La aclamada escritora estadounidense Alice Sebold ofreció este martes disculpas al afroamericano Anthony Broadwater, quien fue absuelto la semana pasada de un caso de violación

Actualidad 01 de diciembre de 2021 Por Editor

La aclamada escritora estadounidense Alice Sebold ofreció este martes disculpas al afroamericano Anthony Broadwater, quien fue absuelto la semana pasada de un caso de violación ocurrido hace cuatro décadas y por el cual pasó 16 años en la cárcel.

Screenshot_20211201-172734_Instagram

"Lamento más que nada que la vida que pudo haber llevado le fuera injustamente arrebatada, y sé que ninguna disculpa puede cambiar lo que le sucedió y nunca lo hará. De las muchas cosas que le deseo, más que nada espero que usted y su #familia tengan el tiempo y la privacidad para sanar", escribió Sebold en un blog personal.

En 1981, Sebold cursaba el primer año en la Universidad de Siracusa cuando fue violada y golpeada en un parque. Meses después vio en la calle a un hombre que parecía ser su agresor y lo denunció ante la Policía sin saber quién era.

Tras no poder localizar al sospechoso de inmediato, los agentes sugirieron que era Broadwater. Sin embargo, después de la detención, Sebold no logró identificar a su supuesto agresor en el estrado y señaló a otro hombre. Más tarde, en el proceso judicial, la víctima declaró que se había equivocado y que su violador no era la persona que había indicado, sino Broadwater, agregando que los dos le parecían gemelos.

Tras cumplir con la pena completa, en 1999 el convicto fue puesto en libertad y decidió demostrar su inocencia y limpiar su nombre porque se mantenía en el registro de agresores sexuales de Nueva York, lo que le obstaculizó encontrar empleo y llevar una vida social normal. Ese mismo año, Sebold publicó 'Lucky' ('Afortunada', en español), el libro de memorias sobre el abuso que sufrió, el cual impulsó su carrera literaria.

Finalmente, Anthony fue eximido de los cargos el 22 de noviembre tras determinarse que había sido juzgado y condenado con base en dos pruebas que no podían servir de evidencia: la identificación errónea inicial del sospechoso por parte de Sebold y un defectuoso análisis microscópico de un cabello. Fuente: rt

Editor

www.culred.com

Te puede interesar