Cada cuánto hay que cambiar las sábanas y qué bacterias e insectos se esconden en ellas

Curiosidades 01 de agosto de 2021 Por Editor
Hay que cambiar las sábanas aunque parezcan limpias porque ocultan toda clase de suciedad microscópica que puede llegar a ser perjudicial para la salud.

Una de las sensaciones más agradables, al terminar una jornada de trabajo intenso, es acostarse en la cama con las sábanas limpias y bien extendidas. Pero lo que parece limpio no siempre lo está, y no hay que cambiar las sábanas solamente cuando estén manchadas, olorosas o muy ajadas y arrugadas.

Sucede que nuestro cuerpo va dejando rastros de células muertas, sea del cabello, la piel o el sudor, y esto genera la proliferación de microorganismos invisible a simpe vista pero muy perjudiciales. Éstas son algunas de las cosas que se ocultan entre las sábanas y que hacen que no estén tan limpias como parecen.

Bacterias
Es más frecuente de lo que pensamos encontrar estafilococos en las fundas de las almohadas, que aunque suelen ser inofensivos, también pueden provocar infecciones si ingresan al organismo a través de alguna herida. El estafilococo aúreo, uno de los más comunes, puede generar infecciones cutáneas, acné y hasta afecciones respiratorias como pulmonías.

Ácaros
Son arácnidos microscópicos que habitan en las sábanas, atraídos por las células muertas que se desprenden de nuestra piel. Pueden provocar alergias respiratorias y hasta ataques de asma.

Los ácaros se eliminan con el lavado a temperaturas altas. Por eso se recomienda, en las personas alérgicas, planchar las sábanas con la plancha bien caliente para terminar de eliminar cualquier bichito microscópico.

Hongos
Aunque son menos frecuentes, una vez que llegaron a la cama pueden llegar a sobrevivir en las telas hasta un mes. La Candida albicans puede causar una infección bucal denominada  muguet, infecciones urinarias y candidiasis genitales.

Cómo mantener las sábanas limpias y libres de gérmenes
La higiene de la ropa de cama es fundamental para un buen descanso y evitar problemas de salud. Al tender diariamente  la cama, se deben airear las sábanas y sacudirlas bien.

Es importante cambiar las sábanas y lavarlas bien al menos una vez por semana para que los microorganismos no aniden en ellas. Las fundas de las almohadas se deben lavar con mayor frecuencia: cada dos o tres días.

Las sábanas se deben lavar al menos una vez a la semana
Para completar la higiene, además de cambiar las sábanas periódicamente es importante una vez al mes limpiar el colchón. La mejor manera es con la aspiradora, y se puede rociar previamente con bicarbonato de sodio, que se retira al aspirar.

Fuente: Cien Radios

Editor

www.culred.com

Te puede interesar