Compraron un viejo bus por 3.500 dólares y transformaron en una vivienda de lujo

Curiosidades 02 de mayo de 2021 Por Editor
La nueva vivienda tiene desde bañadera a chimenea.

Luke Walker y Charlie MacVicar son una pareja de Inglaterra. El tiene 27 años, mientras que ella tiene uno menos, 26. Ambos, en definitiva, tenían un sueño compartido: irse a vivir juntos. Eso sí: ninguno de los dos tenía idea de la aventura en la que se estaban por embarcar. 

Sucede que cansados de los altos precios de los alquileres, decidieron hacer algo diferente. Dado que el padre de MacVicar poseía un terreno en Essex (al noreste de Londres), la pareja pensó en comprar una casa rodante y mudarse allí.

El portal estadounidense Insider lo retrató: la búsqueda inicial, que comenzó alrededor de 2017, no fue nada sencilla. Los novios vieron varios vehículos y hasta analizaron comprar un container para refaccionar, pero nada los convencía. Hasta que encontraron algo que los terminó ilusionando.

Se trataba de un colectivo londinense de dos pisos, marca Volvo. Y no dudaron: lo compraron por casi 3.500 dólares.  Allí, claro, comenzó el nuevo desafío, el de transformarlo en su nuevo hogar.

Como toda renovación, hubo que hacer una gran inversión. En total, destinaron 20.600 dólares para darse todos los lujos. Y el resultado está a la vista: dentro del colectivo de dos pisos hay desde una bañadera hasta una chimenea. 

Increíblemente, ninguno de los dos tenía experiencia alguna en diseño o construcción, pero lograron algo sorprendente. "Definitivamente fue un shock para el sistema. En un principio nos sentíamos realmente abrumados, era la primera vez que agarraba un destornillador", recordó MacVicar.

Hubo, por supuesto, ayuda de profesionales para algunos aspectos de la construcción, de manera tal de poder aprovechar al máximo el espacio del colectivo (tiene cuatro metros y medio de alto, casi 10 de largo, 2,5 de ancho y 51 metros cuadrados de espacio total).

¿Cómo es por dentro, entonces? En el piso de abajo hay una cocina competa con horno, microondas, heladera, lavadora y una mesa para tres personas. Además, allí está el living, que cuenta con una chimenea a leña y un pequeño escritorio, según Insider.

La parte de arriba no deja de ser sorprendente. Junto con una cama matrimonial (con sus respectivas mesas de luz y una televisión) hay una bañadera antigua y un amplio vestidor para guardar la ropa y cambiarse. Allí no hay cortinas por decisión propia: quieren aprovechar y disfrutar de la luz solar.

Mira todas las fotos aquí

Fuente: Clarín

Editor

www.culred.com

Te puede interesar