Las tres armas contra Putin que China debería tener muy en cuenta

Mundo 07 de marzo de 2022 Por Editor
El prestigioso columnista del diario The New York Times analizó cómo debería actuar Beijing teniendo en cuenta el actual contexto y sus propios planes para el futuro

Cada día que pasa, la guerra en Ucrania se convierte en una tragedia mayor para el pueblo ucraniano, pero también en una mayor amenaza para el futuro de Europa y del mundo en general. Sólo hay un país que podría tener el poder de detenerla ahora, y no es Estados Unidos. Es China.

Si China anunciara que, en lugar de permanecer neutral, se uniera al boicot económico a Rusia -o incluso simplemente condenara enérgicamente su invasión no provocada de Ucrania y exigiera que se retirara- podría sacudir a Vladimir Putin lo suficiente como para detener esta viciosa guerra. Como mínimo, le daría un respiro, porque ahora no tiene ningún otro aliado significativo aparte de la India en el mundo.

¿Por qué el presidente chino Xi Jinping adoptaría esta postura, que aparentemente socavaría su sueño de apoderarse de Taiwán del mismo modo que Putin está intentando apoderarse de Ucrania? La respuesta corta es que las últimas ocho décadas de relativa paz entre las grandes potencias condujeron a un mundo rápidamente globalizado que ha sido la clave del rápido ascenso económico de China y de la salida de la pobreza de unos 800 millones de chinos desde 1980. La paz ha sido muy buena para China. Su crecimiento continuado depende de la capacidad de China para exportar a ese mundo de mercados libres en constante integración y modernización y para aprender de él.

Todo el pacto fáustico entre el Partido Comunista Chino y la ciudadanía china -el PCC consigue gobernar mientras que el pueblo consigue estar cada vez mejor económicamente- depende en gran medida de la estabilidad de la economía y el sistema comercial mundiales.

A los estrategas chinos atrapados en el viejo pensamiento -que cualquier guerra que debilite a los dos principales rivales de la China moderna, Estados Unidos y Rusia, tiene que ser algo bueno- les diría lo siguiente: toda guerra trae consigo innovaciones (nuevas formas de luchar, ganar y sobrevivir), y la guerra de Ucrania no es una excepción.

Ya hemos visto tres “armas” desplegadas de maneras que nunca habíamos visto antes o que no habíamos visto en mucho tiempo, y China haría bien en estudiarlas todas. Porque si China no ayuda a detener a Rusia ahora, estas armas acabarán por doblegar a Putin -lo que significa que podrían usarse contra China algún día, si se apodera de Taiwán- o dañarán tanto a Rusia que los efectos económicos se irradiarán a todas partes. Estas armas podrían incluso incitar a Putin a hacer lo impensable con sus armas nucleares, lo que podría desestabilizar e incluso destruir los cimientos globales en los que se apoya el futuro de China.

La novedad más importante de esta guerra es el uso del equivalente económico de una bomba nuclear, desplegado simultáneamente por una superpotencia y por personas superpoderosas. Estados Unidos, junto con la Unión Europea y Gran Bretaña, ha impuesto sanciones a Rusia que están paralizando su economía, amenazando críticamente a las empresas y destrozando los ahorros de millones de rusos a una velocidad y un alcance sin precedentes que hacen pensar en una explosión nuclear.

Putin ya se ha dado cuenta, y lo dijo explícitamente el sábado: las sanciones lideradas por Estados Unidos y la UE son “similares a una declaración de guerra”. (Vladimir, aún no has sentido ni la mitad).

En segundo lugar, dado que el mundo está ahora tan conectado, los individuos, las empresas y los grupos de activistas sociales superpoderosos pueden acumular sus propias sanciones y boicots, sin ninguna orden gubernamental, amplificando el aislamiento y el estrangulamiento económico de Rusia más allá de lo que los Estados-nación pueden hacer. Estos nuevos actores -una especie de movimiento global ad hoc de resistencia-solidaridad a favor de Ucrania- están anulando colectivamente a Putin y a Rusia. Rara vez, o nunca, un país tan grande y poderoso ha sido cancelado políticamente y paralizado económicamente tan rápido.

La tercera arma es a la vez nueva y vieja, y es una arma espiritual y emocional: Occidente ha redescubierto su voz. Ante el crudo y primitivo ataque de Rusia contra una democracia defectuosa pero aspirante como Ucrania, el mundo libre se ha despertado. Estados Unidos y las sociedades liberales en general a menudo pueden parecer y actuar como tontos y divididos, hasta que no lo son. Que se lo pregunten a Adolf Hitler.

Estas tres armas deberían ser suficientes para llamar la atención de China. Así que veamos más de cerca cómo funcionan en la práctica.

El gobierno de Biden, en un esfuerzo por disuadir a Putin, reunió un poderoso paquete de profundas y amplias sanciones económicas y advirtió al líder ruso que si invadía Ucrania, estaría apostando toda su granja: la viabilidad económica de su país y su régimen. Trágicamente, Putin apostó la granja, y los resultados han sido rápidos y despiadados.

El mercado de valores ruso basado en el rublo ha estado cerrado desde que las principales instituciones financieras de Rusia fueron sometidas a sanciones o expulsadas del sistema de la Sociedad para la Telecomunicación Financiera Interbancaria Mundial (SWIFT), informó Barron’s, pero “las cotizaciones secundarias en dólares de las empresas rusas en Londres siguen cotizando. La destrucción del valor de mercado es asombrosa”. Añadía que las acciones de Sberbank, el mayor banco de Rusia, “se han desplomado más del 99% desde mediados de febrero, cuando sus acciones cotizaban a unos 14 dólares”. El miércoles pasado, en la negociación en Londres, Barron’s señaló que “las acciones tocaron fondo a 1 centavo”.

El jueves, las agencias de calificación Fitch y Moody’s “rebajaron la calificación de Rusia en seis escalones a la categoría de ‘basura’, diciendo que las sanciones occidentales ponían en duda su capacidad de servicio de la deuda y debilitarían la economía”, informó Reuters.

Desde que Putin se enfrentó a las sanciones en 2014 por la anexión de Crimea y el fomento de la rebelión en el este de Ucrania, ha estado acumulando reservas de divisas y oro -unos 630.000 millones de dólares- para tratar de aislar a Rusia de más sanciones globales, dando a su banco central toda la munición que necesitaba para proteger el valor del rublo. O eso pensaba.

“Resulta que la estrategia de reservas extranjeras de Rusia tenía un fallo importante: cerca de la mitad del dinero estaba guardado en bancos extranjeros, y ahora Rusia no puede acceder a él” debido a las sanciones, señaló Fortune. Así que los ahorros en rublos de muchos rusos están siendo devastados.

Bloomberg citó a Marina Gretskaya, una rusa de 32 años que vive en Londres y que se trasladó el año pasado para trabajar en el sector de la comunicación. Tenía una cuenta de ahorro en rublos en un banco ruso online, Tinkoff. Hace dos semanas, sus activos allí valían 7.400 dólares. El lunes, el rublo se desplomó más de un 30% frente al dólar. Eso evaporó más de 2.000 dólares de sus ahorros. “Es el salario de un mes”, dijo. Es casi seguro que lo mismo le ocurre a decenas de millones de rusos, y esto acaba de empezar.

Ah, y por cierto, en este mundo conectado, adivinen quién es el dueño de una parte importante de la flota de aviones comerciales de Rusia.

No es Rusia.

Aproximadamente dos tercios de los aviones comerciales rusos son de Boeing (334 aviones) o de Airbus (304), según informa Reuters. Una parte importante de ellos es propiedad de empresas de leasing irlandesas. AerCap, con sede en Dublín, la mayor empresa de arrendamiento de aviones del mundo, posee “152 aviones en Rusia y Ucrania valorados en casi 2.400 millones de dólares”, informó The Irish Times. Además, las empresas SMBC Aviation Capital y Avolon, con sede en Dublín, son propietarias de 48 aeronaves alquiladas a compañías aéreas rusas.

Las sanciones de la UE obligan a estas empresas a recuperar todos los aviones alquilados a las aerolíneas rusas antes de finales de marzo. Además, Boeing y Airbus han anunciado que ya no prestarán servicio ni suministrarán piezas de recambio para ninguno de esos aviones. El sábado, la aerolínea estatal rusa, Aeroflot, dijo que suspendería todos los vuelos internacionales debido a “circunstancias adicionales que impiden la realización de vuelos”. Seguramente le seguirán los vuelos nacionales.

Rusia abarca 11 husos horarios. Si esto persiste, el control del gobierno central ruso sobre la masa terrestre rusa podría empezar a aflojarse. En el Lejano Oriente ruso hay muchas ciudades más cerca de Beijing que de Moscú. Sólo digo...

Ahora añada las sanciones, los boicots y los puntos de presión procedentes de los actores no estatales superpotentes. Mi favorito es Jack Sweeney, un estudiante de 19 años de la Universidad de Florida Central que creó una cuenta de Twitter - @RUOligarchJets, o Jets del Oligarca Ruso - que rastrea los jets privados de los multimillonarios rusos cercanos a Putin. “Aunque este joven de 19 años no es el único que ofrece este tipo de servicios”, señaló Bloomberg, lo que hace que su cuenta sea diferente es su “fácil accesibilidad y la tentadora ventana” que ofrece a la vida de los compinches de Putin.

La cuenta consiguió 53.000 seguidores en sólo unos días, y ahora tiene casi 400.000; un solo individuo, Sweeney está haciendo más difícil para los amigos de Putin ocultar su riqueza a menudo mal habida.

Es la globalización de la indignación moral: pasa de ver un breve vídeo en línea que muestra a soldados rusos disparando contra una instalación de energía nuclear ucraniana a que un empleado publique ese vídeo en su página de Facebook a que un grupo de empleados envíe un correo electrónico a sus jefes o entre en Slack, no para pedir a sus directores generales que hagan algo, sino para decirles que tienen que hacer algo o perderán trabajadores y clientes.

Esto ocurre en empresas de todo el mundo. Poco después de que Putin invadiera Ucrania, BP, por su cuenta, dijo que abandonaba sus operaciones en Rusia después de trabajar con una empresa petrolera allí durante aproximadamente 30 años. Que Rusia pierda el talento de ingeniería petrolera de BP es un golpe enorme.

La cancelación de Rusia y de los rusos se está produciendo en todas las direcciones -desde las bailarinas hasta los equipos de fútbol, pasando por las empresas y las orquestas- y está siendo impulsada cada vez más por individuos y pequeños grupos con mucho poder. Y cuando el monstruo de la cancelación se pone en marcha a nivel mundial, actúa sin piedad. Como informó The Times la semana pasada, “un día después de que los organizadores de los Juegos Paralímpicos de Invierno anunciaran que permitirían a los atletas rusos y bielorrusos participar en la competición, la junta directiva dio un sorprendente giro y prohibió a los atletas de ambos países en la víspera de la ceremonia de apertura”.

Sin embargo, estas innovaciones entrañan dos grandes peligros. Si la bomba nuclear económica que Estados Unidos y sus aliados acaban de detonar en Rusia aplasta su economía tan rápida y profundamente como sospecho que lo hará, existe el peligro, aunque sea remoto, de que Putin llegue a extremos mayores, incluso impensables, como lanzar un arma nuclear real.

El segundo peligro -y China, en particular, debería tenerlo en cuenta- es que mientras los Estados-nación pueden optar por levantar sus sanciones en algún momento por razones de realpolitik, los actores no estatales pueden no hacerlo. Se trata de organizaciones muy descentralizadas.

Cuando Anonymous, el consorcio mundial de hackers, anunció que intentaba derribar los sitios web rusos, no lo hizo por orden del gobierno; simplemente actuó por su cuenta. ¿A quién llama Rusia para que Anonymous acepte un alto el fuego?

Putin era un ignorante total del mundo en el que vivía, y por eso apostó la granja en el casino del siglo XXI de la globalización, donde, al final, la casa siempre gana - o no queda casa.

Hay indicios de que China reconoce algunas de estas nuevas realidades: que ningún país es demasiado grande para ser anulado en el mundo conectado. Pero su instinto inicial parece ser tratar de aislarse de esa realidad, en lugar de dar un paso adelante para ayudar a revertir la agresión de Putin. A lo que yo digo: Buena suerte con eso. China no puede estar conectada y desconectada al mismo tiempo.

Así que espero no sólo que los líderes de China no apuesten por una rápida toma de Taiwán. Espero que Beijing se una, en cambio, a Occidente y a gran parte del resto del mundo para oponerse a Putin. China se convertiría en un verdadero líder mundial si lo hiciera. Si, en cambio, opta por unirse a los forajidos, el mundo será menos estable y menos próspero hasta donde alcanza la vista, especialmente China.

¿Qué será, Xi?

(C) The New York Times.-

Editor

www.culred.com

Te puede interesar