Descubren una crucifixión romana en terreno británico que sería la mejor conservada del mundo

Mundo 17 de diciembre de 2021 Por Editor
Se trata del esqueleto de un hombre que vivió hace 1.900 años. Tenía un clavo de hierro de cinco centímetros en el talón. Qué implica el hallazgo para los arqueólogos

Un equipo de investigadores del Reino Unido cree haber localizado lo que puede ser el ejemplo mejor conservado de una crucifixión de la era romana en cualquier parte del mundo. El hallazgo se produjo en el sitio de una antigua planta embotelladora de leche en el pueblo de Fenstanton.

El esqueleto fue desenterrado durante la excavación de 2017 de cinco pequeños cementerios romanos que contenían los restos de 40 adultos y cinco niños. Las tumbas son principalmente del siglo IV d.C. y su contenido ha sido terminado de analizar recientemente por completo.

La mayoría de los restos presentaban signos de mala salud, como enfermedades dentales, malaria y lesiones físicas como fracturas. Un esqueleto masculino, tendido en su tumba como los demás, fue encontrado con un clavo de hierro de 5 cm clavado horizontalmente a través del hueso del talón derecho (calcáneo).

El análisis dental sugiere que el hombre, llamado Esqueleto 4926 por los arqueólogos, tenía entre 25 y 35 años, y alrededor de 1,70 m de altura (el promedio de la época). Las técnicas de datación por radiocarbono indican que murió entre los años 130 y el 360 después de Cristo.

El esqueleto 4926 fue enterrado rodeado por doce clavos de hierro y junto a una estructura de madera que se cree que es un “féretro”, o tabla de madera, en la que su cuerpo pudo haber sido depositado una vez retirado de la cruz.

Sus restos mostraban signos de trauma antes de la muerte. El equipo encontró evidencia de infección o inflamación en sus piernas, incluido el adelgazamiento de las espinillas: indicativo de haber sido atado o encadenado. Tenía un clavo que penetraba en el talón, que se descubrió en el laboratorio cuando se lavaron los huesos. Se encontró una hendidura más pequeña junto al agujero principal, lo que sugiere que un intento inicial de clavarlo en la cruz falló.


El esqueleto fue encontrado en 2017 durante una excavación/ Adam Williams/Albion Archaeology.

Aunque la crucifixión era común en el mundo romano, la evidencia osteológica de la práctica es extremadamente rara, según la osteoarqueóloga de la Universidad de Cambridge, Corinne Duhig, ya que no siempre se usaban clavos (la víctima normalmente estaba atada a un travesaño) y los cuerpos normalmente no recibían entierros formales.

Cuando se usaban clavos, era una práctica común quitarlos después de la crucifixión para reutilizarlos, desecharlos o reutilizarlos como amuletos. “La afortunada combinación de buena conservación y la uña que quedó en el hueso me ha permitido examinar este ejemplo casi único cuando se han perdido tantos miles”, afirmó Duhig, directora de estudios de arqueología en dos universidades de Cambridge: Wolfson y Lucy Cavendish.

“Esto demuestra que los habitantes de este pequeño asentamiento en el borde del imperio no pudieron evitar el castigo más bárbaro de Roma”, continuó Duhig, quien también es profesora en el Instituto de Educación Continua de Cambridge.

La excavación fue dirigida por David Ingham de Albion Archaeology. Los primeros detalles de los hallazgos se acaban de publicar en la revista British Archaeology. El consejo del condado de Cambridgeshire dice que actualmente están trabajando para organizar una muestra de museo para exhibir los restos.

“Las prácticas funerarias son muchas y variadas en el período romano y ocasionalmente se ven evidencias de mutilación ante mortem o post mortem, pero nunca crucifixión”, informó Kasia Gdaniec del Equipo de Medioambiente Histórico del Concejo.

Se descubrieron varios artefactos romanos junto con los restos humanos. Los hallazgos incluyeron broches esmaltados, gran cantidad de monedas, cerámica decorada y cantidades significativas de huesos de animales que muestran métodos de carnicería especializados. Estos, junto con un gran edificio y un patio formal y superficies de carreteras, indicaban la presencia de un asentamiento romano organizado con evidentes signos de comercio y riqueza.

Los arqueólogos dicen que el asentamiento podría haberse mantenido como un lugar de parada formal a lo largo del camino para dar servicio a los viajeros alrededor del cual creció el pueblo, y hay alguna evidencia que sugiere que se desarrolló en una encrucijada.

El esqueleto tiene un clavo atravesado en el pie, quizá la prueba arqueológica mejor conservada de la crucifixión tal y como se realizaba en el Imperio Romano/Adam Williams, courtesy of Albion Archaeology.
La ciudadanía se extendió a todas las personas libres en el imperio en el año 212 d.C., y la crucifixión fue prohibida para los ciudadanos después del edicto de Constantino del 337 d.C. Sin embargo, los esclavos aún podían ser crucificados y también se hicieron excepciones para ciertos delitos como la traición.

La doctora Duhig y sus colegas señalan que, si bien la evidencia osteológica de los grilletes, aunque no concluyente, puede sugerir que el hombre crucificado era un esclavo, o había sido encarcelado antes de su muerte, y que se le dio un entierro estándar dentro de uno de los cementerios de la comunidad. Los arqueólogos dicen que puede ser simplemente el caso de que la crucifixión persistiera como castigo en esta “tierra salvaje al borde del imperio”.

Infobae

Editor

www.culred.com

Te puede interesar