis valores, mi experiencia, mis alumnos, sus padres y mis compañeros profesores.

En lugar de escucharme, mi empleador etiquetó mis puntos de vista como "disruptivos".
No hay ningún error sobre lo que está pasando; el distrito escolar está haciendo de mí un ejemplo frente a todos los demás maestros que no están de acuerdo con estas políticas. No soy el único profesor que quiere ser honesto con mis alumnos, incluso cuando es incómodo. A algunos de nosotros nos preocupa que las políticas propuestas perjudiquen a los estudiantes y nos obliguen a afirmar lo que creemos que no es cierto. Pero soy el primero en hablar públicamente al respecto. El distrito escolar amenaza a otros maestros para que guarden silencio.
 


No son solo mis compañeros profesores los que me preocupan; También temo por mis alumnos y la lección no intencionada que aprenderán sobre la naturaleza misma de la libertad en nuestro país a partir de las acciones de su escuela. Las escuelas en los Estados Unidos deberían alentar a los estudiantes a ejercitar y disfrutar de sus derechos de la Primera Enmienda, pero cuando escuchan rumores de que un maestro no regresa a la escuela porque expresó una opinión públicamente, termina enfriando su capacidad para hablar. , también. Aprenden que si a algunas personas no les gusta tu discurso, está bien que el gobierno te castigue, cuando nuestras escuelas deberían enseñarles exactamente lo contrario.
 
Mis abogados de Alliance Defending Freedom escribieron una carta a la escuela identificando su flagrante violación constitucional al suspenderme por hablar en un evento público. En lugar de reincorporarme y borrar la carta disciplinaria de mi expediente, la escuela se duplicó. Así que llevé a LCPS a la corte , y esa corte le dijo al distrito escolar el 9 de junio que me restituyera a medida que mi caso avanzara.
LCPS no puede castigarme por hablar en contra de una política que me obligaría a violar mi conciencia incluso antes de que esa política haya sido adoptada.
 
Soy maestro, pero también esposo, miembro de mi comunidad y ciudadano. Como todos los demás, tengo puntos de vista y opiniones que quiero compartir y defender. Abogar por causas en las que creo en mi tiempo personal no debería costarme mi trabajo. Las escuelas públicas no deberían castigar a maestros como yo por compartir sus creencias.

Todo estadounidense tiene derecho a hablar con sus funcionarios electos sobre las políticas que esos funcionarios están considerando. Y no pierdo ese derecho solo porque sea un empleado público. Los maestros están protegidos por la Constitución, al igual que todos los demás en Estados Unidos.
Abogué por mis estudiantes y mis compañeros profesores frente a la junta escolar ese martes por la noche, y ahora los estoy defendiendo al tomar una posición.

Traducido por Cultura en Red. Artículo original de The Washington Post

Editor

www.culred.com

Te puede interesar