Tenía 18, pero murió con un cuerpo de 144. La historia de Ashanti Smith

Curiosidades 31 de agosto de 2021 Por Editor
La joven padecía progeria, una enfermedad extremadamente rara.

Ashanti Smith murió a los 18 años después de que la enfermedad de "Benjamin Button" que la aquejaba la dejara con el cuerpo de una persona de 144 años.

La joven británica murió el pasado 17 de julio tras vivir con el Síndrome de Progeria de Hutchinson-Gilford, una rara enfermedad genética de envejecimiento prematuro que la vio cumplir ocho años por cada año de su vida.

En conversación con The Mirror su madre, Phoebe Louise Smith, rindió tributo a su hija "brillante y de fuerte voluntad", a quien su enfermedad no le impidió afectar su "fuerte y hermoso" espíritu.

Phoebe cuenta que el día en que Ashanti falleció la joven se encontraba "absolutamente bien". Ese día había ido a comer a un restaurante de comida rápida y paseó por un parque, pero de pronto se sintió mal. "Ella luchó, pero dijo: 'Mamá, te amo.

Tienes que dejarme ir'", recuerda la mujer sobre las últimas palabras de su hija. "La condición le causó artritis, y le causó enfermedades cardíacas e insuficiencia cardíaca. Falleció de insuficiencia cardíaca y causas naturales", explicó Phoebe.

A pesar de su condición, Phoebe siempre insistió que Ashanti fuera tratada como cualquier otra adolescente. Fue así como días después de cumplir sus 18 años disfrutó su primera "noche de chicas" en un club en donde pidió uno de sus cócteles favoritos, un "Sex on the Beach". "Ella se emborrachó y le encantó", recuerda la emocionada madre.

¿QUÉ ES LA PROGERIA?

La progeria, también conocida como «síndrome de Hutchinson-Gilford», es un trastorno genético progresivo extremadamente raro que acelera el envejecimiento de los niños y que comienza en los primeros dos años de vida.

Los niños con progeria suelen parecer normales cuando nacen. Durante el primer año, comienzan a aparecer los signos y síntomas, como crecimiento lento y caída del cabello.

Los problemas cardíacos o los accidentes cerebrovasculares son las causas finales de muerte en la mayoría de los niños que padecen progeria. La esperanza de vida promedio de los niños que tienen progeria es de 13 años, aproximadamente. Algunos pueden morir más jóvenes y otros pueden vivir más, incluso hasta los 20 años.

La progeria no tiene cura, pero las investigaciones en curso muestran cierta esperanza en cuanto al tratamiento.

Fuente: El rincón de durango, Mayo Clinic

Editor

www.culred.com

Te puede interesar